viernes 14 de diciembre de 2018 | 09:28
Columnas

Parálisis política. Ganó Coco

@ismjcpa mié 07 mar 2018 23:22
Foto propiedad de: Internet

La noche de la entrega de los Oscars se la llevó Guillermo del Toro con la película “La sombra del agua” él como director y como mejor película, ratificando el trabajo de directores mexicanos, que de 2013 a la fecha se han llevado 4 premios, Alfonso Cuarón fue el primero por Gravity, Alejandro González Iñárritu se llevó dos en forma consecutiva con Birdman y The Revenant y ahora Guillermo del Toro quien ya había destacado con la película “El laberinto del fauno”, los tres “pavorreándose” de su nacionalismo azteca, cuando han tomado el micrófono agradecen haber empezado en el cine mexicano y gracias a México y a los mexicanos.

Coco es una película que cuenta con toda la infraestructura y hechura de Disney, es una película que sale de la fantasía de Disney para entrar en la realidad mexicana, se llevó el Oscar a la mejor película animada y para ponerle la cereza al pastel, se llevó el premio a la mejor canción. Algunos criticaron que el cantante mexicano Carlos Rivera no haya sido invitado a la fiesta del Oscar o que no le hayan entregado a él el premio, es un asunto de enfoques, no es una película mexicana, es una película sobre México, la película es gringa y pues el cantante es gringo por eso le dieron el premio a la canción “remember me” y no se lo dieron a “Recuérdame”.

Pero eso no importa, la película es sobre México, sobre una de las principales tradiciones mexicanas, “el día de muertos”, la gran variedad de costumbres que se viven en México ese día, una película que fue detalladamente llevada a la pantalla gigante, cuidando los mínimos conceptos de las costumbres mexicanas, al punto de hacer de la chancla algo nuevo promocionado a nivel internacional como usos y costumbres de las familias mexicanas.

Lo de Guillermo del Toro es muy sobresaliente, es como una medalla de oro en las olimpiadas solo que sin himno nacional, lo de Coco es que nos gana el sentimiento, por tratarse de la abuelita mexicana, de la abuelita que tuvimos a la entrada de la casa sentada tomando el sol, o aquella que en su sillón por las tardes se la pasaba viendo las novelas, aquella que con su dulzura te preguntaba “a qué te dedicas muchacho” aquella a la que besábamos sus grietas en la cara, una figura muy especial perfectamente dibujada muy a la mexicana.

Claro que hay mucha gente a la que le gana el complejo como al político Fernández Noroña, quien criticó Coco por ser una película manipuladora, claro que lo dije con un rollo de papel de esos que se usan en los dispensadores de baños de tiendas departamentales en la boca, por la sangre que le brotaba. No hay que confundir el no saber apreciar y reconocer un buen trabajo con el complejo personal.

Entre que es complejo personal o no, Hollywood vino a darle una temática diferente a la celebración del día de muertos, primero con “Spectre” del año 2015, en donde se hace la caracterización de los personajes del día de muertos con el toque especial de un festival tipo carnaval solo que en noviembre, enseguida la película de Coco (Socorro) en donde se toca el tema del día de muertos de forma más tradicional, el punto aquí es que de dos plumazos, o “guionazos” transfirieron a un lugar secundario el famoso Halloween ,fiesta tradicional en Estados Unidos.

A ese nivel manipulan los hollywoodenses las tradiciones, al punto de que en las escuelas públicas se salieron de la tradicional celebración haciendo un altar de muertos a pedir a los niños que fueran caracterizados del día de muertos. Saliendo de la escuela camino a la casa a “mija” le  gritaron dos niños desde un coche, “catrina”, los dos nos quedamos pensando qué era lo que habían gritado y volteamos, fue cuando dos niños la saludaron. Eso en mis apenas 52 años de vida no lo había vivido, no que nos gritaran, si no la celebración de manera diferente que se dio en la escuela, todo por dos  “hollywoodadas”, Spectre y Coco.

 

Don julio, hablemos de política