jueves 18 de octubre de 2018 | 04:26
Columnas

El Rincón del Chamán . Cienfuegos, ¿y yo por qué?

@Chucho_Sanchez vie 09 feb 2018 10:25
 El domingo terminan las precampañas de ya saben quién, de #Yomero y del lala la lala.
El domingo terminan las precampañas de ya saben quién, de #Yomero y del lala la lala.
Foto propiedad de: Internet

Columnómetro del licenciado Aquiles Baeza.

1.- Por ahora un buen número de científicos sociales están dedicados a descubrir qué mosca les picó a los integrantes del Consejo de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, encabezados por su rector Rodolfo Calvo Fonseca, por acordar entregarle al general secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos un reconocimiento honoris causa, y a las primeras presiones se retractaron y dijeron que siempre no.

 

Pudo ser la mosca del sueño tse-tse, porque seguro estaban medio dormidos cuando tomaron la decisión y sin pensarlo metieron a Cienfuegos en un avispero de académicos que simpatizan con ya saben quién.

Pero qué necesidad, decía Juan Gabriel. El Consejo Universitario de la Unicach anunció con bombos y platillos su decisión y en automático estallaron las protestas de los académicos Andrés Fábregas Puig y Mercedes Olvera, quienes anunciaron que renunciarían al honoris causa si Cienfuegos lo recibía.

 

En la oficina del general secretario, dicen, ni se habían enterado. Sólo le zumbaban los oídos al titular de la Defensa.

El punto no quedó ahí pues en un mitin en Puebla, ya saben quién hizo la segunda voz de los opositores al reconocimiento y al mejor estilo de al diablo con las instituciones, recriminó a Cienfuegos la posibilidad de que recibiera esa distinción.

“Qué tiene que andar recibiendo premios de la Universidad de Chiapas, eso es politiquería, que se ponga a trabajar”, le dijo aunque ya sabe usted, de manera respetuosa.

 

Dicen los chinchorreros que ya saben quién andaba como agua para chocolate después del roce tuitero que tuvo con Jesús Silva Herzog y Enrique Krauze, a quienes también acusó de no aguantar nada y de ser intolerantes (sic y recontra sic).

El Consejo universitario metió reversa a su acuerdo tres días después de cacarearlo y seguro que cuando Cienfuegos se enteró puso cara de ¿y yo por qué?

2.- Sistema Anticorrupción, a medias

Tiene razón Jacqueline Peschard en sentirse decepcionada y en alguna medida frustrada. Este viernes concluye su gestión de un año al frente del Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) sin mucho que presumir pues esa es la prioridad e importancia que le han dado partidos e instituciones a este esfuerzo que en teoría debió estar funcionando a plenitud desde julio de 2017.

Peschard le pasa hoy la estafeta del Consejo a Mariclaire Acosta, activista y directora de Freedom House, quien recibe una larga lista de pendientes: no hay Fiscal anticorrupción, tampoco Fiscal General de la República y mucho menos los 18 magistrados cuya tarea será en un futuro la de sancionar a los funcionarios y particulares que cometan actos de corrupción.

El SNA está armado a medias y no funciona, pues el lugar del Fiscal Anticorrupción (que no existe) lo llenaron con el Procurador General que es encargado de despacho, luego de la renuncia de Raúl Cervantes para acabar con al fantasma del fiscal carnal.

Si bien nos va, será hasta después de las elecciones cuando algo se mueva, entonces partidos y legisladores prometerán que ahora si van a cumplir, aunque nada garantiza que eso ocurra.

Lo mejor es esperarlos sentados.

3.- Descolón de Alfaro a panistas en Jalisco

El emblemático caballo negro del PAN, Alberto Cárdenas, mejor conocido como “Bebeto” fue el primero en quejarse amargamente del trato que recibieron los panistas de parte de Enrique Alfaro, quien en un mitin de promoción a Ricardo Anaya en San Juan de los Lagos, molesto les pidió bajar las banderas albiazules, porque dijo, no están defendiendo partidos sino un movimiento.

Don Bebeto reclamó y pronto se hizo eco entre otros panistas, pero el precandidato presidencial Anaya no dijo ni pío.

4.- Golpe bajo de Ebrard a Alfaro.

Pues ya se supo que el carnal Marcelo Ebrard ya comenzó a operar y lo hizo precisamente en Jalisco al presentar al recién coptado, perdón incorporado, Alberto Uribe Camacho, al equipo de Morena en tierra tapatía. Enrique Alfaro seguía haciendo entripado pues Uribe era nada menos que su coordinador de campaña para la gubernatura, pero decidió dar el chapulinazo.

¿Qué le habrá ofrecido el carnal Marcelo? ¿Un viaje a Paris?   

5.- El domingo terminan las precampañas de ya saben quién, de #Yomero y del lala la lala

Y si así estuvieron las campañas, imaginen las campañas.