sábado 26 de mayo de 2018 | 08:42
Columnas

En contexto. La desocupación y la propaganda electoral

@lusacevedop mié 14 feb 2018 08:19
mientras el desempleo en el cuarto trimestre del año pasado significó 3.44 por ciento de la PEA, el subempleo representó 7.06 por ciento
mientras el desempleo en el cuarto trimestre del año pasado significó 3.44 por ciento de la PEA, el subempleo representó 7.06 por ciento
Foto propiedad de: Internet

En materia de empleo todo depende de cómo se quiere abordar y en qué posición nos podemos encontrar.

Así, no es lo mismo para quien se incorpora al mercado de trabajo que para quien carece de una fuente segura de ingresos o para quien dispone de un empleo, pero le resulta insuficiente para cubrir sus necesidades y peor para quien carece de alguna fuente salarial segura.

En ese sentido el INEGI presentó el resultado de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) correspondiente al cuarto trimestre de 2017 en el que se indica que la Población Económicamente Activa (PEA) asciende a 52.9 millones de personas y de este universo, solamente 3.44 por ciento están desocupados en nuestro país.

El dato, que según la estadística es la más baja desde 2005, políticamente será explotada especialmente de cara al proceso electoral que vivimos, pero que a lo mejor contrasta con lo que percibimos, escuchamos o lo que vivimos.

Pero si lo vemos desde la otra cara, la de la desocupación, que contempla a las personas que no trabajaron o que desarrollaron alguna actividad en el periodo del levantamiento de la encuesta, tenemos a un millón 830 mil 793 personas, si bien observamos una reducción de 0.2 puntos a tasa anual.

Desde la perspectiva de la población subocupada, que tiene necesidad y está disponible de trabajar además de contar con un empleo remunerado, llegó a 3.6 millones de personas, que representa el 6.9 por ciento de la PEA.

Hasta aquí, ¿qué nos dice la estadística?

Que mientras el desempleo en el cuarto trimestre del año pasado significó 3.44 por ciento de la PEA, el subempleo representó 7.06 por ciento, lo que de entrada nos indica que a los trabajadores no les alcanzan sus ingresos y que el mercado laboral enfrenta un serio problema en el que la fuerza de trabajo, no obstante ser altamente productiva y competitiva, no alcanza a satisfacer sus necesidades básicas y tiene que trabajar más para intentar, cuando menos, el equilibrio.

Pero también, en el último trimestre de referencia todas las modalidades del empleo informal consideraron a 14.2 millones de personas, lo que representa un crecimiento de 0.1 puntos porcentuales respecto del tercer trimestre de 2017.

El problema es muy grave si consideramos que las mujeres representan el 38.18 por ciento de la población económicamente activa y que, en muchos casos, además de trabajar horas extras se desempeñan como amas de casa, madres, enfermeras y esposas, actividades adicionales no siempre remuneradas.

Además, el trato es muy desigual en el país ya que los estados con tasas más altas de desocupación fueron Tabasco con 6.9 por ciento, Ciudad de México y Querétaro con 4.6 por ciento, le sigue Baja California Sur con 4.1 por ciento, además de Estado de México y Tamaulipas con 4.0 por ciento, entidades que son centros de interés e influencia política de cara a las elecciones del 1 julio.

@lusacevedo