jueves 24 de mayo de 2018 | 02:41
Columnas

Mikel Arriola y AMLO

@HECavazosA mar 13 feb 2018 21:35
López Obrador, en reiteradas ocasiones, ha manifestado exactamente lo mismo que declaró Arriola.
López Obrador, en reiteradas ocasiones, ha manifestado exactamente lo mismo que declaró Arriola.
Foto propiedad de: Internet

Tremendo revuelo causaron las declaraciones vertidas por el candidato del PRI a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México en relación con su postura respecto a las familias homoparentales y el uso recreativo de la mariguana. El otrora director del Instituto Mexicano del Seguro Social dejó muy claro que se opone a que los matrimonios homosexuales adopten y a que los ciudadanos consuman cannabis con fines lúdicos.

Lo anterior se antoja como un afán suicida de boicotear su propia candidatura, puesto que la CDMX brilla y se distingue del resto de las ciudades de México y el mundo, por ser de vanguardia, por sus leyes progresistas y sus habitantes, que en su mayoría han demostrado ser liberales y entusiastas de la igualdad. No por nada, la capital de la República ha sido gobernada desde 1997 y de manera ininterrumpida por partidos de izquierda. Por consiguiente, el planteamiento de Arriola Peñalosa causó indignación entre muchos grupos izquierdistas de la ciudad.

Sin embargo, como ya se ha dicho, el esbozo conservador realizado en el cierre de precampaña del aspirante tricolor al Ejecutivo capitalino tiene mucho más de estrategia política que de ideología. No cuesta mucho trabajo leer entre líneas; detrás de sus declaraciones hay flirteo a los sectores conservadores y de derecha de la ciudad, que no han logrado identificarse con Alejandra Barrales. Arriola le apuesta y apela a capitalizar el voto de esa gente que simplemente no encuentra en la coalición conformada por el PRD, Acción Nacional y Movimiento Ciudadano una proyecto que los anime o los encante para dar el voto.

Y sí. La propuesta de Mikel Arriola es falaz e ilegal, pues propone someter los temas controversiales a consulta popular. Esto último no tiene sustento jurídico, pues los derechos en cuestión además de ya haber sido adquiridos y conquistados, los mismos se encuentran ampliamente reconocidos en la novísima Constitución Política de la Ciudad de México. No obstante esto último, en las campañas, el que sabe que no tiene nada que ganar ni que perder, puede prometer la multiplicación de los panes y los peces sabiendo que jamás tendría que enfrentarse a las consecuencias que esto supone.

Ahora, lo que resulta curioso es que muchas de las personas que se mostraron inconformes e indignadas por las manifestaciones del candidato priista al Gobierno de la Ciudad de México son militantes del Movimiento Regeneración Nacional, partido propiedad del pronto tres veces candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador. Y digo curioso, por no decir esquizofrénico, ya que la proposición de Mikel Arriola no se distingue en nada a lo que AMLO ha propuesto cuando le tocan los mismos temas polémicos.

López Obrador, en reiteradas ocasiones, ha manifestado exactamente lo mismo que declaró Arriola: que en cuanto a los matrimonios homosexuales, las familias homoparentales, el aborto, en caso de llegar a ser Jefe de Estado, sometería estos temas delicados (sic) a una consulta popular. Lo anterior, en palabras del tabasqueño, para no ofender a nadie, puesto que, según él, representa a católicos y evangélicos. Lo que es falso, pues sabemos que cuando gobernó el Distrito Federal, los proyectos de ley relativos a los derechos mencionados se quedaron congelados, y no hubo ni consulta ni debate sobre el tema. Fue durante la gestión de Marcelo Ebrard cuando se materializaron estas garantías.

Hoy Mikel Arriola tiene entre la espada y la pared a AMLO, quien representado por Claudia Sheinbaum contiende igualmente por la jefatura de gobierno de la Ciudad de México. Nadie en MORENA puede criticar lo propuesto por el priista, puesto que Andrés Manuel siempre lo ha propuesto. En los mismos términos, con las mismas palabras.