martes 18 de septiembre de 2018 | 03:26
Columnas

¿Por qué ha fallado la política de seguridad pública?

@CJVilalta mié 28 feb 2018 13:54
 La seguridad pública no es materia de experimentos.
La seguridad pública no es materia de experimentos.
Foto propiedad de: Internet

El problema de la (in)seguridad pública lo podemos entender, en parte, si enlistamos algunos de los fallos que ha tenido como política pública. Los fallos no son sólo por la debilidad de las instituciones del sector, sino que hay “fallos de concepto” en la estrategia en general. Estos fallos son los que anteceden a todos. Si el fallo se presenta en el plano estratégico, no es lógico ponernos esperar efectos materiales positivos de esta política.

Mi intención con esta nota es simple: quiero persuadir al lector de que estos fallos representan oportunidades de mejora y discusión para las políticas que vienen el año entrante y que esperemos no sean una continuación de las mismas. Ojalá se use la inteligencia que tenemos ahora para mejorar esta política.

Los fallos son, a mi mayor entender, al menos seis: La política de seguridad no es únicamente una política estructural (ej. de problemas profundos históricos como la discriminación). Tampoco es una política de pocos instrumentos y/o balas de plata (ej. de reformas legales y nuevas leyes). Tampoco es de efectos simples (ej. pensar que si aumentamos en “X” la inversión, reduciremos en “Y” el delito). Tampoco debería ser una política con estándares rígidos (ej. hay que saber delegar el diseño, financiamiento y evaluación al nivel local). Tampoco debe entenderse y operarse como una política mediática (ej. la ilusión de que la percepción y la realidad son manipulables, por ejemplo, en materia de homicidios). Finalmente, la seguridad pública debe verse como una política de fluctuaciones (ej. siempre hay picos altos y bajos de delincuencia que no se deben al azar).

Esta última idea debe quedar bien clara: la política de seguridad no es únicamente una política que requiere grandes innovaciones ni martillazos estructurales; es una política que se sostiene por inteligencia, precisión y acciones coyunturales eficaces. Es decir, empecemos por discutir y corregir los errores pasados y no inventemos estrategias sin probar. La seguridad pública no es materia de experimentos.