jueves 16 de agosto de 2018 | 03:32
Columnas

Crónica política. Al fin terminan las precampañas, que parecían campañas

@rosyramales vie 09 feb 2018 09:09
En las precampañas hasta a Anaya lo hicieron rockero
En las precampañas hasta a Anaya lo hicieron rockero
Foto propiedad de: Internet

Las precampañas han llegado a su fin; 11 de febrero, el cierre. Y durante los dos meses en todo momento parecieron campañas. Ninguna autoridad frenó el proselitismo abierto de los precandidatos, ni siquiera aplicaron las reglas que rigen a las precandidaturas únicas.

En el Instituto Nacional Electoral (INE) dejaron hacer, dejaron pasar; permitiendo que los ventajosos sacaran más ventaja. ¿O … no?

De entrada, en los spots de radio y televisión los tres precandidatos presidenciales hablaron como dirigiéndose a la ciudadanía en general, y al finalizar el partido metía leyendas breves como las siguientes: “Este es un mensaje a los militantes.” “Proceso interno.” “Mensaje dirigido a los delegados y delegadas…”

Por eso nadie impugnó la existencia de campañas con apariencia de precampañas. Los tres precandidatos pecaron. Ni quiera el más democrático tuvo recato, o sea, Andrés Manuel López Obrador, precandidato de la coalición “Juntos Haremos Historia” (Morena-PT-PES).

Menos prudente fue Ricardo Anaya Cortés, precandidato de la coalición “Por México al Frente” (PAN-PRD-MC). Y José Antonio Meade Kuribreña, de la coalición “Todos por México” (PRI-PVEM-Panal), tampoco se quedó atrás y le entró a la pista donde muchos años atrás ya venían corriendo el panista y el morenista.

Y ahí andaban los tres, subiendo y bajando, recorriendo el territorio nacional según en encuentros con la militancia de su respectivo partido político, y de los partidos aliados. ¿Y cómo saber si efectivamente a las concentraciones masivas asistían solamente militantes y, en su caso, simpatizantes? Ja.

En ocasiones la gente asiste como pago a un favor al amigo, para quedar bien con el jefe, por temor a perder el trabajo, por instrucciones precisas de los superiores, por una promesa de recompensa, etc. Terreno fértil del voto oculto, que es aquél cuando el elector dice que votará por “X” pero en realidad sabe que votará por “Y”.

Vaya, en las precampañas vimos a precandidatos hasta haciendo desfiguros. Como el caso de Ricardo Anaya cuando tal vez tragando sapos posó con el chaleco amarillo del PRD. La derecha pintadita de izquierda. Y hasta la hizo de rockero.

En las precampañas el INE prácticamente jugó un papel de testigo ciego, sordo y mudo. Veremos si actúa de otro modo en torno a la fiscalización total de los gastos de precampaña, sancionando realmente a quien haya rebasado los topes. Bueno, en ocasiones el Instituto sanciona y el órgano jurisdiccional en materia electoral sale con resoluciones como diciendo “que tanto es tantito”.

Ya solo hay que esperar el cierre del show en su primer acto. O sea, la elección de los candidatos en las asambleas, convenciones o como se llame el método. ¡Elegir de entre el precandidato único! Ja. Es solo darle formalidad al franco dedazo, auto-dedazo, e imposición.

En fin, ya terminan las precampañas. Y viene la inter-veda, desde el 12 de febrero hasta finales de marzo-principios de abril, cuando llegue el momento del registro de los candidatos ante el INE y el Consejo General resuelva lo procedente; francamente no creemos que nieguen el registro a algún aspirante.

Se lo negarán a los independientes. Pero a los candidatos de partido, difícilmente. Son procedimientos en los cuales aflora la obediencia hacia los padrinazgos y afinidades políticas.

Pero mientras llega el registro ante el INE, habrá inter-veda, en la cuales cuasi-candidatos no podrán realizar actos masivos ni colgarse de las pautas de los partidos para el acceso a los tiempos de radio y televisión; aunque sí podrán conceder entrevistas y aparecer en programas informativos.

A ver si en la inter-veda el INE se aplica, y monitorea perfectamente bien para detectar entrevistas frecuentes y con mucho espacio, que ya no son noticiosas, sino de proselitismo político.

¿O el INE volverá al dejar hacer, dejar pasar?

Seguramente los aspirantes a la Presidencia de la República se las ingeniarán para promocionarse en foros, en presentaciones de libros, en desayunos, en reuniones con empresarios, en programas informativos y demás. Eso sí cuidando llamar al voto, porque entonces al INE ya no le queda otra más que sancionar.

¿Y LAS PRECAMPAÑAS A LOS DEMÁS CARGOS?

Nos referimos a las precampañas a diputaciones federales y senadurías. ¿Alguien las vio?

Y en algunas entidades federativas, sino es que en todas aquellas donde habrá elecciones concurrentes, tampoco se vieron las precampañas para cargos locales, salvo donde habrá comicios de gobernador.