domingo 20 de mayo de 2018 | 09:05
Columnas

Reforma Educativa: El Acuerdo del Magisterio con AMLO

@jcma23 lun 12 feb 2018 16:18
AMLO y su proyecto de acuerdos  con el magisterio
AMLO y su proyecto de acuerdos con el magisterio
Foto propiedad de: Internet

 

Durante este fin de semana recibí, de maestras y maestros de distintos puntos de la República mexicana, a través de redes sociales, un texto sobre la convocatoria a participar en el Plan Educativo propuesto por Andrés Manuel López Obrador. Considero que resulta interesante analizar el significado de la propuesta de Acuerdo-convocatoria contenida en ese texto, sobre todo en este contexto de precampañas políticas.

En el encabezado del documento aludido se señala lo siguiente: “Este es un primer documento para convocar al magisterio nacional, a la elaboración de un Plan Educativo, con la intervención de los padres de familia y las futuras autoridades del gobierno democrático de México:

Acuerdo para la transformación de la educación en México y la defensa de los derechos plenos de los maestros.”

 

En algunos de los puntos de la presentación se anota lo siguiente:

“I. La sociedad reclama una transformación verdadera del Sistema Educativo Nacional para lograr de una vez por todas, la cobertura total de la demanda y políticas públicas que garanticen el desarrollo integral de todas las personas.”

II. La crisis y el deterioro de valores y de principios que sufre el país, requiere repensar la educación, el papel que le hemos asignado a la escuela y los nuevos compromisos que como familias y ciudadanos debemos plantearnos.

III. En el centro de esta crisis se encuentra el abandono del gobierno hacia las maestras y maestros de México, quienes han caído en el desánimo y el desencanto, al no reconocerles su misión de Estado y sentirse al margen del compromiso de las autoridades federales.”

En el cuerpo del documento, es decir, en la sección de Acuerdos, se señala lo siguiente en caso de que AMLO gane las elecciones de este año (por su importancia, reproduzco el texto completo):

“1. Dar marcha atrás a la Reforma Educativa enviando al Congreso de la Unión, un nuevo proyecto de Ley del Servicio Profesional Docente, que tal como la Constitución establece, respete y garantice los derechos laborales y gremiales, las plazas de base del magisterio, dé certidumbre en el empleo y reconozca la carrera sindical como atributo de la gestión y desarrollo del sistema educativo.

“2. Reconocer y trabajar desde la Presidencia de la República con un sindicato progresista, diverso, democrático y comprometido a una plena rendición de cuentas, con la equidad, la calidad y la mejora continua de la educación, entendida como un derecho fundamental y un bien público. Un sindicato transversal cuya autonomía y autorregulación sea totalmente respetada, con capacidad de propuesta y negociación en el ámbito laboral, educativo profesional.

“3. Dentro de ese Proyecto de Ley, eliminar la evaluación punitiva, el cese de las persecuciones y amenazas a las maestras y maestros por sus convicciones y derechos. Una ruta justa para su permanente desarrollo profesional, los maestros de México no rechazamos ser evaluados, ni a la aplicación de nuevas metodologías y entornos de aprendizaje y obviamente estamos a favor de mejorar la calidad de la educación. Lo que nunca aceptaremos es el uso de la supuesta evaluación como mecanismo intimidatorio y represivo, violatorio de nuestros legítimos derechos laborales.

“4. Respeto irrestricto a una relación bilateral y paritaria en la negociación laboral y salarial.

“5. La recontratación inmediata de los maestros y maestras cesados por no aceptar una evaluación punitiva.

“6. Los maestros se comprometen a participar en un proceso de permanente y profunda transformación del sistema educativo donde las niñas y niños siempre estén primero.

“7. Los maestros se comprometen a continuar con los programas iniciados a finales del siglo XX para consolidar en los estudiantes la lectura de alto desempeño, el pensamiento matemático complejo, la visión científica del mundo orientada a la solución de problemas y conflictos, la solidaridad social y el cuidado del medio ambiente. Así como acrecentar los programas de habilidades digitales, del idioma inglés como segunda lengua obligatoria instauradas desde 2010, logrando con esto un perfil autónomo del estudiante en la sociedad del conocimiento, que nos inserte como ciudadanos globales; ser ciudadanos del mundo sin perder nuestra identidad, nuestras raíces, nuestros sueños y nuestros valores. Ninguna innovación que ha presumido el actual gobierno como propia, le pertenece. Se ha apropiado ilegítimamente del esfuerzo de generaciones enteras, con una intensión propagandística y mezquina.

“8. Revivir el federalismo educativo como única vía para involucrar de manera responsable a los tres niveles de gobierno, a la sociedad y a los mismos estudiantes. Federalismo que fue destrozado por el actual gobierno y su visión centralista de la historia.

“9. Recuperar la confianza y el nivel de vida de los maestros que entregaron su vida al servicio de la educación y que se han jubilado sin recibir la pensión que merecen. La corrupción ha destrozado al instituto que tanto costó a los maestros construir: el ISSSTE; no más falta de medicamentos, nunca más hospitales abandonados y en ruinas; nunca más médicos sobre explotados y poco reconocidos. La seguridad social es un derecho no una dádiva del gobierno.

“10. La falsa reforma educativa fue acompañada de un detrimento de la tercera parte del presupuesto educativo; no existe mejor inversión que la educación. Recuperaremos un presupuesto en permanente crecimiento y será ejercido con absoluta honestidad. Para cumplir con estos acuerdos, será urgente e indispensable acercarnos y comprender las nuevas exigencias de la sociedad y el saber humano; rescatar el espíritu normalista del magisterio como profesión de Estado y social, porque los maestros siguen siendo los portadores de una misión nacional y representantes del Estado Mexicano, a pesar de los ataques del actual gobierno.”

Al final del documento aparecen los nombres, sin firmas,  y el lugar donde se suscribió el mismo: En la ciudad de Zacatecas, Zac., el 10 de febrero de 2018. Lic. Andrés Manuel López Obrador, Precandidato de la Coalición Juntos Haremos Historia. Prof. Rafael Ochoa Guzmán, Coordinador Nacional de Activismo Político en las Redes Sociales Progresistas Magisteriales. Prof. Víctor Manuel Fernández Andrade, Integrante del Movimiento Democrático Magisterial de Zacatecas.

La reacción de Mexicanos Primero…

Con el título: “El derecho a aprender de las niñas, los niños y jóvenes se cumple garantizando el derecho a aprender de los maestros”, “Mexicanos Primero”, organización de la sociedad civil que ha mantenido una posición exigente tanto con las autoridades educativas como con el magisterio, expresó hoy lo siguiente con respecto al Acuerdo del Magisterio con AMLO, a través de un comunicado (lo cual en sí mismo es noticia hoy):

“Reconocemos la precisión hecha por López Obrador, quien después de llamar a la “cancelación” de la Reforma Educativa sin explicar la vía para lograrlo, hoy especifica lo que desde sociedad civil hemos insistido: sólo puede hacerlo por la vía del Congreso de la Unión. La arenga sin fundamento impide la base para el diálogo. El que ahora deje en claro que su promesa se limita a una iniciativa de ley en la que se vote una nueva Ley General de Servicio Profesional Docente (LGSPD) fortalece nuestras instituciones, al tiempo que le da realismo y sustancia al debate.

“La educación de calidad en México es un derecho humano, así se encuentra consagrado en nuestra carta Magna y en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales del cual México es parte…

“La mejor manera de garantizar el derecho a aprender de la niñez y la juventud en México, siempre será defendiendo el derecho que tienen los maestros a ejercer su vocación en libertad. Las plazas no son un botín, como tampoco lo son las y los maestros en México. La evaluación de los maestros debe ser sólo una parte del ciclo de la política pública, en la que la información arrojada constituye material valioso para reforzar su formación inicial y continua, como una herramienta más que les permita confrontar y vencer las adversidades de su contexto. Garantizar este derecho es responsabilidad del Estado mexicano. Desde la sociedad civil velaremos porque se cumpla a plenitud, sin que por ello la solución sea regresar al pasado.

“Aplaudimos que el debate educativo se dote de contenido y deje de lado los pronunciamientos vagos y confusos, que en nada fortalecen a los docentes en el país. La ambigüedad no debe dar lugar al oportunismo electorero de nadie, asumiendo un supuesto interés que quienes nos remiten a la etapa más oscura del derecho a aprender de los niños en México.

“Como lo cita el Acuerdo referido: “no existe mejor inversión que la educación”; es verdad, pero bien vale la precisión: no cualquier educación. Sólo la educación de calidad cambia a México.” Hasta aquí el comunicado de la organización “Mexicanos Primero”.

Dos comentarios… Tal como lo expusimos en este mismo espacio:

1) “Pienso que lo que debe hacerse, en efecto, no es “borrón y cuenta nueva”, sino llevar a cabo una revisión a fondo del sistema educativo mexicano, y dentro de esa revisión, valorar la pertinencia o no de modificar los términos, no sólo de la Ley General del Servicio Profesional Docente, sino también de la Ley General de Educación, así como de la Ley del INEE y, por supuesto, evaluar los términos en que se modificó el Artículo 3 de la Constitución (sobre todo los términos de “Calidad Educativa”, “Evaluación Educativa” e “Idoneidad” del trabajo docente).” (Reforma Educativa: Debatir las ideas, SDP Noticias, 9 de febrero, 2018)

2) Por otra parte, “la transformación de una entidad autónoma y de alta capacidad técnica y normativa, como lo es el INEE, no será una tarea sencilla, sino que implicará un cambio razonado y debidamente articulado, participativo, plural, porque se requiere de la suma de voluntades, el diseño de alternativas, propuestas viables, pero sobre todo, una amplia consulta para decidir su rumbo. Ese proceso habrá de pasar también por el consenso y las negociaciones correspondientes con el magisterio, las asociaciones de padres y madres de familia, la comunidad académica, otros sectores de la sociedad civil involucrados, el sector empresarial y los miembros del Congreso de la Unión.” (El INEE en el Proyecto 18 de AMLO, SDP Noticias, 15 de diciembre, 2017).

La ruta que habrá de seguir la nueva etapa de la Reforma Educativa en México, a partir del 2018, se caracterizará por un intenso debate de ideas y acuerdos con la finalidad de lograr la unidad de las distintas expresiones y con el interés principal de avanzar en las tareas educativas, donde los niños, las niñas y los jóvenes de México estén en el centro de las reflexiones y de las acciones educativas específicas que surjan de ese proceso. Para ello se requerirá la participación abierta y comprometida de la sociedad en sus diversas formas, agrupaciones, instituciones, organizaciones y en lo individual. Será la hora de escuchar y manifestarse en torno a las diversas expresiones que hoy en día hay sobre el proyecto educativo mexicano; eso es justamente lo que reclama la nación durante el presente y demandará durante la siguiente década.

Será momento de retomar lo que se ha hecho adecuadamente, pero también de cambiar lo que no ha sido correcto en lo que concierne a las políticas educativas, en la búsqueda de lograr el derecho de la educación, con equidad, tanto en cantidad como en “calidad” para todos.

 

 

[email protected]