martes 18 de septiembre de 2018 | 03:28
Columnas

La importancia de debatir

@RamiroRamosSal mié 14 mar 2018 09:58

  Un tema toral por lo que implica para el desarrollo económico del país y el gran impacto que tiene en las familias mexicanas es el tema energético.
Un tema toral por lo que implica para el desarrollo económico del país y el gran impacto que tiene en las familias mexicanas es el tema energético.
Foto propiedad de: Internet

   Dadas ya las condiciones legales y políticas para los debates entre los candidatos a la Presidencia de México se debe de aprovechar estos espacios democráticos para que los ciudadanos conozcan con más amplitud el contraste de ideas sobre temas que están en duda por gran parte del electorado y que es de gran importancia que estén bien informados  para bien del desarrollo político de la sociedad. Es de todos conocido que ni los tiempos de radio y televisión ni los días de pre-campaña y campaña son suficientes la gran parte de las veces en los procesos electorales para que los candidatos expliquen con profundidad cuáles son sus propuestas.

 Por ello es fundamental que en los encuentros de discusión como los debates se aborden temas tan importantes como son: El impacto verdadero de las reformas estructurales y el sentido del voto de los distintos partidos políticos que representan en sus coaliciones, además de su compromiso de desdoblar sus beneficios o como lo ha dicho un candidato  eliminar por ejemplo la reforma educativa que tiene que ver con la educación de millones de niños y jóvenes en el país y que explique en qué beneficiaría a la niñez esta abrogación y qué propone como alternativa.

Uno de los temas que más molesta e inquieta a la ciudadanía es la inseguridad pública, que es uno de los principales problemas que afecta al estado mexicano y que está focalizado en ciertos estados de la República Mexicana. Las preguntas sobre este tema son recurrentes: El desempeño de las fuerzas armadas ahora con la nueva ley de seguridad interior su apoyo incondicional del nuevo Presidente o su propuesta de mejora o de cambio, estas definiciones son básicas para la tranquilidad ciudadana y para la generación de confianza de los inversionistas.

 Un tema que ha estado a debate en los medios y que ha generado controversia entre el candidato José Antonio Meade y López Obrador es la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México. López propone cambiarlo de ubicación a Santa Lucía en el Estado de México en lugar de Texcoco que está a 14 km de la Ciudad de México, la inversión ya está en marcha y el aeropuerto tendrá capacidad para atender a más de 120 millones de pasajeros, el aeropuerto  actual ya es insuficiente para la capacidad de pasajeros. José Antonio Meade sostiene su apoyo para que se concluya en el lugar donde se está construyendo y que se espera que se termine para el 2020. Es una inversión  de más de 120,000 millones de pesos, por ello es importante que aclaren sus posturas con datos técnicos y financieros.

Otro de los temas a debatir es sin duda el combate a la corrupción asunto que pasa por las historias de vida de cada candidato y su desempeño en el actuar público y privado. Sabiendo que el electorado se ha estado moviendo a la hora de votar dándole más ponderación a la persona que al partido e interesado siempre en los logros e historias de quienes aspiran a la primer magistratura nacional, es la gran oportunidad para esclarecer temas de corrupción del que está señalado Ricardo Anaya o el desempeño público de 20 años de José Antonio Meade en 5 secretarías de estado y la vida pública de López Obrador y el manejo personal que le ha dado a su partido y sus recursos.

  Un tema toral por lo que implica para el desarrollo económico del país y el gran impacto que tiene en las familias mexicanas es el tema energético. Una vez aprobada la reforma energética y abierto este sector a la inversión nacional y extranjera que ha generado licitaciones públicas de 72 contratos con una inversión de 59,000 millones de dólares y que este año alcanzará los 100,000 millones  por la exploración y extracción de hidrocarburos, así como construcción de gasoductos y generación de energías limpias es muy importante saber cuáles son las posturas de los candidatos y las coaliciones que están representando sobre este tema para ver si van a darle prioridad y apoyo en su agenda de trabajo del próximo Presidente de la República.

 Los tres candidatos han coincidido que uno de los problemas fundamentales de nuestro país es la desigualdad social, con la gran cantidad de personas con escasos recursos económicos y de bienestar es uno de los grandes retos de la política pública federal. Cada uno de los candidatos ya ha propuesta programas sociales que abatan este rezago, sin embargo por lo complejo del tema no ha quedado claro de dónde van a salir los recursos para implementarlo. La renta básica universal de Anaya si bien ya no la ha  vuelto a proponer fue su apuesta para resolver la pobreza del país, eliminando todos los programas sociales y dándonos a todos los mexicanos una cantidad en efectivo por mes. López Obrador propone darle becas y sueldos a aquellos que no estudian ni trabajan y una pensión universal a los adultos mayores y José Antonio Meade propone mantener los programas sociales existentes y hacer un programa de necesidades básicas por persona para resolver las prioridades de cada quien. Sería muy interesante que en un debate pudieran esclarecer estos programas para saber su viabilidad financiera su implementación para ver si no son medidas populistas y que realmente se puedan realizar sin romper el orden fiscal y financiero que ya logramos en este país.

Finalmente un último tema podría ser sobre finanzas públicas y su opinión sobre los tratados internacionales que tenemos y las negociaciones que se están dando con Canadá y los Estados Unidos de Norteamérica para la renegociación del TLC. Es claro que a todos nos afectaría un desorden económico que disparara la inflación o que se deprecie el peso con respecto al dólar o la subida repentina y sin control de las tasas de interés. De igual manera si cae nuestra capacidad exportadora o nuestra fuerza ganada en la atracción de inversión extranjera que ha creado miles de empleos.

 Por todos estos temas y por la necesidad imperiosa de esclarecerlos esperemos que los candidatos acepten debatir en estos días antes de que inicien las campañas, de otra manera estaríamos perdiendo  tiempo muy valioso para nuestra democracia.