martes 23 de octubre de 2018 | 02:35
Columnas

¿En qué tipo de país nos irá mejor?

@oscar_ahp mar 15 may 2018 11:18
Un país donde el gobierno respete la inercia de la economía e incentive su sano desarrollo
Un país donde el gobierno respete la inercia de la economía e incentive su sano desarrollo
Foto propiedad de: Internet

Es una pregunta útil en vísperas de la próxima jornada electoral, día en el que habremos de decidir entre dos opciones de país, entre dos formas de organizar nuestra economía para la década venidera.

A juicio de su opinador, nos iría mucho mejor en un país como el siguiente:

1. En un país donde se aumente la inversión en infraestructura, para que haya mejores puertos, aeropuertos, carreteras, plataformas logísticas, conectividad de TICS, y muchos otros servicios que ayudan a que las empresas puedan mover muy rápido y con costos eficientes sus productos y servicios. Esto propicia que venga inversión y se generen nuevos empleos y múltiples cadenas productivas con las empresas locales, son círculos virtuosos de productividad y crecimiento.

2. En un país que oferte educación técnica y profesional acorde a las necesidades del mercado laboral mundial. En el planeta de hoy, no saldrán adelante, económicamente hablando, las personas que quieran permanecer estáticas y/o cómodas en un mismo empleo o actividad por muchos años. Al contrario, nuestra realidad exige altas capacidades para emprender e innovar, para reinventarse constantemente. Los países más prósperos son los que más patentes generan, los que más conocimiento generan. Podemos ser empleados o emprendedores, eso no importa, el punto es la educación que nos provea el país para desempeñarnos con éxito.

3. En un país donde existan incentivos fiscales y prácticas gubernamentales simples, para la apertura de empresas y el impulso de proyectos tecnológicos y de innovación; se trata de facilitarle las cosas al talento, a la gente que quiera agregarle valor a la economía.

 

4. En un país donde existan leyes sencillas y acordes a las mejores prácticas internacionales, una nación ágil y sin burocracia absurda. Desde luego, un país en donde se cumplan esas leyes, en donde no te puedan hacer un fraude o una componenda sin castigo, en donde se cumplan los contratos, en donde tengamos certeza jurídica para dedicarnos a la actividad lícita que mejor nos plazca.

5. En un país donde el gobierno respete la inercia de la economía e incentive su sano desarrollo, es decir, un gobierno que haga el papel de árbitro, para que los jugadores respeten las reglas del juego; y un gobierno que intervenga cuando sea necesario, con política pública enfocada e inteligente, para prevenir y subsanar las distorsiones que naturalmente se presentarán.

6. En un país en donde exista la certeza de que si una persona quiere prepararse, esforzarse y emprender con inteligencia, encontrará las condiciones para tener éxito en sus proyectos; eso es lo fundamental, generar condiciones para que quien quiera progresar pueda hacerlo.

 

Estos seis puntos no son los únicos importantes, pero sí son fundamentales para lograr construir mejores condiciones de vida, desarrollo y crecimiento económico.

Tampoco son aspectos que puedan lograrse completamente en un sexenio, pero sí pueden formar parte de un Plan Nacional de Desarrollo transexenal que nos permita verlos muy encaminados y hasta materializados para 2030.

Como ciudadanos, nos toca entender que el éxito y la prosperidad económica, no son cosas que se puedan repartir con base en una lista o padrón gubernamental. Se trata de características que se ganan, que se construyen, que se conquistan, siempre con el esfuerzo y el talento personal, pero que pueden perfectamente ser arropadas por un gobierno moderno que genere las mejores condiciones para ello.

¿Y la corrupción, por qué no incluirla? Pues porque esa se combate en casa, porque de esa nos tenemos que encargar todos mediante los valores y la formación familiar. Claro que el gobierno debe de apoyar en el fortalecimiento del tejido social, pero también nos toca mucho trabajo a nosotros, para construir una mejor mentalidad y una mejor ciudadanía. Seguramente los malos ciudadanos se pueden prevenir desde la formación familia, ¿o no?

 

¿Usted cómo la ve, coincide con estos puntos, a cuál candidato le observa un programa de gobierno moderno y encaminado por este rumbo?

 

Amable lector, recuerde que aquí le proporcionamos una alternativa de análisis, pero extraer el valor agregado, le corresponde a usted. 

                                         

Con gusto recibo sus comentarios en Facebook: @OHvaloragregado