miércoles 15 de agosto de 2018 | 06:17
Columnas

Yo mero

@raullox vie 09 feb 2018 17:06
El mero debe repetir en sus discursos y dejar bien claro que no va a encubrir malos manejos de la presente administración.
El mero debe repetir en sus discursos y dejar bien claro que no va a encubrir malos manejos de la presente administración.
Foto propiedad de: Internet

 

Sin duda que la expresión usada por Pepe Meade para responder a la coordinadora de Morena, Tatiana Clouthier, resultó todo un suceso a favor -y en contra también- en las redes sociales. Hizo ruido y mucho -que es lo que cuenta-.

Muy pocos pueden cuestionar el desempeño del candidato priísta en sus distintos cargos que ha desempeñado. Ha sido un servidor público ejemplar, honesto y eficiente. Su trayectoria ha sido limpia; hasta aquí, todo está perfecto y ese lado es el que más han destacado en sus spots de precampaña, su experiencia y su capacidad. Cualidades que nadie cuestiona. Pero hay lastres que él mero deberá soltar para que su campaña repunte.

El primero de ellos es marcar una sana distancia de personajes con tufo de corrupción. Su discurso debe cambiar. Reconocer con mucho tacto, que hay pendientes en el gobierno actual y que él mero los va a enfrentar y llevar a buen término. El mero debe repetir en sus discursos y dejar bien claro que no va a encubrir malos manejos de la presente administración. Que él mero es capaz de rodearse de colaboradores rectos y limpios, que llega sin compromisos y con ganas de hacer las cosas bien.

Nada fácil será para él mero “romper” con quien lo propuso y guardar esa sana distancia que no le permite subir en las encuestas. Debe quitarse esa etiqueta de priísta corrupto -porque no lo es- y convencer de que no va a ser una continuidad de la corrupción. Y que él mero, no sólo no la tolerará, sino que la combatirá caiga quien caiga. Cuando cambie su discurso a ese tono seguro su campaña dará un giro. Y eso lo tiene que hacer él mero y pronto.

La maniobra tiene que ser cuidadosa, con mucho tacto para no fracturar al partido de por sí no muy convencido de su candidatura en los sectores más duros. Labor delicada pero necesaria para repuntar.

Por otro lado me parece que no estaría de más que él mero hiciese algunos ajustes en su equipo, pues veo personajes aborrecidos por la opinión pública qué en poco le ayudan siendo las caras visibles de su equipo, podrían seguir operando pero con bajo perfil, tras bambalinas.

Me parece un acierto que él mero rete a sus oponentes pidiendo expliquen cómo van a resolver problemas como lo hizo en el caso del nuevo aeropuerto, donde no hubo respuesta, y ya no siguió explotando esa beta. Del mismo modo podría cuestionar la intención de tirar la reforma energética cuando ya están dadas las licitaciones, ¿cómo sería? Y así podría ir marcando la agenda él mero. Al tiempo...

@raullox