martes 18 de diciembre de 2018 | 10:13
Columnas

AMLO es Taibo y Romo al mismo tiempo; Meade es anti PRI y PRI a la vez… Se vale

@FedericoArreola sáb 17 mar 2018 13:36
Se puede ser todo al mismo tiempo. México no está para excluir a nadie. Ni a los peores, que tienen remedio. Carajo, ¡tampoco a los mejores, que borrachos de pureza terminan por ser los más corruptos!
Se puede ser todo al mismo tiempo. México no está para excluir a nadie. Ni a los peores, que tienen remedio. Carajo, ¡tampoco a los mejores, que borrachos de pureza terminan por ser los más corruptos!
Foto propiedad de: Internet


“¿Qué me contradigo? Sí, me contradigo. Y ¿qué? (Yo soy inmenso… y contengo multitudes.)” Walt Whitman

Los propietarios de los diarios del Grupo Reforma, educados en Estados Unidos, seguramente han leído a una de las glorias de la literatura de ese país, Walt Whitman. Ojalá lean de nuevo el Canto a mí mismo para que entiendan a López Obrador.

Están preocupados los señores Junco de la Vega porque advierten que en Morena hay de todo, desde el empresario Alfonso Romo —de pensamiento ultraconservador— hasta un intelectual de izquierda radical —así, de plano, lo ven ellos— como Paco Ignacio Taibo II.

Tan inquietos están los dueños de los diarios El Norte, de Monterrey; Reforma, de la Ciudad de México, y Mural, de Guadalajara, que quizá por primera vez en la historia de tales rotativos, decidieron que el pseudónimo que utilizan para enviar sus mensajes más relevantes (“Manuel J. Jáuregui”, en Reforma; “El Abogado del Pueblo”, en El Norte) publicó un artículo en sábado. ¡En sábado! Sacrificaron el sagrado descanso del viernes en la tarde para cuestionar al, para muchos, incomprensible Peje.

El texto de la familia Junco de la Vega se titula “El dilema de Morena” y, en síntesis, ha hecho dos preguntas:

1.- ¿El proyecto de gobierno de AMLO es el que ha anunciado Romo, que promete no ir en contra de la reforma energética ni combatir las otras reformas estructurales?

2.- ¿El proyecto de gobierno de AMLO es el de Taibo, que en un video ha reprochado a Romo que, a nombre de Morena, asegure que no se echarán abajo las reformas, lo que ofende a las bases del partido de López Obrador que han acordado destruir el legado de Enrique Peña Nieto?

Evidentemente, a los propietarios del Grupo Reforma les preocupa que el verdadero programa de Morena sea tan izquierdista como lo anuncia Paco Ignacio Taibo.

De hecho, en una de sus notas, con toda claridad, los señores Junco de la Vega aseguran que el video de Taibo solo puede interpretarse como pérdida de control de AMLO, al que se le “soltaron sus tigres”.

Cito a “El Abogado del Pueblo” (“Manuel J. Jáuregui”):

“¿Quién representa la visión real de AMLO/Morena? ¿Estaremos acaso ante una ruptura de la aparente unidad que hasta ahora ha mostrado López Obrador? ¿Cuál de las dos corrientes predominará de llegar el morenista a la Presidencia?”.

En opinión de los Junco de la Vega: 

“Si acaso AMLO puntea hoy las encuestas es porque en esta nueva versión de candidato que Romo y otros han vendido a los diferentes sectores sociales, en la que López Obrador se ha transformado, se ha presentado como una opción razonable e incluyente, no como un extremista”.

Pregunta fundamental: ¿Quién representa la verdadera esencia de Morena, Romo o Taibo?

Respuesta: Los dos personajes mencionados. Exactamente en las mismas proporciones.

Un proyecto de transformación no puede excluir a nadie. Andrés Manuel lo sabe y encontrará la fórmula para que convivan un radical de derecha como Romo y un extremista de izquierda —así lo llaman los Junco de la Vega— como Taibo.

Decía al principio que los dueños del Grupo Reforma, formados en los valores de la cultura estadounidense, deben volver a leer el Canto a mí mismo de Whitman, sobre todo las siguientes expresiones:

1. “Que se callen ahora las escuelas y los credos”.

2. “Ofrezco mi pecho lo mismo al bien que al mal”.

3. “Dejo hablar a todos sin restricción”.

4. “Abro de par en par las puertas a la energía original de la naturaleza desenfrenada”.

5. “Me rodean gentes nuevas, gentes que me acosan a preguntas”.

6. “Soy del viejo y del joven, del necio y del sabio”.

7. “Tengo el color de todas las razas y el prestigio de todas las castas; pertenezco a todos los rangos y a todos los credos”.

8. “La mesa está puesta para el hombre”.

9. “Siéntate. Que se sienten todos: el malvado y el justo. No desdeño a ninguno. Que nadie se quede a la puerta. La manceba, el parásito y el ladrón están invitados; y el negro cimarrón y el sifilítico también. No habrá diferencias ni privilegios para nadie. Que se sienten todos. Esto es el apretón de una tímida mano”.

10. “Los placeres del cielo son míos y los tormentos del infierno también”.

11. “Encuentro equilibrio en un lado solo y en el antípoda también; me sostienen las doctrinas firmes y las doctrinas deleznables”.

12. “El pasado y el presente se marchitan. Y los he llenado y los he vaciado a los dos y prosigo llenando lo que me espera en el futuro”.

13. “Y ahora ustedes, los que me han escuchado… ¿qué tienen que decirme?”

14. “¿Qué tienen que decirme?”.

15. “¿Qué me contradigo? Sí, me contradigo. Y ¿qué? (Yo soy inmenso… y contengo multitudes.)”.

Sí, Andrés Manuel es Romo y Taibo al mismo tiempo. ¿Se contradice? En efecto, es muy contradictorio. Es un hombre bueno y tan inteligente que tiene la capacidad de albergar multitudes.

Por cierto, es también el caso de José Antonio Mede, que no es priista, pero representa al PRI: un hombre limpio que defiende los colores del partido más sucio. Otro que hospeda multitudes en su naturaleza de persona de bien.

No veo ningún problema en ser todo al mismo tiempo. México no está para excluir a nadie. Ni siquiera a los peores, que tienen remedio. Carajo, ¡tampoco a los mejores, que frecuentemente borrachos de pureza terminan por ser los más corruptos!

El México nuevo lo construiremos entre todos o nuestra nación no tendrá futuro. De hecho, sufrimos un lamentable presente porque hemos trabajado haciendo siempre a un lado a los que no nos gustan, ya porque piensen distinto, ya porque los juzguemos inmorales desde nuestra falsa superioridad ética e intelectual.