domingo 18 de febrero de 2018 | 04:38
Columnas

En Contexto. Dinero caro, inflación, política, riesgos e incertidumbre

@lusacevedop vie 09 feb 2018 08:35
 La economía nacional se encuentra en un entorno con un alto grado de incertidumbre y múltiples riesgos.
La economía nacional se encuentra en un entorno con un alto grado de incertidumbre y múltiples riesgos.
Foto propiedad de: Internet

El Banco de México incrementó en un cuarto de punto la tasa de interés interbancaria a un día con lo que quedó en 7.50 por ciento, lo que significa que el costo del dinero es más caro, los réditos de los créditos serán más alto y por esa razón, entre otras, que se posterguen muchos programas de inversión con sus efectos en materia de empleo.

De lo que se trata es de contener a la inflación y, mediante esta astringencia monetaria, crear la expectativa de que los precios empezarán a bajar para acercarse a la meta de 3 por ciento anual que, veremos, no será posible en 2018 y por eso las precauciones.

Veamos, la economía nacional se encuentra en un entorno con un alto grado de incertidumbre y múltiples riesgos.

Cuando la Junta de Gobierno del Banco de México decidió por unanimidad que la tasa interbancaria subiera a 7.5 consideró la probabilidad que en el transcurso de este año se registre una depreciación del peso si la renegociación del TLCAN no resulta favorable, que los mercados reaccionen de manera negativa a las medidas monetarias restrictivas en Estados Unidos o a condiciones de volatilidad por el proceso electoral.

Pero no solamente eso. Prevalece la posibilidad que se presenten cambios bruscos en el valor de los bienes agropecuarios o que se presenten nuevos incrementos en los precios de los energéticos, ya sea por incrementos en sus referencias internacionales o por ausencia de condiciones de competencia en algunos mercados.

Además, si profundizamos en el escenario que presenta el Banco de México, persiste la debilidad en la inversión, no desde 2017 sino de varios años atrás.

De tal manera, la economía no presenta condiciones de holgura, especialmente en el mercado laboral, en donde la evolución de los costos unitarios de la mano de obra podría presionar a la inflación, junto con los elementos antes descritos, pero el panorama no se ve sencillo.

Considerando el entorno internacional, sobresalen los riesgos económicos y geopolíticos como la posibilidad real de que las economías industrializadas aceleren la normalización de sus políticas monetarias y que se adopten medidas proteccionistas en diversas regiones.

Pero también, que aumente la presión de los mercados globales debido a la recuperación de la economía de Estados Unidos apoyada en la política fiscal expansiva del presidente Trump que, con su reducción impositiva y mejores rendimientos, atraiga capitales, estimule el gasto y los salarios.

En medio de los riesgos el Banco ofrece prudencia monetaria, pero advierte que si el gobierno federal no cumple con la ejecución eficiente de las reformas estructurales y se adopten medidas que promuevan la competitividad y no se desvíe la solidez de las finanzas públicas, será muy complicado abatir y alcanzar la meta inflacionaria.