martes 20 de febrero de 2018 | 07:11
Columnas

Percepciones. Arrepentidos

@ftijerin vie 09 feb 2018 09:18
Judith Díaz Delgado... cambio de camiseta
Judith Díaz Delgado... cambio de camiseta
Foto propiedad de: Internet

“De los arrepentidos está lleno el cielo… ¿o el infierno? Yomero

 

Y resulta que de pronto, de la nada, dos políticos que hasta hace 15 minutos eran recalcitrantes panistas, aparecen en la escena como la propuesta de Morena-PES-PT para el Senado de la República en Nuevo León.

En una transformación mística digna de Kafka, Judith Díaz Delgado y Álvaro Suárez ahora cambiaron de color y pensamiento, de oferta y convicciones… y todo por ser candidatos.

En su descargo, si es que existe alguno, habrá que decir que no son los únicos arrepentidos, porque en estas elecciones como nunca antes, estamos llenos de mentes a las que de pronto los inundó un rayo caído del cielo que les ordenó cambiar de partido o de plano convertirse en independientes. Me pregunto, ¿por qué esta mágica transformación no sucedió antes y tuvo que ser justamente en tiempos de elección de candidatos? ¿Por qué ocurre este extraño fenómeno justo cuando se percataron que no serían los elegidos por sus anteriores partidos? La razón y la profecía Pero Judith y Álvaro no alcanzaron a ocupar candidaturas del PAN por una sencilla razón: han sido “losers”, perdedores, ella con campañas y él buscando insistentemente la nominación para la alcaldía de San Pedro.

Bien dicen que “a falta de PAN, tortillas”.

No cuestiono su vocación, que seguramente es tanta que son capaces de renunciar a una historia y una lucha, quemando sus naves cual Cortés, para lanzarse a la aventura; me pregunto por sus convicciones y congruencia.

Me inquieta además la “facilidad” con la que Morena y Encuentro Social entregan una de las más importantes nominaciones para los siguientes comicios a dos arribistas recién llegados, ¿es que acaso en ambos partidos no existen militantes destacados y merecedores de esta distinción?

Me encabrita el escuchar las torpes declaraciones de Yeidckol Polevnsky, quien habla de una encuesta que nadie ha visto jamás y cuyos resultados nadie conoce, pero con la que intenta justificar la designación vía dedazo de dos personas que, reitero, hace 15 minutos estaban pintadas de azul y blanco.

No, no están arrepentidos, juegan un juego de conveniencias, simulan sin vergüenza ni pudor, actúan en una triste puesta en escena en que intentan burlar a los electores diciendo que les interesa el bien de la sociedad cuando en realidad lo hacen única y exclusivamente pensando en sus propios intereses.

¿Arrepentidos? ¡No! Convenencieros, en todo caso, incluyendo a los partidos que los postulan. [email protected]