sábado 15 de diciembre de 2018 | 02:11
Columnas

El ombligo de Andrés Manuel

@ruizjosejaime mar 13 mar 2018 12:09
Muchos consideran a Andrés Manuel tan inestable como Donald. ¿Cómo lo solucionará López Obrador?
Muchos consideran a Andrés Manuel tan inestable como Donald. ¿Cómo lo solucionará López Obrador?
Foto propiedad de: Internet

 

Andrés Manuel López Obrador no es el candidato de la claseempresarial, su candidato es José Antonio Meade. La mayoríade los empresarios no tragan al tabasqueño. Juan PabloCastañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, se lo platicó a Francisco Garfias, quien lo publica en Excélsior.

1.- A la última Convención Bancaria “llegó descuidado y enseñando el ombligo”.

2.- “A los hombres del dinero no les gustó ni tantito la declaración de Andrés Manuel de que si hay fraude electoral, él no va a ‘amarrar al tigre’ ni a detener a la gente y se va a Palenque. Les sonó a ‘yo o el caos’.”

3.- “Ya regresó a su discurso de antaño”.

4.- “Los empresarios quieren que AMLO explique cómo manejaría ‘la eficiencia en el gasto’. No los convence el discurso de que si se elimina la corrupción y los gastos suntuarios en el gobierno federal alcanzaría para financiar el desarrollo y los costosos programas sociales que propone. Y eso sin contratar deuda ni subir impuestos.”

5.- “Si él gana, habrá serios problemas de discusión con los empresarios. Las relaciones serán complicadas. No define el país que quiere.”

 

Los empresarios no sólo difieren, también son despectivos, hasta parecería un desprecio: “llegó descuidado y enseñando el ombligo”. ¿Ese es el presidente que desean?

Raymundo Riva Palacio describe en El Financiero:

1.- “Los mercados le están diciendo a López Obrador que le tienen pánico, y que sus matices recientes sobre las reformas económicas del presidente Enrique Peña Nieto, no se los creen.”

2.- “Dos temas han sido relevantes en esta discusión. Uno se refiere a la reforma energética, donde su enlace con los empresarios, Alfonso Romo, aseguró que López Obrador había revisado los procesos de licitación donde entraron empresas privadas y extranjeras, y que le habían parecido adjudicaciones transparentes y benéficas para el país. Esas afirmaciones motivaron una fuerte reprimenda de López Obrador a Romo. El otro es el nuevo aeropuerto, donde sus asesores confiaron a la prensa que era altamente probable que no se cambiaría de lugar la nueva terminal, pero trascendió entre los inversionistas que la opción es que no le siga invirtiendo y lo deje con una sola pista, lo que lo haría disfuncional.”

3.- “López Obrador tendría que reflexionar sobre lo que piensan en los mercados sobre él, no desde una visión etnocentrista, como a veces parece enfocar las críticas, sino lo que significaría para su eventual gobierno. Hasta ahora no parece interesado en neutralizar las percepciones. El nombramiento de Carlos Manuel Urzúa como secretario de Hacienda designado, no resuelve este problema. Más allá de sus capacidades técnicas, Urzúa es un desconocido en los mercados internacionales, lo que es una enorme desventaja, sobre todo si se mantiene, como se anticipa, la mala imagen de López Obrador con ellos.”

4.- “La única opción real a la mano es convencer a Santiago Levy, vicepresidente del Banco Interamericano de Desarrollo, ampliamente reconocido en el mundo, para que asumiera, en caso de ganar, la cartera de Hacienda. Levy le ha dicho a López Obrador que está dispuesto a sumarse a su proyecto, pero aún no lo ha concretado.”

En efecto, se trata de dar certeza, certidumbre, estabilidad y los empresarios mexicanos aún no le creen a Andrés Manuel, tampoco los mercados. Incluso, algunos se preguntan qué estabilidad daría ante las locuras de Donald Trump, quien acaba de echar de la Casa Blanca a su secretario de Estado, Rex Tillerson, de un tuitazo. Muchos consideran a Andrés Manuel tan inestable como Donald. ¿Cómo lo solucionará López Obrador?