lunes 16 de julio de 2018 | 11:07
Columnas

Herejía Política: AMLO quiere regresar al México de los 40s-70s. ¿Está equivocado?

@JorgeMantaro dom 15 abr 2018 18:17
AMLO no propone regresar al México de los 40s y 70s per se, propone aplicar políticas públicas que funcionaron en su momento y que pueden funcionar en nuestra época.
AMLO no propone regresar al México de los 40s y 70s per se, propone aplicar políticas públicas que funcionaron en su momento y que pueden funcionar en nuestra época.
Foto propiedad de: Internet

México es un país que lamentablemente no ha estado a la altura considerando las riquezas y el espacio geográfico que envidiaría cualquier país, incluso aquellos países modernos y de primer mundo como los de la Unión Europea. Nuestro país a principios de los 80s tenía un mejor nivel de vida que Corea del Sur, pero ahora Corea del Sur ha dejado de ser un país de tercer mundo desde hace muchos años y dio paso a la modernidad y al primer mundo.

Muchos me preguntan por qué el PRI duró setenta años en el poder y fue porque en su momento le dio estabilidad y certidumbre al país desde 1929 hasta los años 70s. Cambiaron el modelo económico que permitió a millones de mexicanos salir de la pobreza y colocarse en una clase media con dinero en los bolsillos y que por lo tanto compraban más cosas y la economía interna se movía permitiendo a las micro, mini y pequeña empresa, crecer y dar empleos remunerados. Si bien este modelo fue menos efectivo en estados del sur y sureste del país, hoy el modelo que tenemos desde principios de los 80s lo que ha ocasionado es retroceder en los 30 años de auge para llevarnos a la miseria.

Fue durante los años cuarenta y setenta cuando se crearon las instituciones del país que hoy lamentablemente están siendo desmanteladas asumiendo la lógica neoliberal de abrir el mercado nacional al mundo permitiendo que esas instituciones se privaticen y sean más “eficientes”. Pero, ¿qué es lo que realmente ha sucedido? Muy sencillo, todas las instituciones que fueron entregadas a manos de privados se han convertido en botín de unos cuantos que hacen con ellas lo que les da la gana.

La privatización de Ferromex provocó que todos los productos empezaran a ser transportados por tráiler o en avión aumentando así, el precio del flete que lo paga el consumidor final. Privatizaron las carreteras que muchas de ellas han sido pagadas varias veces que su costo original. Los tecnócratas pueden decir misa, pero el hecho de que suban las gasolinas crea inflación pues los filetes siguen aumentando y aumentando los precios de los productos.

En la vida como en la política económica y social, a veces hay que dar marcha atrás para aplicar lo que sí funcionó y lo que no simplemente dejarlo atrás. AMLO no propone regresar al México de los 40s y 70s per se, propone aplicar políticas públicas que funcionaron en su momento y que pueden funcionar en nuestra época.

El tratado de libre comercio más importante de México es el TLCAN y sin duda seguirá siéndolo, pero debemos entender que tanto Canadá como EU aplican subsidios a la agricultura y no solamente a la siembra sino también a la ganadería y pesca. Nosotros debemos de aplicar políticas que permitan a esos sectores competir con EU y Canadá. Lo peor es que los pocos subsidios que da en estos momentos el gobierno, son acaparados por los grandes agricultores y no llegan a los pequeños provocando que en lugar de sembrar su propia tierra, la renten a los grandes agricultores.

Ricardo Anaya se mofa de la propuesta de López Obrador de construir dos nuevas refinerías pues él dice que en cuatro años la gente va a comprar puros vehículos eléctrico. Yo sinceramente no sé en qué país viva, pues los que menos tienen manejan carros y camionetas para el trabajo de hasta los años 60s. ¿Acaso en cuatro años les va a llegar un carro eléctrico? Ok, que consigan un crédito. ¿Qué banco les va aprobar dicho crédito? La gran mayoría de la población no es sujeto a crédito y peor aún, tenemos puros bancos extranjeros que no tienen ningún compromiso con el crecimiento de México. Simplemente bancos como Santander, HSBC, BBVA Bancomer generan más recursos en México que en todo lo que ganan a nivel mundial incluso en sus propios países de origen.

Es asombrosa la cantidad de jóvenes que tienen licenciatura e incluso posgrado y no encuentran empleo en nuestro país y si lo encuentran, ofrecen sueldos de miseria. Todo ese potencial se está tirando a la basura. Nuestro México está lleno de ninis, pero son ninis preparados que por la constante crisis y la llegada de empresas como Wal-Mart, Home-depot y otras empresas de ese tamaño provocan el cierre de cientos de negocios familiares que no pueden competir con esas empresas.

Una prueba sencilla de que la economía de hace 30 o 40 años era mejor a pesar de las devaluaciones era que las familias tenían más de cuatro hijos e incluso llegaban a ser más de diez y el padre de familia podía sostenerla. Hoy los jóvenes si acaso deciden tener hijos (esto va a la baja) deciden tener cuando mucho dos hijos para poder darles una mejor calidad de vida.

Otra prueba sencilla es que antes se compraban electrodomésticos, juguetes, etc. Y al descomponerse las familias llamaban a alguien para repararlo pues antes las cosas eran hechas de calidad y no desechables como ahora. Si comprabas una televisión, refrigerador, estufa, licuadora o lo que sea era para que te durara por décadas no por tres o cuatro años. Convertimos nuestra economía en una economía de consumo y nuestra mente también fue presa de ello.

El consumismo nos ha dado al traste pues una vez dentro es difícil salir de ese cáncer económico. México y los mexicanos necesitamos dar pasos atrás y hacer un corte de caja para ver cómo estamos y cómo queremos estar. Las políticas neoliberales fracasaron y fue un fracaso de tal magnitud que sus promotores y financiadores Estados Unidos y Reino Unido han regresado al mercado mixto donde el Estado tiene más injerencia en la economía del país.

Un gran ejemplo de un país que dejó el neoliberalismo es Bolivia que con la llegada de Evo Morales se empezó a fortalecer el mercado interno por medio de políticas que permitieran el desarrollo de sus sectores estratégicos como la minería, gas y otras actividades. Utilizó esos sectores precisamente como palanca de desarrollo.

México probablemente tenga la mayor reserva de petróleo del mundo debajo del golfo de México y si no es así tenemos la minería, la agricultura, el gas natural, el turismo, ecoturismo, las costas, la maderería, etc. Podemos salir adelante como país, solo nos falta detener a quienes quieren seguir pisoteando a México.