viernes 14 de diciembre de 2018 | 09:26
Columnas

Manuel González arriesga al Bronco

@ruizjosejaime jue 08 mar 2018 17:30
La ineptitud de Manuel González abre una puerta peligrosa para el Bronco
La ineptitud de Manuel González abre una puerta peligrosa para el Bronco
Foto propiedad de: Internet

   

Como tantas cosas de carácter público que suceden en el país, la elección de fiscales en Nuevo León se dio en lo oscurito. El tema de las fiscalías es de orden mayor: la defensoría de los ciudadanos, el castigo a la corrupción y el fin de la impunidad son urgentes. El uso político de la procuración –también de la administración– de justicia debe cesar.

Acomodados en lo oscurito, el “gobierno independiente”, en Nuevo León, trató de negociar las tres fiscalías que este viernes se definirán: la Fiscalía General, la Fiscalía Anticorrupción y la Electoral. El gobernador interino –más que gobernador, simple encargado de despacho– Manuel González no tuvo capacidad “negociadora”, por impericia e ineptitud, no logró lo esencial: obtener un fiscal anticorrupción a modo.

En las negociaciones, el PRI liderado por Pedro Pablo Treviño (exdirector de la Lotería Nacional) estaba de acuerdo con que el actual procurador general de Justicia de Nuevo León, Bernardo González, siguiera ejerciendo, ahora como fiscal general. El PRI tendría otra fiscalía de las dos fiscalías restantes. Hasta ahí todo bien en los oscuros acuerdos. “Yo arreglo al PAN”, se engalló Manuel González. No pudo y ahí demostró el descontrol político de su interinato.

El senador panista Raúl Gracia, oliendo la negociación Gobierno NL-PRI, se opuso a que el actual procurador continuara en su cargo. Manuel nada arregló, al contrario, desarregló la posibilidad de ir a tercios: un fiscal para el “gobierno independiente”, un fiscal para el PAN y otro para el PRI. El gobierno interino no sólo demostró su incapacidad política, también abrió la puerta para que se le investigue por actos –comprobables o no– de corrupción.

Manuel González pudo ejercer el veto de alguno de los candidatos del Congreso de Nuevo León para la Fiscalía General, tampoco lo hizo. Envió –un sinsentido jurídico– a los diputados una terna completamente distinta a los prospectos del PRIAN. Manuel entró a una negociación y, por impericia, perdió.

El “gobierno independiente” no tendrá fiscal general ni fiscal anticorrupción ni siquiera fiscal electoral a modo. Panistas y priistas rebasaron a Manuel González, quien no supo “arreglar” a los panistas. ¿Qué opina el gobernador con licencia y candidato independiente a la Presidencia de la República, Jaime Rodríguez Calderón, de la ineptitud de su gobernador interino?

Hasta ahora el fiscal anticorrupción del “gobierno independiente”, Ernesto Canales, ha sido un fracaso, al menos en lo esencial: meter en la cárcel al exgobernador –y compañero de golf del presidente Enrique Peña Nieto, quien alguna vez lo visualizó como presidenciable– Rodrigo Medina de la Cruz.

La ineptitud de Manuel González abre una puerta peligrosa para el Bronco, cuando pudo mantener al actual procurador a modo. En efecto, habrá unos fiscales incómodos para el actual Gobierno de Nuevo León. Y el fiscal anticorrupción podrá llevar al Bronco al banquillo de los acusados cuando regrese, si es que regresa y después de perder, a gobernar el estado. Todo gracias a la ineptitud política de su gobernador interino, Manuel González.