martes 14 de agosto de 2018 | 03:15
Columnas

El efecto milagroso de la salida de Margarita o las encuestas que no debemos creer

@rickypedraza jue 17 may 2018 11:37
Al final, la herencia de Margarita, la veremos en las próximas semanas y con más exactitud después del próximo debate.
Al final, la herencia de Margarita, la veremos en las próximas semanas y con más exactitud después del próximo debate.
Foto propiedad de: Internet

Como si la dimisión de Margarita tuviera un efecto multiplicador, las “nuevas encuestas” nos dicen que Anaya no está tan lejos de AMLO como lo estaba hasta antes de este suceso. Me han llegado a mi Whatsapp y he visto en Facebook un par de resultados que resultan de risa. El de mi grupo de Whatsapp que compartió el gráfico lo hizo con el afán de criticar a los que publicaron eso y con un dejo de sarcasmo nos compartió la encuesta. En Facebook , veo que varios están tomando la salida de Zavala muy en serio y compartieron la encuesta diciendo “ya ganamos”, me pregunto, ¿ganamos, quiénes?

 

En la estadística, consistencia y no milagros

Todas las encuestas que nos muestren un incremento tan increíble que aritméticamente es imposible de obtener. Deténgase a analizar un poco. Realmente los que apoyaban a Margarita Zavala son tantos como para que el 2 por ciento de preferencia se convierta en un 5 o un 6 por ciento. ¿De dónde están saliendo esos votantes que antes no estaban en los gráficos?

La validez del método de toma de datos de las encuestas tiene que ver con la consistencia del método de toma de datos. Si mañana me salgo a la calle y empiezo a hacer encuestas y días después voy a un centro comercial, el método de obtención de datos no es consistente. Los resultados de las encuestas no serían estadísticamente significativos. Entonces no creamos en las encuestas milagrosas.

Lo que tiene razón Margarita

Cuando se acercan las elecciones, los votantes por lo general se fijan más en el resultado de las encuestas de opinión que en las propuestas de los candidatos. A nadie le gusta perder, y tampoco le gusta que su gallo pierda. Los que no tienen claras sus ideas, podrían voltear su voto para que no gane un candidato en vez de votar por el que quisieran que ganase. En otra situación habrá los que no quieren que su voto se vaya al perdedor y voten por el que va a arriba. ¿Qué efecto será mayor que el otro? Depende mucho de los últimos debates y noticias días antes de la elección.

¿De quién será la herencia de Margarita?

Esta debió de ser la pregunta que se hicieron en los desayunos de muchas casas, en las máquinas de café de las oficinas o en las caminadoras de los gimnasios.  ¿Por quién va a votar la gente que iba a votar por Margarita? Primero, tenemos que decir que no eran tantos los que iban a votar por ella y con el tiempo el número de posibles votantes iba a ir disminuyendo.

Los votos heredados de Margarita , como lo dije en una columna publicada ayer, seguramente se van a pulverizar entre los que creen que Anaya traicionó a Margarita y los que piensan que deben de regresar al origen panista. Lo interesante será ver el efecto de la renuncia de Margarita, a cuántos sacudirá el que ya no esté. Esos tampoco serán muchísimos.

Podemos ver en las reacciones de los candidatos cuánto les importa la dimisión de Zavala. Anaya, Meade y el Bronco invitaron a los ex de Margarita a unirse a sus campañas. AMLO no tuvo ninguna reacción. ¿Tendría que haber dicho algo AMLO sobre esta dimisión? Eso lo determina su equipo de campaña, pero en realidad pienso que no hubiera sido mala idea dar un comentario aprovechando la popularidad del tema.

 

Al final, la herencia de Margarita, la veremos en las próximas semanas y con más exactitud después del próximo debate.