jueves 21 de junio de 2018 | 05:10
Columnas

¿Por qué Ocho de Marzo?

@Viri_Alvarez_ mié 07 mar 2018 22:17
La discriminación a las comunidades indígenas, más marcada a las mujeres indígenas.
La discriminación a las comunidades indígenas, más marcada a las mujeres indígenas.
Foto propiedad de: Internet

El 8 de marzo se conmemora el histórico día Internacional de la mujer en la exigencia de los derechos laborales, apegados a los derechos humanos. Al reconocimiento internacional de estos.

En 1977 la ONU proclamó el “Día Internacional de la Mujer” el 8 de marzo, fecha en la que se conmemora la lucha de la mujer trabajadora, aquellas que, día a día, trabajan por la igualdad ocasionado por la brecha salarial y el trabajo gratuito y esclavizante del trabajo doméstico, así como también a la nivelación salarial del trabajo hecho por los varones y el trabajo hecho por las mujeres, en donde éstas reciben actualmente, un salario menor, equivalente al de los varones. Esta lucha histórica que se repite cada 8 de marzo, año con año, reivindica esa lucha de las mujeres, así como también, la agenda de derechos sexuales y reproductivos. El tema sobre la libertad de interrupción de un embarazo a ciertas semanas de gestación, como en la ciudad de México. La obligación del Estado a proveerle espacios de enseñanza de prevención de embarazos no planeados, la enseñanza de educación sexual apegada a la actualización de la ciencia en temas de prevención de infecciones de transmisión sexual, así como también la educación reproductiva y la violencia obstétrica.

Por otro lado, denunciar violencia institucional de Estado, donde se vulneran los derechos de las mujeres, feminicidios en todo el territorio nacional, desapariciones de mujeres todos los días, violencia doméstica, violencia intrafamiliar, violencia verbal en las calles, violencia simbólica en los medios de comunicación, violencia sexista, acoso en las fuentes de trabajo, violencia económica en la brecha salarial, violencia sexual.

La discriminación a las comunidades indígenas, más marcada a las mujeres indígenas. A las mujeres indígenas históricamente han sido rezagados sus derechos de la reivindicación de su origen étnico, salvaguardar el derecho natural ancestral de sus costumbres de organización en sus comunidades, en sus espacios. Reconocer la vida comunal y organizacional de los indígenas. Es un derecho aun no reconocido y respetado por el Estado Mexicano. Estas mujeres han forjado el poder de organización en sus familias como fuente de vida, en conjunto con sus ecosistemas de trabajo en la simbiosis madre tierra, La Pacha Mama.

La violencia normalizada y sistemática es el trabajo gratuito, el trabajo no remunerado, Las amas de casa, ejército de mujeres, mujeres invisibles que trabajan en administrar sus hogares, cuidando de sus hijos, la educación y la alimentación. En ellas recae toda la fuerza violenta del Estado. Son las principalmente afectadas. Es la NORMALIZACIÓN de la violencia. Todos participamos en esta espiral de violencia. Mujeres que también usan tacones, faldas cortas, escotes, fuman, mascan chicles, beben y dicen piropos. Son las mujeres ordinarias y extraordinarias que están sufriendo por el dogma institucional de régimen patriarcal. Todas las mujeres, todos los derechos. Ocho de Marzo, es de lucha combativa y de protesta, 8 de marzo es lucha por la vida de todas.

Pero, ¿por qué un 8 de marzo? Porque se remonta a la historia del 8 de marzo de 1908, día que un suceso transcendental marcó la historia del trabajo y la lucha sindical no solo en los Estados Unidos, sino en el mundo entero. Un incendio en la fábrica Cotton de Nueva York dio origen al homenaje.

Unas 130 mujeres aproximadamente murieron en el edificio durante un incendio y luego de que se declararan en huelga con permanencia en el lugar de trabajo. El motivo de su reclamo se debía a la búsqueda de una reducción de jornada laboral a 10 horas, un salario igual al de los hombres porque ejercían las mismas actividades y las malas condiciones de trabajo que padecían.

La sociedad contemporánea, nos ha quedado a deber el reconocimiento de los derechos laborales. Visibilizar todo el conjunto de derechos aun no reconocidos en el país. La lucha por estos derechos son sacrificios que abonan a la esperanza, por la vida. Es nuestro deber como ciudadanas y ciudadanos en la construcción de muchas voluntades, del grito por la vida a lo largo de la historia.