miércoles 24 de abril de 2019 | 08:06
Columnas

Encuesta de Reforma: ¿la bala de plata que mata a López Obrador?

@FedericoArreola jue 15 feb 2018 05:37
Sabíamos que metería en serios problemas a López Obrador una encuesta de Reforma, el diario más prestigiado de México, que lo pusiera con poca ventaja sobre Ricardo Anaya
Sabíamos que metería en serios problemas a López Obrador una encuesta de Reforma, el diario más prestigiado de México, que lo pusiera con poca ventaja sobre Ricardo Anaya
Foto propiedad de: Internet


Encuesta de Junco de la Vega

El noviembre del año pasado, en la encuesta de preferencias electorales de Reforma tenía Andrés Manuel López Obrador 12 puntos de ventaja sobre Ricardo Anaya.

Este febrero, en la misma encuesta AMLO solo supera a Anaya por 8 puntos.

Meade, que se veía debilitado en noviembre del año pasado, en la encuesta de febrero de 2018 está de plano destruido: apenas con 14% de las preferencias.

Esta es una encuesta que no solo moverá la agenda política en México, sino que fortalecerá dos percepciones. Así de influyente es el diario propiedad de Alejandro Junco de la Vega. Estas son las percepciones que consolidará:

1. Meade no tiene posibilidades de ganar.

2. Solo es cuestión de tiempo para que Anaya, con el voto de simpatizantes de Meade —y de los pocos que aún creen en Margarita Zavala—, rebase a López Obrador.

La bala de plata

El 19 de junio de 1767, en el Monte Mouchet, Jean Chastel mató a la Bestia de Gévaudan con las balas de plata que fabricó después de fundir algunas medallas de la Virgen María.

Desde entonces, como todo el mundo sabe, las balas de plata son utilizadas para para acabar con los hombres lobos, las brujas y otras criaturas fantásticas, según la información que da Wikipedia.

El legendario AMLO

Andrés Manuel cae en la categoría de las criaturas fantásticas, es decir, legendarias, indestructibles por sus enemigos si estos no recurren a las balas de plata.

No es fácil conseguir verdaderas balas de plata. Alguna aparecería capaz de golpear fuertemente a López Obrador, pero hasta hoy 15 de febrero nadie la había disparado.

La encuesta de Reforma puede ser esa bala de plata que acabe, en mi opinión por las malas, con AMLO. Tristemente creo que de eso trata todo este argüende estadístico.

 

Andrés Manuel ha superado todos los ataques:

√ Calumnias contra sus hijos, como las del periodista Raymundo Riva Palacio.

√ Encuestas cuchareadas, como las que presume el candidato del PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya.

√ El cascajo que él mismo ha aceptado, como el apoyo de Elba Esther Gordillo, Napoleón Gómez Urrutia, la CNTE, Lino Korrodi, Gaby Cuevas, Carlos Lomelí y tantos otros impresentables de la política mexicana.

√ Acusaciones, como las de Miguel Ángel Yunes, de que el candidato de Morena ha sido financiado por Javier Duarte.

El poder de Reforma

Sabíamos que metería en serios problemas a López Obrador una encuesta de Reforma, el diario más prestigiado de México, que lo pusiera con poca ventaja sobre Ricardo Anaya.

Los estudios demoscópicos del periódico de Alejandro Junco de la Vega son tan influyentes que, cuando se divulgara el primero de 2018, inevitablemente iba a reforzar las percepciones o, de plano, iba a cambiarlas.

Hasta el momento, Ricardo Anaya y el PAN han tenido éxito parcial en algo en lo que han fracasado totalmente José Antonio Meade y el PRI: difundir la idea de que el panista va en segundo lugar en las encuestas.

En mi opinión no es así, ya que en las encuestas en las que más confío, las de México Elige que publica SDP Noticias, la segunda posición es de Meade. Pero la percepción generalizada no coincide con nosotros.

Debe admitirse que Anaya ha hecho muy buen trabajo: se las arregló para que el PAN contratara a Jorge Buendía, el encuestador del peri´lodico El Universal, y logró que en los últimos días de las precampañas otra casa encuestadora conocida, Mendoza Blanco y Asociados, difundiera números que lo ubican casi en empate técnico con AMLO y, desde luego, muy arriba del candidato del PRI.

Nadie le creyó a Anaya y al mencionado encuestador lo del empate con Andrés Manuel.

Pero la encuesta de Reforma es otra cosa. Sí va a servir, lamentablente, para convencer a muchos de que AMLO está, poco a poco, siendo alcanzado por Anaya.