jueves 18 de octubre de 2018 | 08:45
Columnas

Querido @panchogarfias es guerra muy sucia preguntar si AMLO consume antisicóticos

@FedericoArreola mar 15 may 2018 06:42
Psiquiatrizar la política puede ser divertido, pero únicamente cuando los términos más comunes de esa rama de la medicina se usan no con su sentido estricto, sino para bromear un poco con las ocurrencias de los candidatos
Psiquiatrizar la política puede ser divertido, pero únicamente cuando los términos más comunes de esa rama de la medicina se usan no con su sentido estricto, sino para bromear un poco con las ocurrencias de los candidatos
Foto propiedad de: Internet


Hoy, en Excélsior, el columnista Francisco Garfias, uno de los periodistas más serios y respetados de México, perdió si no el estilo, la prudencia que lo caracteriza. Y es que con enorme irresponsabilidad escribió y publicó lo siguiente:

1. “AMLO debe aclarar versiones sobre su estado de salud que circulan en redes sociales”.

2. “La forma más efectiva es que el candidato presidencial de la Coalición Juntos haremos historia pida a sus médicos que hagan público el reporte que certifique que el tabasqueño está en plenitud de sus capacidades para gobernar este complejo país”.

3. “Hay, también, rumores…”

4. “Que ‘hace un mes” estuvo hospitalizado”.

5. “Que consume antisicóticos”.

6. “Que no sigue las indicaciones de los médicos que vigilan su corazón”.

7. “Que vive en el estrés”.

8. “Que no lleva la dieta adecuada”.

9. “Que no descansa”.

10. “Que tiene 65 años, pero se ve más viejo”.

En efecto, como recuerda el columnista de Excélsior, “López Obrador, no hay que olvidarlo, sufrió un infarto al miocardio en diciembre del 2013. ¿Qué tan afectado quedó su corazón? Nunca lo supimos”.

Psiquiatrizar la política puede ser divertido, pero únicamente cuando los términos más comunes de esa rama de la medicina se usan no con su sentido estricto, sino para bromear un poco con las ocurrencias de los candidatos.

Pero, ¿preguntar con toda seriedad, como lo ha hecho Pancho Garfias, si el aspirante presidencial que lidera todas las encuestas consume antisicóticos, es decir, medicamentos para tratar trastornos psiquiátricos? ¡Por favor!

Esa pregunta lleva toda la intención de dañar a AMLO, por más que el columnista Garfias aclare que no la hace él, sino que “circula en redes sociales”.

Por lo demás, insistir en que Andrés Manuel podría no estar en plena forma para gobernar porque hace años sufrió un infarto al miocardio es una bajeza indigna de un periodista usualmente objetivo y generoso como Francisco Garfias.

Es evidente que Andrés está muy bien de salud. A diario se le toman fotografías y videos y no se le ve para nada enfermo.

La gente se recupera, como el propio señor Garfias que también tuvo sus dificultades físicas y ahora está en perfecta forma, y qué bueno que así sea.

Nadie grilla a Garfias porque alguna vez estuvo enfermo. Eso no se hace, Pancho.

Por cierto, el querido señor Garfias, como Andrés Manuel, también se ve más viejo, por excesivamente canoso, de lo que en realidad es.