martes 14 de agosto de 2018 | 10:53
Columnas

Empresarios cambian favorablemente sus opiniones sobre AMLO

@jlca007 mié 16 may 2018 21:30
La reunión entre Andrés Manuel López Obrador y el presidente de BlackRock, el mayor fondo de inversiones del mundo, Larry Fink, marcó un punto de inflexión en las relaciones del candidato de MORENA y las cúpulas empresariales.
La reunión entre Andrés Manuel López Obrador y el presidente de BlackRock, el mayor fondo de inversiones del mundo, Larry Fink, marcó un punto de inflexión en las relaciones del candidato de MORENA y las cúpulas empresariales.
Foto propiedad de: Internet

 

La concentración de la riqueza en México es una de las más brutales e injustas en todo el mundo.

El 9% de las grandes empresas nacionales, cuyos dueños en su mayoría pertenecen al fantasmal Consejo Coordinador Empresarial, recibe más del 80% del PIB. Generan un importante número de empleos sin duda.

Pero las condiciones laborales que tienen sus trabajadores son injustas y abusivas. Ese número de empleos generados por los capitanes del CCE, nada tiene que ver con el objetivo de proporcionar un empleo a millones de mexicanos que carecen de él y a otro grupo también medido en millones que sobreviven en el subempleo.

En ese contexto de desigualdad social fue que los empresarios emitieron un desplegado donde conminaban al candidato presidencial puntero que es Andrés Manuel López Obrador a que cambiara sus propuestas fundamentales que viene haciendo a los electores con vistas a los comicios del 1 de julio próximo.

Tomo de un documento que llegó a mi correo, y en el citan mi columna sobre el tema publicada en www.SDPnoticias.com algunos de sus párrafos.

La reunión entre Andrés Manuel López Obrador y el presidente de BlackRock, el mayor fondo de inversiones del mundo, Larry Fink, marcó un punto de inflexión en las relaciones del candidato de MORENA y las cúpulas empresariales.

Quedó claro que ni todo el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), ni la Coparmex ni la CONCANACO apoyan por completo la dura posición marcada en los primeros desplegados.

El grupo de “los 5” conformado por Claudio X. González, Alberto Bailleres, Germán Larrea, Eduardo Tricio y Alejandro Ramírez habrían sido quienes estuvieron impulsando la idea de una declinación de José Antonio Meade y de todos los demás candidatos hacia Ricardo Anaya.

Ayer mismo Margarita Zavala decidió retirarse de la contienda argumentando razones entendibles, entre ellas las de que se niega a participar en un carrera llena de agresiones.

Pero también queda la impronta de que la candidata declina ante la abrumadora evidencia de que alcanzar a López Obrador, ella o cualquiera de los otros tres aspirantes, según el resultado de la mayoría de las encuestas, es casi imposible.

El resultado de la conversación entre López Obrador y Larry Fink los puso en verdaderos aprietos, pues eso significa que el Gran Capital internacional no solo no condena la candidatura de Andrés Manuel, sino que estarían dispuestos a trabajar con él en el gobierno del cambio.

Esto provocó que algunos de los miembros del grupo de “los 5” repensara su posición y analizara el asunto desde la perspectiva de sus propios intereses, personales y como empresa.

Alejandro Ramírez presidente de Cinépolis decidió reunirse con Gerardo Esquivel, asesor económico externo de López Obrador, con quien conversó largamente.

 Desbandada en el Consejo Coordinador Empresarial por disputa con AMLO-*CCE_

El grupo de “los 5” conformado por Claudio X. González, Alberto Bailleres, Germán Larrea, Eduardo Tricio y Alejandro Ramírez habrían sido quienes estuvieron impulsando la idea de una declinación de José Antonio Meade y de todos los demás candidatos hacia Ricardo Anaya en un intento desesperado por detener el tsunami que representa López Obrador y el partido MORENA en estas próximas elecciones.

El Presidente Enrique Peña Nieto, les expresó con toda claridad que con Anaya no iría nunca el PRI y que, en todo caso este movimiento debería arropar a Meade.

El segundo en romper filas fue Eduardo Tricio, presidente del Grupo LaLa quien se habría reunido con Alfonso Romo el jueves 10 de Mayo.

El contenido de esta plática parece ser por demás predecible.

El registro que mide los negocios publicado por OBG revela que los presidentes de las grandes multinacionales y de varias grandes empresas nacionales ven un clima de negocios muy favorable y son más optimistas que a finales de 2017, 73% tienen intención alta o muy alta de invertir en México en los próximos 12 meses.

Los entrevistados por OBG han cambiado radicalmente su percepción sobre Andrés Manuel López Obrador en tan solo unas pocas semanas, pasando de verlo como un riesgo catastrófico a principios de 2018 a considerarlo un líder pragmático y que en su gestión al frente de la CDMX “no le fue tan mal” según explica Harry Van Schaick, editorial manager de OBG.

Lo anterior nos da una idea acerca que la corrupción, la violencia y la desigualdad que sufrimos la mayoría de los ciudadanos de estos empresarios, que tanto ruido hacen les tiene prácticamente sin cuidado, mientras las políticas económicas no afecten sus intereses.

Como podemos ver el “enfrentamiento” tan sonado de Andrés Manuel con “los empresarios mexicanos” no fue tal, que realmente se reducía a 5 poderosos empresarios preferidos y cobijados por el gobierno quien les otorgaba contratos sin licitación y les perdonaba impuestos y de ahí su feroz resistencia a la llegada de un gobierno que cortará de tajo esos indebidos privilegios.

Sin embargo, ese grupo se está disolviendo, pues aún entre ellos hay quienes son más y mejor beneficiados que otros, dejando solos a los tres más rapaces, más ambiciosos y que mayor daño han hecho a México.

Pero hasta ellos deberán reconsiderar su posición, si no quieren que los grandes capitales como BlackRock los dejen no solo fuera de los privilegios, sino también de los negocios, pues las grandes multinacionales al parecer están dispuestas a jugar en un México con nuevas reglas socialmente más justas y comprometidas.