miércoles 20 de junio de 2018 | 12:25
Columnas

En órbita. Poder Judicial abre sus puertas

@msalinas21 mié 14 mar 2018 09:38
José Antonio León Ruíz, magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado
José Antonio León Ruíz, magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado
Foto propiedad de: Internet

  En un proceso como el actual, cuando cobran importancia los ejercicios de transparencia, son trascendentes las iniciativas para robustecer la rendición de cuentas de los actores públicos, sobre todo ante la sociedad. Los ciudadanos exigen hoy en todos los ámbitos, más en el Poder Judicial, por su obligación de impartir justicia, siempre bajo la lupa.

José Antonio León Ruíz, magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, aseguró a En Órbita hace meses que se procuraría, entre otras acciones: redignificar la figura de jueces y magistrados; capacitar con énfasis en derechos humanos; modernizar sus instalaciones; dinamizar la relación con los otros dos poderes, así como mantener un diálogo permanente con instancias del sector.

Tras el presupuesto aprobado por el Congreso en febrero (por un monto total de 685 millones 655 mil pesos) se pusieron en marcha los anuncios presentados a fines del año pasado. “Hoy están rindiendo frutos”, confirma en entrevista.

De los ejemplos citados, uno relacionado con el párrafo inicial reviste especial interés: En la sesión mensual del Pleno, el titular del Tribunal presentó a los otros 10 integrantes una propuesta de reforma considerando una recomendación no vinculante del Sistema Nacional Anticorrupción para que este Poder lleve a cabo el examen de jueces bajo tres parámetros: escrito, práctico y oral, este último ante jurado y de tipo público. Si bien ya se realizan, sería en apego a distintos marcos técnico-legales.

Otro caso destacado, es una reforma de carácter civil referente a los convenios transaccionales, cuya ratificación de firma debe ser ante un juez oral, según mandata la ley. Cambiaría, para eficientar el uso de personal, tiempo, espacios y recursos. Además se restituiría a notarios una labor que les compete de siempre.

De todo lo anterior debe subrayarse: una renovada correspondencia con múltiples representantes, ya sea de notarías, barras de abogados, colegios, fiscalía, Derechos Humanos o corporaciones policiales.

Están aprovechando las facultades otorgadas por ley al presentar iniciativas, las cuales pasan a la Legislatura tras ser aprobada por el Pleno del TSJE. La primera en particular se desarrolló previo lobby, también, por cierto, con Eduardo Martínez Arcila, presidente del Congreso.

Las que próximamente serían leyes surgen en su mayoría de expresiones ciudadanas, canalizadas inclusive por organismos nacionales, con un consenso absoluto a nivel estatal, y en coincidencia con el Ejecutivo y el Legislativo.

Por último, sí se tiende a recuperar la figura de los impartidores de justicia, como una consigna prioritaria, en tanto se abre la puerta a todos los interlocutores.

Parece fácil, pero antes no se hizo.