martes 16 de octubre de 2018 | 04:11
Columnas

En EU le dan el gane a la oposición

@rickypedraza mié 14 feb 2018 10:13

Según lo que declara Daniel Coats, el voto en México se dará más por el cansancio de la gente hacia lo que se hace ahora que por las propuestas de los opositores.
Según lo que declara Daniel Coats, el voto en México se dará más por el cansancio de la gente hacia lo que se hace ahora que por las propuestas de los opositores.
Foto propiedad de: Internet

El director nacional de Inteligencia del Gobierno de los Estados Unidos, Daniel Coats, ve probable que el PRI pierda las elecciones del 2018 en una declaración que dio al Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos. Coats señala:  “Una característica clave del entorno político de América Latina durante el 2’18 es, casi con certeza, la frustración de la población que ve en sus países un bajo crecimiento económico, escándalos de corrupción y la actividad delictiva endémica en algunos países”.

Dentro de sus declaraciones indica que las elecciones presidenciales en México y Colombia están dándose en un tiempo donde el apoyo y la confianza hacia los partidos políticos tradicionales y hacia las instituciones gubernamentales está en mínimos históricos. Por esto mismo, los candidatos que no son los de los partidos tradicionales se vuelven más atractivos.

Lo que afecta es la frustración

Coats declara que aunque el gobierno actual tiene fundamentos económicos sólidos pero la incertidumbre sobre las relaciones comerciales afectan al pensamiento del electorado mexicano. En su declaración, señala que la migración mexicana a los Estados Unidos ha sido negativa en los últimos años, pero que ésta podría aumentar si no se encuentran oportunidades económicas en el país.

La frustración del pueblo mexicano hacia lo que han hecho sus instituciones, los indices de criminalidad en diversas partes del país, los actos de corrupción de políticos que pertenecen a diferentes partidos políticos hacen que los mexicanos estén pensando en otra alternativa.

Según lo que declara Daniel Coats, el voto en México se dará más por el cansancio de la gente hacia lo que se hace ahora que por las propuestas de los opositores.

 

“El gobierno mexicano ha hecho un lento progreso para la instrumentación de las reformas de la aplicación de la ley, y continuará respaldándose en las fuerzas militares para contrarrestar el narcotráfico”, declaró Coats.

¿Cuál debería de ser la estrategia de los partidos para lo que resta de campaña?

El argumento de que AMLO es un peligro para México va perdiendo validez. Su campaña ha sido más matizada en el hacer acuerdos y dar propuestas. Muchos personajes políticos de otras ideologías y de otros partidos se han unido a su movimiento por diversas causas, ya sea de convencimiento o de conveniencia.

Panistas como Roberto Gil Zuarth se replantean las posibilidades de victoria de Morena y buscan un foro para poder sentarse con López Obrador para empezar a ver qué acciones se tienen que hacer para ayudar al país. ¿Estará poniendo sus barbas a remojar el ex presidente del Senado?

¿Qué pueden hacer los partidos tradicionales ante esto? ¿Cómo puede el PRI quitarse el sello que lo persigue? ¿Cómo puede convencer Ricardo Anaya de que él es el bueno?

La historia se repite

Ya lo vimos en Inglaterra con su salida de la Unión Europea, con los franceses que votaron por el candidato que no tenía partido, con los estadounidenses que votaron por Trump. Los votos que se dan ahora son los del cansancio. No significa que las propuestas de los candidatos de oposición no son buenas o mejores que las del partido en el poder, pero sí tienen ayuda del sentimiento de la gente que ya se cansó de lo mismo y busca algo diferente. Está en las manos de esos “diferentes” que el cambio forme parte de un sistema que busque mejorar al país y no solo sea el llegar a la presidencia sin tener un plan para lo que sigue, no solo en los próximos 6 años , sino en muchos más.

La percepción de lo que ve Estados Unidos es importante pues es lo que se ve de fuera, nosotros que estamos adentro ¿cómo vemos lo que dicen los de afuera?