martes 14 de agosto de 2018 | 06:34
Nacional

Reexaminar historia de víctimas de violación a sus derechos humanos justifica violencia, alertan

Redacción SDPnoticias.com vie 09 feb 2018 15:32
Huelga de hambre de madres de personas desaparecidas
Huelga de hambre de madres de personas desaparecidas
Foto propiedad de: Andrea Murcia / Cuartoscuro

Michael Reed-Hurtado indicó que no existen víctimas ideales y que enjuiciar sus historias glorifica a los perpetradores de violaciones y a sus razones.

México.- Organizaciones de derechos humanos presentaron este viernes el informe “Derecho a la verdad en México” con objeto de solicitar mecanismos que garanticen el acceso a la justicia y verdad para casos de violaciones a derechos humanos y crímenes de lesa humanidad.

El derecho a la verdad se entiende como el conocimiento de “los hechos constitutivos del del delito y de las violaciones de los derechos humanos de que fueron objeto, la identidad de los responsables, las circunstancias que hayan propiciado su comisión”, indica el informe.

La solicitud de las organizaciones se enfocó en dos aspectos: la reforma integral al artículo 102 de la Constitución y el establecimiento de un Consejo Asesor de expertos en el campo de los derechos humanos y el combate a la impunidad para impulsar la investigación y sanción para revertir el fenómeno en México.

Buscar víctimas inocentes es el camino a la justificación de la violencia

El periodista y abogado Michael Reed-Hurtado, llamó a no desestimar a las víctimas, “no hay nada más perverso que la justificación de la violencia”, declaró durante la presentación del informe este viernes.

De acuerdo con el especialista, las víctimas son colocadas en el centro “quieren saberlo todo” y a veces se les mira como si fuesen “la fuente de la verdad”, pese a que en muchos casos no cuenta con mayor información que lo que les pasó, frente a la apatía de las mayorías, uno de los problemas más grandes en la búsqueda del derecho a la verdad.

“Se nos olvida que el gran auditorio no nos está escuchando, esa apatía es la que debemos vencer para arrancar el debate sobre el derecho a la verdad; en la búsqueda de la verdad necesitamos desenganchar a la gran masa que no le importa de lo que estamos hablando y no le importa lo que pasó”, declaró Reed-Hurtado.

Si bien reconoció que existe comodidad en la negación o la ignorancia, de no llevarse a cabo un proceso social por la búsqueda de la verdad, la inercia per se no generará cambios, además señaló que el ejercicio de aproximación a la verdad es distinto para todos, “lo importante es escuchar a ese desorden que pide todo tipo de cosas para estar en la lucha, para hacer sentido de un pasado sin sentido”.

Reed señaló que el proceso de búsqueda de la verdad puede generar actores sociales inesperados “y ojalá empiece a construir una identidad social basada en el reconocimiento y no la mentira”, puntualizó.

Indicó que la aproximación a la noción de víctimas inocentes es problemática, porque no existen “víctimas ideales (…) parecería que estamos buscando víctimas no culpables de algo”, con objeto de reconocerle como una víctima auténtica, “para ser víctima de verdad hay que ser inocente y demostrar esa inocencia; creo que justamente este es el camino a la justificación de la violencia y la glorificación de los perpetradores y sus razones”.

El académico señaló que reconocer a las víctimas no significa que los sobrevivientes no deban exponerse al peso de la ley, “nadie dice que las víctimas de derechos humanos no puedan estar sometidas a la misma justicia (…) lo que no puede pasar es que para ser víctima, víctima, se tenga que ser víctima ideal y se tenga que explicar la inocencia de las personas, (…), no hay nada más perverso que la justificación de la violencia”.

También recordó que la búsqueda de la verdad no es un proceso pacífico, pese a las expectativas que sobre el proceso puedan tenerse.