miércoles 15 de agosto de 2018 | 06:18
Columnas

Del abuso al genocidio, libro de Alfredo Rojas Díaz Durán

@deliha25 lun 12 feb 2018 08:48
 La palabra que lo define es congruencia.
La palabra que lo define es congruencia.
Foto propiedad de: Divagante

La historia del maestro Alfredo Rojas Díaz Durán no es nueva, quizá para algunos sea un nombre extraño, pero su  historia es congruencia, quizá es una de las palabras que mejor  aplican a su trayectoria y a su vida… porque a lo largo de ella ha sido participe, miembro activo en luchas nacionales e internacionales en defensa de los oprimidos, despojados, vulnerados, en defensa de los azotados  principalmente por grupos de poder…

Por eso insisto que la palabra que lo define es congruencia…

Apenas el 7 de febrero pasado, hizo favor de invitarme  el Senador Isidro Pedraza que como muchos saben es senador por Hidalgo y representa al  PRD, pues bien la invitación fue al Senado de la República… ¿el motivo? La presentación del libro DEL ABUSO AL GENOCIDIO, Crímenes de lesa humanidad, sí, de nuestro maestro querido maestro  ALFREDO ROJAS DÍAZ DURÁN… Tremendo libro nos fuimos a encontrar, los maestros Enrique Gonzáles Ruiz y José Steinlenger fueron los encargados de darnos esa visión  extraordinaria sobre lo que  el libro contiene y comparte…

Lamentablemente no pude quedarme hasta el final del evento, pero con la generosidad que lo caracteriza, el maestro Alfredo Rojas me regala una entrevista al siguiente día la cual comparto en dos entregas, ya que al estar en uno de los restaurantes de tecolotes de Carlos Slim, su sistema me juega una mala pasada y me envía su señal interrumpiendo la magnífica charla; quedando este hecho para el anecdotario…

No les platicaré nada de la entrevista para que se sumerjan conmigo y de su voz escuchemos lo que generosamente nos comparte, el activismo que desde la juventud lo ha llevado a cada rincón del planeta dónde se necesita hacer denuncia también lo ha llenado de cómplices maravillosos, plumas magistrales que gritan fuertemente las injusticias que grupos  de elite dejan caer sobre los grupos y pueblos más vulnerables del planeta…

Si se dieron cuenta hago mención especial a la invitación del Senador Isidro Pedraza e insisto en decir que es de la corriente PRDista, el mismo maestro Alfredo Rojas nos compartió en el auditorio Octavio Paz del Senado de la República, como  llevaba  MESES, así, meses insistiendo por un espacio dentro del recinto para esta presentación y a pesar de tener TODAS las amistades del mundo y de diferentes colores, nadie quería comprometerse a avalar este magnífico libro… Pues bien, de manera fortuita toca la puerta de Isidro Pedraza  y  el senador enarbolando esta misma palabra CONGRUENCIA, en menos de una semana le hace un espacio… ¡Aplausos! No cualquier auditorio del senado, no cualquier rincón  para taparle el ojo al macho… le brinda “él auditorio”…

Y a pesar de tener prácticamente dos días para presentar y hacer convocatoria, el recinto estaba prácticamente lleno, esa es su convocatoria…

Las personas les interesan el activismo social, que sufren lo que pasa en México, a los que les duelen no solo los 43 de Ayotzinapa, no solo Acteal, Tanhuato, Aguas Blancas, Tlatlaya, San Fernando, rápido y furioso, las diferentes etapas embarradas de violencia a lo largo y ancho del país, todo ellos saben  de la trayectoria del maestro Alfredo Rojas, todos ellos acudieron presurosos a la convocatoria…

Exacto, no es un tema fácil el que este libro trata, no es nada fácil hablar de genocidio en un país donde la clase política finge demencia y omite esa palabra, en nuestro país, se niegan los hechos, eso no existe, son DAÑOS COLATERALES, como lo mencionó alguna vez Felipe Calderón…

 Quizá esta es la razón principal por la que extrañamente fueron pocos los políticos que acudieron, butacas llenas con gente ávida de escuchar y no de aquellos que solo van a la fotografía de compromiso o por la publicidad, pudiera haber estado lleno de diputados y senadores, pero esto significaría que están de acuerdo con lo ahí plasmado, y como dijo el maestro José Steinlenger: “Si escribes sobre el tema, inevitablemente estás de ese lado…” Es una razón poderosa para no ver a la rancia política ese 7 de febrero abarrotando el auditorio Octavio Paz… Esa política de “abolengo” que son quienes tienen sumergido al país en esta podredumbre, y que inevitablemente iban a escuchar algunas verdades incómodas.

El dedo en la llaga puesto una y otra vez, tanto el maestro José Steinlenger, como el maestro Enrique González suelen decir verdades sin tapujos, qué decir del autor, el público  sediento de sus palabras, saboreaba cada sílaba… Conocedor del tema fue llevando de la mano a los ahí presentes, compartiendo lo escrito y recopilado por todo el planeta, los relatos los van a sorprender, a estremecer, tal vez les harán regresar en la memoria si ya habían leído al respecto, quizá  les darán a conocer esa parte donde la llamada globalización que tanto nos presumen nos alcanzó, pero nos alcanzó la globalización del genocidio…

Alfredo Rojas en este libro nos comparte lo que ha vivido, de la misma forma que las magistrales plumas que le acompañan, nos dan su visión especializada, su crítica fuerte, directa, sin tapujos y sin demagogia… sin necesidad de presumir en redes sociales y decir apláudanme porque soy el bueno, los hechos y las letras hablan por ellos…

Este libro que Alfredo Rojas nos presenta ayudará a que la memoria no decaiga, que los distractores no surtan efecto, que no olvidemos lo que en el mundo y nuestro México está viviendo, gracias por esa valentía, gracias por compartir, gracias porque de este esfuerzo comunitario no te llevas tajada, te llevas solamente la satisfacción y el reconocimiento al contar la verdad que muchos callan y que junto  al activismo del Padre Solalinde dejas atrás el miedo para gritar que estás del lado de los oprimidos y aquí estoy para levantar la voz e invitaré a los amigos a que sigan mi ejemplo porque estamos hartos de quedarnos en silencio, gracias por este maravilloso libro, gracias por tu lucha, gracias por la parte que me toca al ser mexicana.