domingo 21 de octubre de 2018 | 04:22
Columnas

Que en CDMX sigan el ejemplo de Margarita

@HECavazosA jue 17 may 2018 12:32
Margarita Zavala
Margarita Zavala
Foto propiedad de: Internet

El día de ayer, en su presentación en el programa de Tercer Grado, la candidata independiente a la presidencia de la República, Margarita Zavala, renunció a su candidatura presidencial. Lo hizo mediante una manifestación de protesta en contra de la prevaleciente inequidad que envilece a la contienda, afectando los derechos políticos de quienes participan sin la postulación de un partido, y en franco beneficio de quienes cuentan con la partidocracia como plataforma electoral.

Las condiciones de evidente disparidad en las campañas, junto con la inminente polarización de la elección, llevaron a Zavala Gómez de Campo a reflexionar en torno a si continuar en su quijotesca empresa, o renunciar a sus aspiraciones político-electorales. Al final, por congruencia, y con la finalidad de liberar a quienes la apoyan, decidió dimitir. No obstante, fue muy clara en que no se trataba de una declinación, sino simplemente se retiraba de la disputa por el Ejecutivo, sin pedirle a sus simpatizantes que voten por uno u otro candidato. Ellos son libres, dijo.

A la fecha, Margarita no ha manifestado por quién votará. Yo creo que primero esperará al segundo debate. Finalizando éste, a menos de que ocurra un milagro, Ricardo Anaya se consolidará en el segundo lugar, y la polarización electoral pronosticada por la otrora candidata independiente acabará por materializarse. Cuando esto suceda, el balón estará en la cancha del calderonismo.

Si bien es cierto que los calderonistas se han mostrado últimamente como disidentes del panismo y muy en especial de la candidatura de Ricardo Anaya; no obstante, en caso de polarizarse la elección entre los candidatos de las coaliciones Por México al Frente y Juntos Haremos Historia, resultaría surreal que opten por apoyar a Andrés Manuel López Obrador. Por consiguiente, se entiende que los promotores de voto útil vean la renuncia de Margarita como un acto que acabará beneficiando a Anaya Cortés.

Por mi parte celebro la decisión de Zavala. Sobre todo, después de ver el debate entre los candidatos a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, que me pareció un espectáculo grotesco, un insulto a la inteligencia, a la democracia y a la ciudadanía. Porque no puede ser que participen siete candidatos, cuando cuatro de ellos lo único que hacen es despilfarrar recursos públicos de los capitalinos; hacernos perder el tiempo viendo sus intervenciones; y quitándole valiosos segundos a quienes sí tienen posibilidades de crecer, mediante este tipo de ejercicios.

Sheinbaum lo hizo pésimo; su arrogancia, su burda soberbia ante las críticas relacionadas a la tragedia del Rébsamen, indignan y escocen en la sangre. Además, su falta de dignidad al concluir colgándose de Andrés Manuel la muestra desnuda y como lo que es: una ‘Juanita’ más.

A Barrales y a Mikel el formato no les ayudó.

En fin, ojalá ‘Súper Barrio’, ‘La Lore’, Boy y Purificación Carpinteyro, sigan el ejemplo de Margarita Zavala. Dejen de insultar a los chilangos, y por congruencia y honestidad, renuncien a sus candidaturas.

P.D.: Las alas de mi Chicken están abiertas a todos los compañeros calderonistas, incluidos Felipe, Gil, Cordero, Lavalle, Lozano, Juan Ignacio, Margarita, y a todos en general.