lunes 24 de septiembre de 2018 | 09:30
Columnas

Voto útil es inútil para Anaya ¡pero no para Salinas!

@diaz_manuel mar 17 abr 2018 06:31
Al final, la intención del voto útil propuesto por Castañeda no es para favorecer la candidatura de Anaya, sino para fortalecer la de Andrés Manuel López Obrador.
Al final, la intención del voto útil propuesto por Castañeda no es para favorecer la candidatura de Anaya, sino para fortalecer la de Andrés Manuel López Obrador.
Foto propiedad de: Internet

Nuevamente Jorge Castañeda buscar imponer su modelo de la Universidad de Nueva York como si fuéramos ratas de laboratorio, lo puso en marcha para tratar de garantizar el triunfo del grupo al que pertenece. La estrategia del "voto útil" en realidad es solo para favorecer el interés de su jefe político, que no a su candidato Anaya.

Meade: el temor real

La preocupación que existe tanto en la coalición Por México al Frente como en Morena, es que pueda llegar un personaje del corte del presidente Zedillo, distinto a la clase política tradicional, no perteneciente a la vieja clase política fuera de arreglos y pactos de impunidad, como lo fue en su momento, Luis Donaldo Colosio y como lo representa en esta elección, José Antonio Meade. 

Castañeda al presentarse como el estratega de la campaña de Ricardo Anaya, sabiendo que las complicaciones del chico maravilla han generado demasiadas dudas sobre sus posibilidades de triunfo, no plantea una estrategia para ganar, sino que genera una para evitar que su verdadero rival no tenga posibilidad alguna, al asegurar que “cuando la gente concluya claramente que ni (José Antonio) Meade ni Margarita Zavala tienen posibilidad de ganar, muchos de sus votantes dirán: “Nuestra segunda opción es Anaya y no López Obrador” y en ese escenario es perfectamente factible la victoria de Anaya. 

Al final, la intención del voto útil propuesto por Castañeda no es para favorecer la candidatura de Anaya, sino para fortalecer la de Andrés Manuel López Obrador. 

La elección es entre Peña y Salinas

En varias ocasiones en este mismo espacio hemos dicho que la lucha electoral del 2018 es realmente entre dos, de un lado, Carlos Salinas de Gortari y del otro, Enrique Peña Nieto.

El ex presidente Salinas, como se vio recientemente en la gran convocatoria que tuvo para festejar su cumpleaños el pasado 4 de abril, dejó en claro que está muy vigente en la actual contienda electoral. Salinas puso un pie con Ricardo Anaya y el otro con AMLO.

No hay que ir muy lejos para ver el modus opeandi del ex presidente que se niega a morir junto con toda la estirpe de los viejos y caducos políticos. 

Salinas y AMLO

Mucho se ha hablado de la relación que Salinas de Gortari tiene con AMLO, mediante personas cercanas a él, como lo son, entre otros Marcelo Ebrard, Manuel Bartlett, Layda Sansores y desde luego, la presidenta de Morena Yeidckol Polevnsky Gurwitz,  quien además de tener una relación de amistad con la familia Salinas, en algún momento trascendió que tuvo un romance con Raúl Salinas, el llamado hermano incómodo del expresidente. Ahí también está Alfonso Romo, el encargado del proyecto de gobierno de AMLO, quien confirmó en una entrevista publicada por El Universal, los lazos de amistad que mantiene con el expresidente Salinas o el presidente del Partido del Trabajo, Alberto Anaya, quien desde su juventud tiene una relación de amistad y complicidad con el ex presidente.

Otros más, son personajes como Ricardo Monreal que en la XVII Asamblea del PRI cuando se pretendía expulsar a Carlos Salinas de ese partido, fue uno de los que salió a defenderlo y guiados por Manlio Fabio Beltrones, lograron imponer los famosos candados y evitar que Carlos Salinas fuera expulsado.

 Salinas y Anaya

Del lado del Frente que encabeza Ricardo Anaya, qué decir del grupo que rodea al candidato, empezando por uno de los más destacados amigos de Carlos Salinas y con quien orquestó las famosísimas concertacesiones, el Jefe Diego Fernández de Cevallos, también está Santiago Creel y Jorge Castañeda con quien lo une una amistad de las familias de largo tiempo, Dante Delgado, el presidente y dueño de Movimiento Ciudadano quien tiene como jefe político, en ausencia de don Fernando Gutiérrez Barrios (ex secretario de Gobernación de Salinas) a Manlio Fabio Beltrones.

Esto se refleja en una gran cantidad de candidaturas, de las más de tres mil que están en disputa en esta elección. Por ejemplo, en el municipio de Naucalpan de Juárez con el pleito Salinas-Videgaray, se muestra claramente cómo el ex mandatario tiene un pie en el Frente de Anaya y otro en Morena. 

La familia Durán Reveles, que tiene una gran tradición panista y conservadora, ligada política y amistosamente con Diego Fernández de Cevallos y Santiago Creel ha impulsado a José Luis Durán para que en dos ocasiones fuese alcalde por el PAN en Naucalpan, otro de sus hermanos, Alfredo lo fue también por Cuautitlán Izcalli y para esta elección, sin el mayor pudor ideológico o de principios, la hermana menor de los Durán, Patricia es la candidata por Morena a la presidencia municipal, mientras que José Luis, su hermano y jefe político de la familia, va por el PAN a una diputación. 

La contienda en Naucalpan cobra mayor relevancia, porque el candidato del PRI a la alcaldía, Rodrigo Reyna, es un joven surgido de la cantera vecinal de Naucalpan, que arrebató por méritos propios el distrito panista por excelencia de ciudad Satélite al PAN, al ganarle a Porfirio Durán, otro de los hermanos del clan y como diputado Federal, se ligó fuertemente con el ahora Canciller Luis Videgaray, por lo que se advierte un pleito que refleja la contienda presidencial, donde Salinas gana con el Frente de Anaya y con Morena, manteniendo a los caciques de siempre.   

Es tal la importancia de este municipio, que Salinas mandó como apoyo de AMLO y por supuesto de Paty Durán a una de sus más allegadas amigas, la secretaria Rosario Robles, quien, a través de Manuel Espino, ex dirigente del PAN, ligado a Diego Fernández y representante del ala más conservadora del Yunke, formó una organización denominada “Ruta 5”, quienes en el fin de semana acordaran por votación unirse a Morena y casualmente en segundo lugar, apoyar a Ricardo Anaya. 

La relación entre Robles y Espino viene de antaño, en la elección del 2012 por instrucciones de Salinas se sumaron a la campaña de Enrique Peña Nieto, en esta lo hacen en favor de AMLO. 

El Bronco y Salinas

A esta estrategia del voto útil, también se suma el ex gobernador de Nuevo León, por cierto, ave de tempestades, que logró ganar la gubernatura con el apoyo de Carlos Salinas, con tal de evitar el triunfo de la candidata que era afín al presidente Peña. Con el reciente escándalo respecto a   sus trampas para conseguir las firmas para ser candidato independiente volvieron a surgir los cuestionamientos en su contra, así como por su amistad y complicidad con Carlos Salinas, a lo que simplemente el Bronco respondió a la periodista Carmen Aristegui: “No puedo negar a ninguno de mis amigos y es algo que nunca haré […] Negarlo sería como Judas, y no soy Judas”. 

Ante el fallo del Tribunal Electoral, Ricardo Anaya le dio la bienvenida, ya que la posición del Bronco ayuda mucho a su causa, pega directo en el eje de José Antonio Meade y pulveriza (voto útil) el voto contrario a AMLO. 

 

Así que la intención de la estrategia de Castañeda y Salinas es pulverizar el voto antiamlo para no sólo ganar la presidencia de la República, sino mantener el control absoluto del Congreso. Regresar a cuando el PRI tenía la mayoría calificada y hacia lo que quería y así cerrar el paso a las nuevas generaciones de políticos, mandar la democracia al olvido y a la dinastía Salinas, al poder.