lunes 24 de septiembre de 2018 | 09:13
Columnas

Día Internacional de la Mujer

@rickypedraza jue 08 mar 2018 19:14
¿Por qué existen esas diferencias salariales?
¿Por qué existen esas diferencias salariales?
Foto propiedad de: Internet

Hablar del Día Internacional de la Mujer sin ser mujer es complicado pues empezarán a llover acusaciones sobre que yo no soy mujer y que no sé lo que ellas pasan. Y es cierto, no soy mujer, no sé cuánto han pasado, las injusticias que han sufrido y el acoso real que sufren a cada minuto. No sé sobre las amenazas que reciben y las posibilidades que un hombre sin límites y sin escrúpulos se les acerque y busque hacerles algo solo porque ellas son mujeres y ellos son hombres. No lo sé en carne propia, pero me entero por lo que veo, por lo que leo y por lo que me platican.

¿Celebrarlo o no?

Como todas las celebraciones hay personas a favor y en contra de este día. En un artículo que me compartieron por Facebook me pareció interesante la opinión que viene de una mujer. Esta opinión es un poco contraria a lo que muchos grupos celebran hoy en día. Aun y cuando la entrevista es de hace 3 años, me parece todavía bastante valida.

Rocío Monasterio es arquitecta, empresaria, integrante del partido político Vox y madre de cuatro hijos. Vive una vida como cualquier madre moderna, se pone de acuerdo con el marido para las labores del hogar, el cuidado de los niños y entre ambos contribuyen a la economía familiar.

En opinión de Monasterio, el 8 de marzo se celebra el proyecto totalitario de la ideología de género y el hembrismo.  Ella cree en el feminismo que existía en los años 60, donde se buscaba revindicar el protagonismo de la mujer, luchar por los derechos que no tenía todo esto con una visión de libertad y de justicia. Lo que ella ve ahora es un discurso totalitario que lleva a una dictadura de género.

En resumen, Rocío cree en la igualdad antes que en la diferencia y que al momento de hacer una celebración de diferencia, la igualdad desaparece.

Lo de ahora ya no son los derechos, sino las diferencias salariales

En derechos laborales, las mujeres y los hombres somos totalmente iguales. Las diferencias salariales no se hacen por método sino por preferencias de las empresas.

He estado viendo videos de amigas y conocidas mías manifestándose por el día de la mujer. En estos videos se muestran gráficos de diferencias salariales entre hombres y mujeres y las diferencias se muestran por género. En todas las posiciones los hombres tienen una diferencia salarial que va desde un 5 hasta un 40 por ciento.

¿Por qué existen esas diferencias salariales? Es complicado saber, pues en los gráficos solo se muestra el género y no se identifican factores como antigüedad, educación, aptitud para el puesto. Las manifestaciones de estas diferencias salariales se deben de hacer contra las empresas que hacen estas diferencias y no contra los géneros, imagino que en los departamentos de compensaciones también hay mujeres tomando decisiones sobre los sueldos que se les deben de otorgar a los empleados.

 

La igualdad de género comienza en saberse iguales que los otros y competir en las mismas condiciones. Si una mujer tiene mejor preparación y mejores aptitudes que un hombre para una posición laboral, definitivamente su salario debería ser mejor que un hombre pero igualmente si esto fuera lo contrario.

Oí en uno de los videos un comentario un poco fuera de lugar: “Contrataré a más mujeres para que la visión del negocio tenga más empatía con las mujeres”. Creo que este tipo de comentarios va, otra vez, sobre la diferencia de géneros y no sobre la diferencia de capacidades. Si esto fuera cierto, por qué no se contratan solo hombres para artículos masculinos, o por qué no se contratan niños para diseñar juguetes. La lucha no es sobre la diferencia, sino sobre la igualdad.

Historia de éxito

Brevemente les comento una historia de éxito de una mujer.

En mis tiempos libres me dedicaba a practicar un arte marcial, en específico, Jiu Jitsu brasileño. En una clínica me tocó conocer a una mujer con una historia de vida increíble.

Fabiana Borges es cinta negra primer grado de Brazilian Jiu Jitsu por Gracie Barra. Fabiana nació y creció en las favelas (barrios bravos) de Río de Janeiro en Brasil. Como se podrá imaginar es una vida bastante complicada. Por una casualidad del destino se unió a un programa estatal que apoya a los habitantes que viven en las favelas. El programa tenía como base el Jiu Jitsu. Fabiana aprendió y se fue desarrollando hasta convertirse en una de las cintas negras más jóvenes de esta disciplina. Empezó a competir y fue campeona nacional y después campeona nacional de este arte marcial.

Todo esto la llevó a tener la oportunidad de viajar a Estados Unidos y dar clases en una academia del Team Gracie Barra. Después de un tiempo decidió montar su propia academia en San Antonio, Texas. Imagine el cuadro, una mujer como líder de una academia de artes marciales en uno de los estados más machistas de Estados Unidos, suena como una receta para el fracaso, ¿o no?

La academia de Jiu Jitsu Brasileño de Fabiana Borges en San Antonio, Texas tiene ahora cerca de dos años operando y creciendo. La gente que va a entrenar ahí va porque Fabiana es la líder, es una excelente profesora además de una excelente persona. Tiene la habilidad de transmitir su conocimiento a los alumnos sin importar género, raza, edad, peso o cualquier diferencia que pudiesen tener. Además de esto, está desarrollando un negocio donde viajan a otros países donde practican Jiu Jitsu en otras academias además de conocer el país al que van.

Fabiana ha logrado cosas increíbles. Ha logrado destacar en un deporte más masculino que femenino con condiciones totalmente adversas. Fabiana es un gran ejemplo, esperemos que haya más Fabianas que nos muestren a mujeres y hombres como la mejor manera de que pasen las cosas es haciendo y no solo diciendo que se va a hacer.

 

¡Feliz Día Internacional de la Mujer!