lunes 18 de junio de 2018 | 08:06
Columnas

La mujer y sus espacios ganados. Cada día más importantes

mié 07 mar 2018 17:34
Foto propiedad de: Internet

                                                                                                                                                              

Tal vez, el origen de la lucha de las mujeres por sus derechos se haya iniciado cuando salieron a las calles de Nueva York para protestar   por las míseras condiciones laborales en 1857; una lucha larga que se recrudeció 54 años después, en 1911, cuando en un incendio de una fábrica de camisas en Nueva York. Un total de 123 mujeres y 23 hombres murieron.  Los responsables de la fábrica habían cerrado todas las puertas de escaleras y de las salidas.

Esto me recuerda el hecho de las seis trabajadoras de la empresa Coppel, que, en noviembre de 2010, murieron en un incendio ocurrido en una de sus tiendas en Culiacán. En ese evento, el director de Protección Civil dijo: “Fue imposible salvar a las trabajadoras por tanto humo y porque las cinco puertas estaban cerradas” .

A pesar de lo doloroso de todo ello, creo que es muy importante la evolución de su lucha:

En el mundo entero, la mujer cada vez logra mayores espacios que contribuyen a la transformación. No les ha sido fácil. Esas cadenas machistas que aún persisten, con esfuerzo, inteligencia y capacidad, las han ido reventando; por eso, gobierno y sociedad cada día les brinda mayores espacios para que se ejerzan a plenitud en el mundo.

Hablar de ellas, es hablar de quiénes constantemente luchan por la emancipación, en esta todavía sociedad con grandes vestigios patriarcales.

Por citar, en el siglo XlX, aun habiendo mujeres heroicas, las expresiones en torno a ellas, denigraban e insultaban su inteligencia. Personajes como Napoleón Bonaparte, y su 1.69 mts. de estatura, decía: “Las mujeres no son otra cosa que máquinas de producir hijos”. Esta expresión de Napoleón no era menos aberrante que la proferida por Oscar Wilde, acusado y condenado por “sodomía” en 1895, quien así se expresaba: “Las mujeres son un sexo decorativo. Nunca tienen nada que decir, pero lo dicen deliciosamente”.

Más acá, en tiempos más recientes, se notan los cambios y se reflejan en las expresiones, y qué mejor ejemplo que lo dicho por Gabriel García Márquez: “En todo momento de mi vida hay una mujer que me lleva de la mano en las tinieblas de una realidad que las mujeres conocen mejor que los hombres y en las cuales se orientan mejor con menos luces”.

En la historia del mundo, hay tantas grandes mujeres que este trozo de papel es insuficiente para enumerarlas. A pesar de ello, creo importante hacer referencia a las” 7 mujeres y el secreto de su grandeza”, libro de Eric Mataxas; donde el escritor revela, como estas mujeres: Juana de Arco, Susana Wesley, Hannah More, María Skobtsova, Corrie ten Boom, madre Teresa de Calcuta, y Rosa Parks, cambiaron el mundo de diferentes formas.

La perseverancia ha rendido sus frutos: en la sociedad contemporánea, el papel de la mujer es preponderante, tan es así, que según la revista Forbes, las 7 más poderosas del mundo son: Ángela Merkel, Theresa May, Melinda Gates, Sheril Sanberg, Mary Barra, Susan Wojcicki y Abigail Johnson.

En el universo corporativo, los signos son muy positivos; la revista Fortune, considera que son 7 las mujeres más encumbradas que han revolucionado al mundo: Indra Nooyi; Anne Mulcahy; Meg Whitman; Andrea Jung; Patricia Woertz; e Irene Rosenfeld y Oprah Gail Winfrey. Estas prestigiosas e influyentes damas están encargadas, como Directoras Ejecutivas, en consorcios dedicados a diversos rubros, “de controlar miles y miles de puestos de trabajo repartidos por el globo terráqueo”.

Los esfuerzos de la mujer mexicana, también han sido muy fructíferos: en el 2017, la revista FORBES, seleccionó a siete como las más poderosas; todas ellas protagonistas en diferentes ámbitos de la vida de México:

Carmen Victoria Félix: quien por cuatro años, representó a México en apoyo al programa de aplicaciones espaciales de la ONU; Leticia Jáuregui: fundadora de una organización llamada Crea. Su fundación apoya a más de 16 mil mujeres emprendedoras y busca hacerlo con 30 mil más en varios estados de la república; Saskia Niño de Rivera: quien con su proyecto de vida llamado Reinserta, ayuda a que los niños que viven en prisión con sus madres crezcan y se desarrollen bajo las mismas condiciones que los niños de su edad tienen fuera de la cárcel; Daniela Liebman: es considerada la pianista más joven en la historia de México que haya tocado con una orquesta. A los 14 años, tocó con la Orquesta Rachmaninov del Kremlin de Moscú y debutó en el Carnegie Hall acompañada de la Park Avenue Chamber Symphony y Mayra González: actual presidente y directora general de Nissan Mexicana, y Vanessa Rubio, hoy ex subsecretaria de Hacienda y Crédito Público.

Éstas siete mujeres, entre muchas más, han dejado huella en sus familias, colaboradores, beneficiarios de sus proyectos, alumnos y seguidores.

Después de este humilde breviario en reconocimiento a la mujer en el que resalta su inteligencia, capacidad, eficiencia, honestidad, compromiso y generosidad; tenemos que reconocer que cada día es más necesaria su participación en los temas que agravian a la sociedad, incluyendo a los relacionados con la transparencia y combate a la corrupción.

En Sinaloa, la opacidad, corrupción e impunidad, han sido flagelos que se han venido arrastrando. Los gobiernos anteriores decían combatirlos sin presentar resultados: algunos no hicieron nada, otros, muy poco, unos más solo simularon y hubo hasta quien los fomentó.

Los puestos de gobierno creados para prevenir e interceptar la corrupción, así como aquellos para corregir y sancionar, eran concedidos al “Club de Tobi”; hoy, este gobierno en estricto reconocimiento a su inteligencia, honestidad y capacidad, ha otorgado esas áreas a la mujer. Se ha rodeado de 7 de ellas para conformar un frente anticorrupción.

En un serio propósito de luchar contra la corrupción e impunidad, el Ejecutivo y Legislativo, de alguna manera, han delegado a esa septena de mujeres la responsabilidad de ser las partícipes directas de vigilar que la transparencia se acate, tanto en información, como en uso, distribución y aplicación de los recursos económicos:

María Guadalupe Yan Rubio: secretaria de Transparencia y Rendición de Cuentas. Emma Guadalupe Félix Rivera: Auditora Superior del Congreso del Estado; María Chaidez Zepeda: Magistrada Anticorrupción del Estado; Reyna Angulo Valenzuela: Vicefiscal especializada en combate a la corrupción; Rosa del Carmen Lizárraga Félix; titular de la Comisión Estatal de Acceso a la Información Pública; Emma Karina Millán Bueno: presidenta de la Comisión de Fiscalización del Congreso del Estado y Margarita Villaescusa Rojo: presidenta de la Comisión de Hacienda del Congreso del Estado.

Ya están en operación las siete protagonistas. Son ellas las que patrullarán, harán rondines y vigilarán los dineros públicos para evitar la “delincuencia de cuello blanco”. La jornada es dura, pero no imposible.

Es cierto que la corrupción acoge a cualquier persona sin distinguir su naturaleza, clase social o nivel educativo, y también los es, que ésta no es un tema de género; a pesar de ello, no comparto la perspectiva de Julie Katzman, vicepresidenta ejecutiva del Banco Interamericano de Desarrollo, quien desmitifica la visión sexista de que las mujeres son menos corruptas que los hombres. La apuesta del gobierno sinaloense por ellas, es testimonio fiel de que sí confía.

Esperamos que sean las más fieles y severas guardianes del patrimonio de los sinaloenses; que cumplan con su obligación, y por supuesto ejerzan las facultades que la ley les otorga: la de sancionar y castigar.

Esta encomienda, son puntos buenos para todas. En Sinaloa, hoy son 7, mañana serán más o serán menos. Su desempeño dará la pauta para la suma o resta. Yo, también apuesto por ellas.

¡Felicidades a todas las mujeres del mundo!