jueves 20 de septiembre de 2018 | 06:43
Columnas

Anaya: dime quiénes son tus abogados y te diré quién eres

@diaz_manuel mar 13 mar 2018 09:37
El candidato Anaya, como ningún otro mexicano reúne a un importante grupo de abogados, líderes políticos y de opinión entre los que están personajes como el llamado “Jefe Diego”
El candidato Anaya, como ningún otro mexicano reúne a un importante grupo de abogados, líderes políticos y de opinión entre los que están personajes como el llamado “Jefe Diego”
Foto propiedad de: Internet

 

El circo en el que  se han convertido las precampañas y el periodo de intercampañas, ha generado demasiado ruido, principalmente en torno a la candidatura de Ricardo Anaya de la coalición de “Por México al Frente” quien es acusado de lavado de dinero, de mentiroso y traicionero, en tanto él como su grupo de abogados se defienden, con algo de razón, bajo el argumento de que son víctimas de un ataque orquestado por el gobierno federal para descarrilar su candidatura. 

 

Los “defensores”

El candidato Anaya, como ningún otro mexicano reúne a un importante grupo de abogados, líderes políticos y de opinión entre los que están personajes como el llamado “Jefe Diego”, Diego Fernández de Cevallos, Santiago Creel, Antonio Lozano Gracia, su actual abogado, Ambrosio de Jesús Higuera, el líder del partido Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, el politólogo y político, Jorge G. Castañeda y Agustín Basave, entre otros ilustres personajes. 

Pero la pregunta flota en el aire, por qué creerle a Anaya, conociendo el perfil de sus defensores. 

 Empezando porque al menos tres de sus defensores son militantes del PAN que estuvieron en las altas esferas del gobierno de Vicente Fox, al que hoy denostan de manera brutal. Ahí estuvieron Santiago Creel Miranda, como Secretario de Gobernación y aspirante presidencial, Jorge G. Castañeda, quien fungió como Canciller y estratega de la campaña de Vicente Fox y por supuesto el abogado de Anaya, Ambrosio de Jesús Higuera quien fungió como subprocurador Fiscal con importantes ligas con el entonces secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz. 

 Creel, la mente y los negocios

 El ex secretario de Gobernación de Vicente Fox, Santiago Creel es uno de los personajes más cercanos a Anaya, incluso a decir de algunos la mente siniestra detrás del candidato. Ha trascendido que desde que era presidente nacional del PAN, cuando había que tratar asuntos, nadie sabe de qué, Creel subía a la camioneta y pedía a su chofer y a su secretario particular Osiris Hernández, que bajaran del vehículo para tomar los acuerdos y las decisiones. 

Santiago Creel acumula una serie de actividades poco claras durante su vida pública y empresarial. Recientemente a través de su empresa, EZCorp con sede en Austin, Texas, dedicada al manejo de casas de empeño y préstamos vía nómina, la cual por cierto y, de acuerdo por algunas publicaciones está demandada en Estados Unidos por malas prácticas y violación a la Ley de Valores que están indicadas por el Buró de Protección al Consumidor Financiero de aquel país. Para entender un poco mejor la entramada del fraude, valdría la pena ver el capítulo 2 de la serie Dirty Money (Dinero Sucio) donde se expone el imperio secreto de las empresas usureras del piloto Scott Tucker. 

 

Por otro lado, también aparece como operador de su padre en negocios de casinos de la familia Creel, donde su labor es   mantener contacto con los beneficiarios de los permisos otorgados al final de su gestión como secretario de Gobernación. 

Para hacer una síntesis del otorgamiento irregular de concesiones de casinos que entregó en los últimos días de su gestión como secretario de Gobernación, se destaca como el 30 de julio de 2008, el entonces senador Santiago Creel Miranda fue denunciado por supuesto tráfico de influencias y uso indebido de atribuciones al otorgar de manera discrecional 450 autorizaciones para la apertura de salas de juego.

La PGR lo protegió de esta denuncia y la acusación en su contra quedó archivada sin consecuencia alguna y de hecho, Santiago Creel gozaba de fuero como Senador de la República. 

Pero el tema no termina ahí, la historia de Santiago Creel se remonta a las épocas de Carlos Salinas de Gortari, entonces presidente de la República y de Dante Delgado, el actual y flamante gobernador de Veracruz y el tema que los une, es nada menos que el de Astilleros de Veracruz. 

El que era líder de Astilleros Unidos de Veracruz, Raúl Vela Portilla narra cómo durante la administración salinista que estaba vendiendo todo al mejor postor, fue llamado por instrucciones de Dante Delgado para coaccionarlo para quitarse de en medio y comenta que, ante policías en el despacho del Secretario General de Gobierno, le dijeron: “Te doy tres días para que renuncies o te meto a la cárcel”. 

En 1991, y ya puesto en orden el líder sindical de Astilleros Unidos de Veracruz, se procedió a la venta a la empresa Sokana Industries LTD, propiedad de los hermanos Wihem, Thomas y Arne Blystad, cuyo representante jurídico era nada menos que Santiago Creel, situación que le valió, posteriormente entrar a la política por la puerta grande de la mano de Carlos Salinas, Diego Fernández de Cevallos y Dante Delgado. 

 Dante Delgado de Salinas de Gortari

Hablando de Dante Delgado y después de conocer sus finezas al frente del Gobierno de Veracruz con el apoyo de Salinas de Gortari, ya durante la administración del presidente Zedillo fue encarcelado por los delitos de peculado por 450 millones de pesos, abuso de autoridad y enriquecimiento ilícito. Sin embargo, salió libre no por su inocencia, sino porque los delitos que se le imputaron y comprobaron prescribieron. Solo por mencionar algunos de los negocios que hacia al amparo del poder, Dante Delgado, se destaca lo publicado por la revista Proceso No. 734, donde mencionan el increíble enriquecimiento del gobernador, involucrado en “negocios familiares” de cemento, transporte, luminarias e ingenios azucareros, entre otros.

 Los verdugos de Scherer

 En lo que concierne al abogado actual de Ricardo Anaya, Ambrosio de Jesús Higuera,  fue subprocurador fiscal en el sexenio de Vicente Fox, donde utilizó el poder para lanzarse en contra de uno de los hoy aliados de AMLO, Julio Scherer Ibarra, de la mano del entonces secretario de Hacienda, el también salinista, Francisco Gil Díaz.  

Por ello el 9 de noviembre de 2006 Julio Scherer Ibarra presentó denuncia de hechos contra el entonces subprocurador fiscal de la Federación y contra el secretario de Hacienda, Gil Díaz. Fueron acusados penalmente ante la PGR por abuso de autoridad y falsedad de declaraciones durante un juicio de amparo de Scherer. 

A “Paco” Gil lo consideraban uno de los hombres más poderosos y ricos del gabinete, y presuntamente utilizaba el cargo para ejercer terrorismo fiscal en contra de quienes consideraba sus enemigos, fue denunciado por Julio Scherer Ibarra, hijo del periodista Julio Scherer García, fundador de la revista Proceso y hoy miembro del equipo de AMLO.

Ahí se entiende el uso faccioso de las instituciones, sobre todo cuando se recuerda, también el tema del desafuero en contra de AMLO.

A todos estos relatos de abuso de poder de Gil Díaz y del entonces sub procurador Fiscal, habrá que sumar la sospecha de la filtración del cuñado de Felipe Calderón, Hildebrando Zavala, situación  que casi le cuesta el ganar la presidencia de la República a Felipe Calderón. 

 Diego y Lozano Gracia

 Qué decir de personajes como Diego Fernández de Cevallos o Antonio Lozano Gracia, quienes, sobre todo este último, tuvo la defensa del gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, quien se encuentra preso por peculado, malversación de fondos públicos y uso indebido de atribuciones. Este ex gobernador fue quien construyó una presa para tener agua suficiente para su rancho a costa de los agricultores del estado. 

Y cómo olvidar el entramado que organizó Lozano Gracia cuando fue procurador General para desvirtuar el proceso de Raúl Salinas de Gortari y sacar de la manga a un personaje como la “chamana” mejor conocida como la “Paca”, quien adivinó que en el predio del encanto se encontraban los restos del desaparecido ex diputado Manuel Muñoz Rocha. 

Por qué creerle a Ricardo Anaya si el clan que lo rodea, todos ellos, se han curtido en el abuso del poder. Todos tienen expedientes que ponen en duda su honorabilidad y Anaya, parece ser un remedo chafa de todos ellos.