martes 18 de septiembre de 2018 | 01:30
Columnas

La Marcha por la Ciencia (y la Educación)

@jcma23 dom 15 abr 2018 19:53
¿Quiénes participan en esta protesta callejera?
¿Quiénes participan en esta protesta callejera?
Foto propiedad de: Internet

El pasado sábado 14 de abril se llevó a cabo, en la Ciudad de México, la Marcha por la Ciencia. Un acto público pocas veces visto en nuestro país, en el que estudiantes de posgrado y profesores-científicos, es decir, hombres y mujeres dedicados a la investigación, tomaron las calles para protestar ante las políticas públicas adoptadas en México, y en otras partes del mundo, que han afectado gravemente el desarrollo de las actividades de investigación en ciencia, tecnología y humanidades.

Pocos medios de comunicación dieron cuenta de esta singular protesta anual, que este año fue la segunda de su tipo, efectuada simultáneamente en distintas ciudades del mundo. Pero no solamente los medios han sido indiferentes ante esta clase de protestas, sino también, lamentablemente, la clase política, los empresarios, las organizaciones productivas, la burocracia o personal que trabaja para el gobierno y, en general, la sociedad en su conjunto, han permanecido ajenos al abandono en el que se ha colocado el sector de la ciencia y la tecnología en México.

¿Quiénes participan en esta protesta callejera? En el sitio http://marchaporlacienciamx.org/, los organizadores de la Marcha... indican que son "...estudiantes, académicos e investigadores unidos como un grupo diverso que hace un llamado para reconocer la importancia de la Ciencia."

Los contenidos de las demandas de la comunidad científica, convocante a la marcha, se centran en 6 puntos: La ciencia como bien común; toma de decisiones con información basada en la ciencia por un bien público; Educación científica; Educación de vanguardia; Financiamiento de la investigación científica; y respeto a los derechos de los trabajadores de la ciencia.

Una nota periodística señalaba, la semana pasada, lo siguiente con respecto al propósito de la Marcha: Se convoca a los académicos "...en demanda de que se aumente el presupuesto destinado a la ciencia, cultura, educación y desarrollo tecnológico e innovación." (ver La Jornada, en una nota firmada por José Antonio Román, 10 de abril, 2018)

"La Marcha de la Ciencia es un movimiento internacional que se llevó a cabo por primera vez hace un año en decenas de ciudades de países de todo el mundo, en la que participaron más de un millón de personas, con la exigencia de destinar un mayor presupuesto a estos rubros." Aunque también esta protesta nació como parte del rechazo a un problema generado por los políticos, de distintos países, en torno al cambio climático, además de los problemas generados por los recortes a los programas de investigación y la disminución de las becas de posgrado.

"En la convocatoria la comunidad científica señala una serie de demandas, entre las cuales está que el presupuesto federal destinado a la ciencia esté blindado y no dependa de decisiones coyunturales de la administración en turno u organizaciones mundiales”.

 

En la nota se informó, así mismo, que participarían en la marcha, de manera simultánea, investigadores que trabajan "en una docena de ciudades de todo el país, entre ellas San Luis Potosí, Ensenada, Irapuato, Guadalajara, Morelia, Cuernavaca y Villahermosa. Entre los convocantes están científicos y académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), así como investigadores de diversos institutos de investigación del gobierno federal, entre muchos otros."

En el sitio Web de los científicos convocantes, se afirma lo siguiente: "Consideramos que la lucha por la ciencia implica la transformación de las sociedades con el desarrollo del pensamiento crítico y la búsqueda de soluciones a los problemas humanos respetando la diversidad en culturas, género o cualquier otra diferencia en nuestras sociedades."

Una nota de la redacción de SDP Noticias consigna también que los manifestantes: "Además, pidieron que los candidatos presidenciales se pronuncien sobre el tema, y que el INE incluya sus exigencias en debates próximos, pues no ha habido postura o posicionamiento de ninguno de los 5 aspirantes presidenciales sobre el gasto que debe destinarse al rubro." (14 de abril, 2018)

 

Con la finalidad de dimensionar el tamaño del problema, hay que recordar que el gasto del Gobierno Federal en el rubro de Ciencia y Tecnología no ha superado, durante los últimos 25 años, el 0.5 (cero punto cinco) por ciento, anual, del Producto Interno Bruto. Y que la misma Ley de Ciencia y Tecnología establece, así mismo, que para este rubro al menos debe destinarse el 1 por ciento del PIB en nuestro país. El estado de cosas prevaleciente, sin embargo, indica que en materia de financiamiento de la ciencia el Gobierno Federal ha incumplido con el mandato de ley en este campo estratégico de la vida nacional.

Ciertamente, sería interesante conocer los posicionamientos de cada uno de los candidatos que contienden, este 2018, por la presidencia de la República en torno a este asunto de relevancia nacional, sin embargo, los documentos básicos de cada uno de los partidos registrados (y los candidatos independientes), cuentan ya con tal definición en sus plataformas políticas. Al respecto, por ejemplo, he observado que sólo el partido MORENA propone un cambio radical (no continuidad) en este ámbito de las políticas públicas en el sector, a diferencia de lo que han hecho los gobiernos príistas y panistas durante el último cuarto de siglo.

Sin duda, y como justamente lo señalan los convocantes de la Marcha por la Ciencia, la investigación en ciencia, humanidades y tecnología juega un papel principal en el desarrollo de las sociedades, pero es igualmente relevante y pertinente poner el acento en la preparación de las futuras generaciones; de ahí que sea de suma importancia invertir y proyectar cambios de fondo también en la educación científica, desde los primeros años de la escolaridad.

Educación científica e impulso a las actividades de investigación profesional en este sector, son dos rubros que pueden asegurar una salida razonable y viable, a los grandes problemas que enfrenta el país. Lo que hace falta es asumir un cambio en las políticas públicas y una renovada actitud ("voluntad política") en este ámbito, por parte de las autoridades federales y estatales, así como de todos los órganos legislativos y de la iniciativa privada.

 

 

[email protected]