viernes 22 de junio de 2018 | 02:28
Columnas

Sismo en México, ¿irracional enojo contra las instituciones de gobierno?

@CPJannyBarrera dom 18 feb 2018 11:47
¿Qué pasa con todo lo recaudado, monetaria y materialmente? ¿Dónde quedó toda esa ayuda?
¿Qué pasa con todo lo recaudado, monetaria y materialmente? ¿Dónde quedó toda esa ayuda?
Foto propiedad de: Internet

En estos momentos de crisis en todos los aspectos del país que estamos viviendo, debemos hacer una reflexión sobre nuestro sentido humanitario, debemos cuestionar nuestro comportamiento humano, no es posible, que personas insensibles estén a cargo de instituciones que son para servir al pueblo. A lo largo de toda mi vida, he ido cambiando mi manera de pensar por las cosas que he vivido, en carne propia o a través de terceros, me gusta platicar con las personas de todas partes del mundo y es impresionante la manera en que nos dejamos llevar por lo que leemos o escuchamos en los medios de comunicación oficiales o los más vistos a nivel mundial. Platicando directamente con los habitantes de X parte del mundo puedes darte una idea de la realidad  de manera más objetiva, por ejemplo la idea generalizada de que el mexicano es un sombrerudo en huaraches súper flojo que anda a caballo, es tan falsa como decir que todos los gringos son millonarios, exitosos y delgados, como de películas de Hollywood.

Todo esto sale a colación, porque las noticias que leemos nos cuentan una realidad la mayoría de las veces distorsionada, dependiendo de lo que convenga a las personas que manejan el poder, en este caso particular de México, es cada vez más notorio que nos quieren seguir vendiendo ideas totalmente opuestas a la realidad, gracias al internet y a personas dispuestas a ser honestas consigo mismas, hemos podido alertar de este atropello a nuestro derecho de ser informados con veracidad sobre las diferentes situaciones que vivimos día a día.

En plena conmemoración del fatal sismo de 1985 donde se perdieron tantas vidas y donde miles de familias sufrieron la pérdida de sus hogares completamente y literal, nuestros hermanos mexicanos revivieron el horror nuevamente el 19 de septiembre de 2017, temblor que causo mayores estragos que el del día 7 de esa misma fecha, pues bien, en esos momentos de desgracia para el pueblo de México, la mayoría nos unimos, desde nuestras diferentes capacidades para ayudar, gente de todo el mundo se sumó para ayudarnos a rescatar y a reconstruir las diferentes ciudades que se vieron afectadas por la furia de la naturaleza. Pudimos sentir la unión y el cariño que se tiene por nuestro pueblo, trabajando y cooperando en favor de las personas en desgracia, de diferentes partes del mundo.

Pero y ¿qué pasa con todo ese esfuerzo que se realizó de manera tan humanitaria, con ciega confianza en que nuestros hermanos en desgracia recibirían nuestro apoyo? ¿Qué pasa con todo lo recaudado, monetaria y materialmente? ¿Dónde quedó toda esa ayuda? Tenemos que recordar que por más que le busquemos, si no tenemos personas de confianza en las Instituciones de Gobierno, de nada vale el esfuerzo de todos por cumplir a cabalidad con nuestras aspiraciones de llegar a ser un país de oportunidades, con igualdad para todos y con una justa distribución de la riqueza, lo hemos podido constatar en miles de ocasiones que los mexicanos y mexicanas somos una población de las más felices, hospitalarias y bondadosas del mundo, que somos de nobles sentimientos y humanitarios, entonces otra duda me surge: ¿Por qué tenemos un gobierno tan deficiente? ¿Por qué nunca nos hemos dado a la tarea a que personas como tú y como yo sean quienes nos representen? ¿Qué más necesitamos vivir para apoderarnos de nuestro propio gobierno?

Estoy de acuerdo que alguien tiene que dar ese primer paso, tenemos a un pueblo entero en desgracia esperando a que esa ayuda llegue a sus manos, no como dádivas, ni como una limosna de un gobierno paternalista, no, para nada, eso debemos borrarlo de nuestra mente, es una ayuda que la está brindando tu hermano mexicano, tu sangre mexicana, y personas nobles a nivel mundial que nos aman porque somos un país que nos hemos ganado el respeto del mundo. Es tan impresionante ver, sentir y vivir que a pesar de todo nunca hemos dejado nuestro lado positivo, nuestra característica principal de ver a todo lo bueno, lo alegre, lo que nos hace vibrar, aun y cuando se trata de la misma muerte. ¿Qué sería sin el humor del mexicano? Bueno esa es una pregunta que también me he hecho un par de veces, que nos hace ser tan unidos, como podemos amar tanto a nuestra bandera, a nuestro pueblo, a nuestra raza, y al mismo tiempo odiarla cuando nos vemos envueltos en casos de robos, inseguridad, violencia, feminicidios, asesinatos, por qué  hemos llegado hasta este punto donde ya no se puede más.

Tenemos que encontrar soluciones y en primer lugar es poner a personas honestas con vocación de servir en los puestos clave, para que nos puedan atender y entender en nuestras necesidades, personas que no sientan la necesidad de corromperse por un cáncer difícil de erradicar, la corrupción e impunidad, no es posible que no llegue la ayuda a las personas que lo necesitan por perderse en los bolsillos de gente sin conciencia toda la ayuda que se recibe y todas las partidas que existen que están destinadas a los desastres naturales y también, por qué no decirlo, a la corrupción de nuestros hermanos que por unos pesos, se hacen de la vista gorda cooperando de esta forma a que la desgracia de la naturaleza se intensifique por no cumplir con los requisitos que nos piden los de obra pública, protección civil y todas las instituciones involucradas para brindar seguridad.

El pueblo de México y en especial nuestros hermanos afectados, claman justicia y lo más triste es que algunos de ellos ya ni siquiera lo intentan, después de tantos años viviendo en la desesperanza olvidaron que México es de los mexicanos y no de grupos enfermos de poder, familias que se sienten dueñas de los recursos públicos, sintiéndose superiores por haber nacido dentro de ese ambiente corrupto, olvidando desde pequeños que en donde verdaderamente nacieron, es dentro de las peores familias que deberían de ser sometidas a la inhabilitación política y señaladas por generaciones por tantos y tantos actos aberrantes en contra de todo un pueblo. ¿En algún momento crees que sienten remordimiento de haber mal gastado los recursos públicos, en cosas totalmente distintas del fin para el que fueron creados? La verdad yo no.

Busquemos la mejor manera de obligarlos a que así lo hagan, tomemos el control de las cosas y hagamos la parte que nos corresponde, con toda la fuerza que nos caracteriza, solo tenemos que canalizarla para que seamos un país grande y de honor, que dejemos de ser un país gobernado por corruptos, opresores e impunes. Hagamos en estos momentos un acto de conciencia colectivo y no dejemos que sigan engañándonos una vez más, dejemos de leer a los medios oficiales y confiemos más en nuestro propio criterio, hay comunicadores honestos, críticos y con las ganas de cambiar el rumbo de México, busca y comparte sus notas, apoya el periodismo honesto, porque es el que sufre más ataques por parte del sistema, no dejemos que sigan haciendo de las suyas y obliguemos a las instituciones a cumplir con su labor, nuestros hermanos en desgracia lo reclaman.

Janny Barrera

@CPJannyBarrera