martes 14 de agosto de 2018 | 03:12
Columnas

Herejía Política: AMLO y Todos Unidos contra Andrés Manuel (TUCAM)

@JorgeMantaro jue 19 abr 2018 22:19
Hoy las posibilidades de una victoria del izquierdista Andrés Manuel López Obrador se ven amplias y no hay encuesta seria que muestre lo contrario.
Hoy las posibilidades de una victoria del izquierdista Andrés Manuel López Obrador se ven amplias y no hay encuesta seria que muestre lo contrario.
Foto propiedad de: Internet

Hacen falta menos de setenta días para las elecciones presidenciales, veinte elecciones locales y nueve gubernaturas. Está en juego el futuro de México de por lo menos los próximos 20 años como lo fue la elección en 1988 donde otro gallo nos cantaría de haberse respetado la voluntad del pueblo de México que votó por el izquierdista Cuauhtémoc Cárdenas. Todo se vino a pique por el fraude electoral que colocó a Carlos Salinas de Gortari, quien implementó el nefasto sistema neoliberal que hoy nos lacera económica, política y socialmente.

Hoy las posibilidades de una victoria del izquierdista Andrés Manuel López Obrador se ven amplias y no hay encuesta seria que muestre lo contrario.

La diferencia entre el primer y segundo lugar es de dos dígitos que van desde un 11% hasta un 18%. Falta poco para la elección y desde el inicio de esta semana estamos presenciando lo que parece será la constante en las campañas. “politólogos”, “opinólogos”, presentadores de noticias, encuentros entre los dirigentes nacionales de los tres principales partidos, se han dedicado a bombardear con todo su arsenal a dicho candidato.

Tachan a Andrés Manuel de incongruente por utilizar una avioneta para ir a tres mítines con más de mil kilómetros de distancia mientras los otros cuatro candidatos toman “prestados” jets privados de la oligarquía mexicana que les informo, esos préstamos serán saldados con cuantiosos contratos de llegar a ganar la presidencia pues nada es gratis en esta vida. Eso ocurrió con Fox, Calderón y Peña Nieto. Nada más de los últimos dos recordemos la famosa estela de luz, el caso Odebrecht, la casa blanca o las licitaciones de pozos petroleros en el golfo de México.

Critican que AMLO utilice vehículos como suburbans que por cierto no son de él sino de los partidos políticos que lo cobijan como su candidato. Es lógico que AMLO no tiene una de esas camionetas en cada ciudad a la que acude y que mucho menos se dedique a verificar cómo se va a transportar, ya que eso es trabajo de los partidos y su equipo de avanzada.

En 2012 se volvió famoso por hacer mítines en los aviones comerciales porque la gente a bordo se lo pedían. Ustedes pueden corroborarlo viendo videos de esa elección donde fue grabado con cámaras de teléfonos de los allí presentes. También pueden ver que en esa elección como seguramente en esta lo hace y lo seguirá haciendo viajó en pangas y lanchas para adentrarse a comunidades lejanas que no tienen conexión vial y solo se puede por medio de ríos y lagos.

Esas comunidades solo conocen a López Obrador pues a los otros cuatro candidatos poco o nada les importa visitar una comunidad de 200 o 500 habitantes porque no les “costea” y prefieren hacer eventos masivos, donde acudan centenares o miles de personas. He estado en campañas por casi veinte años y para elecciones de gobernador o alcaldes muchas comunidades escuchan a los candidatos gracias a que grabaron el mitin que hizo en la ciudad y lo replican en las comunidades aledañas. ¿Se les hace justo eso? ¿No merecen que los candidatos se esfuercen por ir a esas zonas que son las menos beneficiadas del país?

Podemos criticar a AMLO de ser terco, cerrado, intolerante en algunas ocasiones y que llega a ser soberbio en algunos momentos. Pero por más que le busquen y por más que traten de golpearlo mediáticamente, los candidatos deberían de replantear sus campañas para que logren encender las pasiones como la campaña del “peje”.

Creyeron que el tabasqueño se iba a estancar en 32 o 35 puntos y luego que no pasaría de 40 puntos. ¿Qué vemos ahora? Él sigue creciendo a toda velocidad y a ritmo constante mientras Ricardo Anaya tiene desde febrero sin crecer un punto y José Antonio Meade ya está preocupado porque Margarita Zavala está a 5 puntos de él. El Bronco le arrebató 3 puntos al priista y este ya no sabe qué hacer.

El sistema esta convulsionando, está herido de muerte y lo sabe. Lo preocupante es hasta dónde es capaz de llegar para detener a Morena. De las nueve gubernaturas Morena ganará CDMX, Veracruz, Chiapas, Tabasco y Morelos. Movimiento Ciudadano ganará Jalisco y el PAN probablemente gane las otras tres gubernaturas. En los 20 estados donde habrá elecciones de diputados locales y alcaldes Morena tendrá un crecimiento importante y en la conformación de la cámara de diputados y la cámara de senadores es muy probable que tenga mayoría con más del 40% en ellas.

Anaya, Meade, Zavala y el Bronco quieren endilgar todos los problemas nacionales del pasado, actuales y del futuro a Andrés Manuel. Pero olvidan que los que lo hicieron crecer y le dieron fuerza fueron ellos mismos, sus partidos y su gente que no tuvo empacho por empeñar el país y el futuro de las y los mexicanos. Los mexicanos ya no tienen nada que perder pues todo lo deben o nada tienen y solo desean un cambio de régimen que permita que sus hijos tengan un mejor futuro.

La única manera que tienen los adversarios de Andrés Manuel López Obrador de alcanzarlo es cortarse el cordón umbilical del sistema, algo que es imposible que hagan pues perderían todos los privilegios de los que gozan. Falta poco para un cambio. ¿Será para bien o para mal? Eso depende en mucho de lo que nosotros estemos dispuestos a luchar y a aportar.