martes 14 de agosto de 2018 | 10:41
Columnas

Percepciones. Subterráneos

@ftijerin mié 16 may 2018 08:55
Allá en el Contry tan pronto llovía los servicios empezaban a fallar
Allá en el Contry tan pronto llovía los servicios empezaban a fallar
Foto propiedad de: Internet

“Ver lo que tenemos delante de nuestras narices requiere una lucha constante” George Orwell

A principios de los 70’s me tocó llegar a vivir a la primera colonia en Monterrey que contaba con los servicios instalados de manera subterránea, la colonia Contry, de forma que no existían postes con cables de ningún tipo.

La innovación de entonces ha ido fomentándose, aunque aún falta mucho en nuestra metrópoli para alcanzar ese nivel de excelencia en el que el panorama no se vea ensombrecido por las marañas y telarañas de cables de energía eléctrica, telefonía, televisión de paga e internet.

Lo viví y lo padecí de joven. Allá en el Contry tan pronto llovía los servicios empezaban a fallar y es que la falta de planeación y espacios para conducir las aguas provocaba que los ductos se inundaran.

Años después renté una oficina en el Barrio Antiguo en donde impusieron la moda con el agravante de que no se podían romper las calles, de manera que “el que alcanzó, alcanzó” y hoy en ese céntrico lugar aún tienen líneas telefónicas del siglo pasado y en muchos lugares carecen de televisión de paga o internet de velocidad.

En este 2018 son varios los candidatos que andan de novedosos ofreciendo enterrar líneas de energía y servicios para retirar postes y que no afeen el panorama, lo cual me parece bien, pero creo sinceramente que antes de andarse prolongando las ideas, deberían tener en consideración la incapacidad que tenemos para conducir las aguas en época de lluvias, por lo que antes de plantear el retirar del aire los cables, deberían resolver el primer problema.

Las obras pluviales son una prioridad en el área metropolitana y requieren resolverse porque con ello también se resolverían grandes broncas de baches, desgaste de pavimentos, inundaciones, cierre de avenidas y los problemas que esto último conlleva como personas afectadas en su patrimonio y, lo que es peor, muertes por ahogamientos.

Entonces, antes de andar enterrando cables, ¿por qué no resolvemos el asunto de los drenajes y de paso hacemos campañas de concientización para que la gente deje de tirar basura que tapa los desagües?

Sí, la ciudad se verá muy bonita sin postes ni cables, pero será imposible disfrutarla si todos nos morimos en la primera llovizna.   [email protected]