sábado 26 de mayo de 2018 | 08:42
Columnas

Seis segundos de machismo en el ciclismo de Colombia; una precampaña machista en México

@FedericoArreola mié 14 feb 2018 02:32
“El video que resume el patriarcado en seis segundos”, dijo la prensa española al difundir las imágenes de Urán al ser besado por la edecán
“El video que resume el patriarcado en seis segundos”, dijo la prensa española al difundir las imágenes de Urán al ser besado por la edecán
Foto propiedad de: Internet



Rigoberto Urán, colombiano, quedó en segundo lugar en el pasado Tour de Francia. No hay duda de que él es un ciclista de altísimo nivel. 

Ahora, en su tierra, quedó tercero en la carrera “Colombia Oro y Paz”. Para nada una mala posición.

A la hora de la premiación, la edecán que entregaba algunos de los reconocimientos, olvidó darle un beso al mencionado ciclista.

Urán, autoritario, exigió a la mujer que volviera y le diera la caricia. Después, en sus redes sociales el ciclista presumió su hazaña: “ Mija venga que el pico también es para el tercero!”.

En Colombia el incidente fue celebrado como una puntada de muy buen humor de Rigoberto Urán.

En España, donde el deportista es conocido, lo que Urán hizo fue criticado como un terrible acto de machismo.

“El video que resume el patriarcado en seis segundos”, dijo la prensa española al difundir las imágenes de Urán al ser besado por la edecán.

En México, en una sola precampaña presidencial, hemos exhibido nuestro atraso en la materia.

Todos los reflectores, desde los “destapes” de los candidatos del PRI, del PAN y de Morena, han sido para ellos.

La cuarta participante, que podría crecer muchísimo si los medios volvieran a fijarse en ella, pasó inadvertida durante todo el periodo de las precampañas.

Pareciera que todos estamos satisfechos con solo tener que elegir entre tres opciones: AMLO, Meade y Anaya.

Es que, ignoramos a Margarita Zavala en vez de elogiarla por el hecho de que, sin estructuras ni apoyos económicos sobresalientes, haya dedicado todos estos meses a buscar un millón de firmas para registrarse como candidata independiente a la Presidencia de la República.

Ya tiene las firmas, estará en la boleta. Pero, durante la campaña, no contará con presencia en la TV. Es decir, jugará en desventaja, lo mismo que los otros aspirantes independientes, pero estos últimos (Jaime El Bronco Rodríguez y Armando El Jaguar Ríos Piter), por la popularidad que han exhibido en las encuestas no se han ganado el derecho a que se hable de ellos.

Margarita sí puede estar en la competencia. Antes de abandonar el PAN expulsada por las malas mañas de Ricardo Anaya, ella estaba muy cerca de López Obrador en las encuestas.

De hecho, Anaya jamás ha podido estar, en las encuestas serias, al nivel que llegó a alcanzar Margarita.

¿Por qué todos ignoramos durante la precampaña a la señora Zavala? En primer lugar, porque no terminamos de hacernos a la idea de que hay opciones polìticas más allá de los partidos. En segundo, por machismo.

Si El Bronco o Ríos Piter tuvieran los números de Margarita en las encuestas, entusiasmarían a los medios de comunicación mexicanos. Pero ella es ignorada, a pesar de que es la única independiente que puede crecer.

Es la triste situación de las mujeres en nuestro país: por el simple hecho de serlo no les prestamos atención cuando incursionan en algo que, para muchos, es terreno exclusivo de los hombres: la lucha por el poder.

Ojalá el INE se ponga las pilas y encuentre la manera de darle a Margarita —y a los otros independientes, pero sobre todo a ella que es la fuerte— condiciones de equidad para poder competir con los grandes partidos, que no tienen por qué monopolizar las posibilidades de triunfo electoral.