miércoles 17 de octubre de 2018 | 10:14
Columnas

Salinas mete la cola. Guerra sucia: contra AMLO y sus hijos, contra Meade/Videgaray

@FedericoArreola jue 08 feb 2018 06:50
La mente más perversa para el espionaje es la de Carlos Salinas, con quien trabajó Riva Palacio: fue director de la agencia oficial de noticias, Notimex, en el salinisno
La mente más perversa para el espionaje es la de Carlos Salinas, con quien trabajó Riva Palacio: fue director de la agencia oficial de noticias, Notimex, en el salinisno
Foto propiedad de: Internet


¿Que Andrés Manuel López Obrador es un enemigo de la libertad de expresión?

Esa es una fenomenal tontería. Pero la repiten, en prácticamente todos los medios de comunicación, los y las más brillantes analistas, periodistas, columnistas.

¿Por qué? Porque Andrés cometió un error —pero solo eso, un simple error— al responder a un articulista de Reforma, Jesús Silva-Herzog Márquez. Se equivocó López Obrador al descalificar  a un comentarista que lo elogió y cuestionó al mismo tiempo. Fue todo.

Andrés Manuel no violó la ley, tampoco pidió que se prohiba opinar a Silva-Herzog-Márquez o a otros escritores. En el debate, hay que recordarlo, se vale recurrir a expresiones duras. Todos lo hacemos. Es parte del ejercicio pleno de la libertad de expresión.

Lo único que AMLO hizo fue, precisamente, expresarse con toda libertad. ¿El político no tiene el derecho de hacerlo? ¿Solo periodistas e intelectuales tienen permitido decir lo que se les antoje?

Resulta obvio que si vamos a defender la libertad de expresión, tendremos también que garantizar la de los dirigentes políticos.

Andrés se equivocó, en efecto, pero nada más. Muy su derecho.

Lo que no se vale, porque sí atenta contra el mejor ejercicio de la libertad de expresión, es la campaña de linchamiento contra AMLO en la que participan, tal vez participamos, prácticamente todos los que libremente nos expresamos en los medios.

Tal linchamiento comenzó, por cierto, antes de que AMLO cuestionara a Silva-Herzog. El disparo de salida lo dio uno de los grandes aliados de Carlos Salinas de Gortari, el Jefe Diego Fernández de Cevallos en la revista Proceso.

¿Que Andrés Manuel organizó una cacería de brujas en Morena para castigar a las fuentes de una infamia de Riva Palacio contra los hijos del dirigente del partido?

Ryszard Kapuscinski dijo que “para ser buen periodista hay que ser buena persona”. Raymundo Riva Palacio debería ser el mejor periodista de México y uno de los mejores del mundo. No lo es porque, como he dicho antes, a veces es muy mala persona.

Para llamar la atención de los lectores es capaz de hacer cualquier cosa. Hasta meterse con las familias de los políticos. Lo ha hecho varias veces y lo seguirá haciendo. Está en su naturaleza y esa no cambia.

Ahora, el señor Riva Palacio se ha metido con los hijos de López Obrador. De mala manera porque, para empezar, horas antes de publicar su artículo en El Financiero lanzó un tuit que solo podía interpretarse como que iba a dar a conocer información escandalosa que, desde luego, a fuerza tenía que ser una calumnia. No lo hizo así. Pero lo que publicó Raymundo tampoco fue un paradigma ni de periodismo serio ni de investigación. Simplemente, contó lo que mucha gente sabe: que José Ramón, Andrés Manuel y Gonzalo López Beltrán colaboran con su padre en Morena, pero sin aclarar que lo hacen desde varios años antes del nacimiento del partido, en la época en la que poca gente ayudaba de tiempo completo a AMLO. Si, además de unas pocas personas que se han mantenido leales a López Obrador, solo sus hijos lo ayudaban, cuando el proyecto creció, ya con los procesos electorales encima, lo único que no puede hacer el dirigente es descomponer a sus equipos solo para dar gusto a los puristas que critican a Andrés por trabajar con sus hijos, que no tienen ni tendrán cargos en el gobierno, pero ignoran todo el lamentable nepotismo de muchos otros políticos, destacadamente los aliados de Ricardo Anaya, el candidato presidencial del PAN-PRD-MC que pactó con Rafael Moreno Valle: “Me apoyas Rafael y hacemos a tu esposa candidata a gobernadora de Puebla”, el estado en el que Moreno Valle, ex gobernador, actúa como cacique.

Lo peor no es interpretar hechos de sobra conocidos, como la participación en Morena de los hijos de AMLO, para golpear miserablemente a los muchachos y al candidato de izquierda, sino que, ante la defensiva respuesta de Andrés Manuel, salir con la ridiculez de que en ese partido político hay una “cacería de brujas” para castigar a las fuentes de Riva Palacio.

Es lo que dijo Raymundo ayer en la tarde en el noticiero de Carlos Loret de Mola y es lo que hoy publica en su columna de El Financiero. Desde luego, no existe tal cacería de fuentes de @rivapa. Y no puede existir porque nadie le contó a Raymundo nada que no se supiera, y de sobra.

Es verdad, Andrés Manuel dijo que el Cisen le dio información a Riva Palacio: “Por eso digo que lo de Riva Palacio viene de Gobernación, hay expedientes y han investigado a mis hijos, a toda mi familia desde el Cisen”. Obviamente, Andrés Manuel no se refería a que el Cisen dio a Raymundo lo que publicó sobre el trabajo de los jóvenes López Beltrán en Morena. Eso no, eso era más que conocido. Andrés lo que está haciendo es anticipar, para tratar de impedir, futuras “revelaciones” escandalosas que posiblemente ya tiene en su poder @rivapa basadas en espionaje a sus hijos, pero suficientemente arregladas con hechos falsos.

Lo más fácil del mundo para una agencia de espionaje es grabar conversaciones, elaborar videos de la vida personal de cualquiera para, después, con mucha tecnología y todavía más mala leche, editar los materiales, combinarlos con otras imágenes, manipularlos de mil maneras para, de ese modo, presentarlos como evidencia de terribles escándalos.

Andrés Manuel sabe que si Raymundo no tiene ya esos materiales convenientemente editados, está al tanto de que existen y, con su columna, los está pidiendo para darlos a conocer en exclusiva.

La mente más perversa y, por lo tanto, más calificada para tales trabajos de espionaje es la de Carlos Salinas de Gortari, con quien por cierto trabajó Riva Palacio: fue director de la agencia oficial de noticias, Notimex, en el salinisno.

El expresidente Salinas odia a López Obrador y sigue decidido a acabarlo a cualquier costo. De ahí que Andrés Manuel sepa que la amenaza de más calumnias contra sus hijos es real. Si pensaba que sus enemigos no se iban a atrever a pegar golpes tan bajos, después del artículo de Riva Palacio tuvo que aceptar la realidad: sus rivales harán todo lo que puedan en sus intentos de detenerlo en su carrera a la Presidencia de México. Simplemente, al hablar del Cisen el candidato de Morena está anticipando movimientos estratégicos para las batallas que vienen.

¿Por qué contra Videgaray? Respuesta: porque Meade avanza y golpean a su principal aliado

Nadie está descartado en la carrera por la Presidencia de la República. El líder es López Obrador, con una gran ventaja. Pero lo persiguen dos candidatos que, por el fenómeno del voto útil, podrían alcanzar al abanderado de Morena.

Aunque han circulado encuestas claramente diseñadas desde el war room de Ricardo Anaya —la más destacada, la de Buendía & Laredo, casa encuestadora pagada por el PAN—, que ubican en un claro segundo lugar al candidato del PAN-PRD-MC, lo cierto es que en estudios más serios, como el de El Financiero de Alejandro Moreno, no hay nada decidido aún acerca de quién es el verdadero retador de AMLO. 

En la encuesta de El Financiero, el único candidato que ha crecido en forma sostenida en Meade. Y, en las encuestas de México Elige que publica SDP Noticias, y que me parecen las más confiables, hasta el pasado 10 de enero ha sido Meade, y no Anaya, el que ha estado en la segunda posición. Veremos el próximo lunes los datos de febrero de México Elige.

Hay dos cosas claras en la grilla de más alto nivel y, lógicamente, de mayor suciedad:

1. El candidato de Salinas y de su operador Diego Fernández de Cevallos es Ricardo Anaya, no José Antonio Meade.

2. Carlos Salinas detesta al principal aliado de Meade, Luis Videgaray. Salinas no perdona al canciller mexicano que le haya cerrado en más de una ocasión las puertas del despacho del presidente Enrique Peña Nieto.

No hace mucho un aliado y amigo de Fernández de Cevallos, Javier Corral, gobernador de Chihuahua, trató no solo de meter en un escándalo, sino inclusive en un problema jurídico, penal, a Videgaray. El asunto se ha desinflado porque, desde luego, no había manera de culpar de nada al secretario de Relaciones Exteriores. Si hubiera existido la menor conducta indebida de Videgaray, el gobernador Corral se habría lanzado con todo a destruirlo. No la hay, así que el asunto ha quedado en una calumnia más.

Ahora, los enemigos de Videgaray han vuelto a la carga, por la vía de filtrar algunos “documentos” chinos a la gran periodista que es Carmen Aristegui. Esta mujer, honorable y respetada como pocas, hizo muy bien en dar a conocer lo que para ella —con la información limitada que le dieron más la que pudo conseguir mediante su equipo de investigaciones— era probablemente una conducta indebida de Videgaray.

No sé cuál de las consecuencias del trabajo de Carmen ha sido más lamentable: si la fallida, aunque periodísticamente de buena fe, equivocación de la periodista, o el hecho de que muy pocos medios se sumaran a la nota cuando parecía que había algo irregular. Por supuesto, SDP Noticias hizo eco del reportaje de Aristegui porque lucía como algo relevante. SDP Noticias y pocos medios más, que de inmediato difundieron la noticia: Reforma, Proceso, Sin Embargo, Vanguardia y algún otro. El resto, como muchas veces ha ocurrido con los temas que trata Aristegui, calló. Ahora bien, Carmen no contaba con toda la información y así se lo hizo saber la portavoz de Videgaray, Claudia Algorri. Asunto aclarado, pues. Esta fue la respuesta de Algorri:

1. “En relación con la nota ‘Videgaray dirigió a China en propuesta del Tren México-Querétaro, revela documento’, declaramos de forma contundente que se trata de una información totalmente falsa e infundada, toda vez que la nota se basa en la participación del Doctor Luis Videgaray, como secretario de Hacienda y Crédito Público, en una sola reunión de trabajo ampliamente publicitada.

2. “Importante aclarar que en dicha sesión participaron también tres secretarios de Estado, directores generales de entidades paraestatales y la banca de desarrollo, y en la que se hizo una presentación a la contraparte china de los grandes proyectos de infraestructura, así como de diversos vehículos financieros para atraer inversión a México”.

3. “Asimismo, nos permitimos agregar lo siguiente”:

(i) “En septiembre de 2013, se firmó un ¡Memorándum de Entendimiento para crear un Grupo de Alto Nivel en Materia de Inversión entre los Gobiernos de China y México’, el cual tenía como propósito fortalecer la cooperación para la inversión en diversos sectores como el financiero, de infraestructura, energía, minería, industria manufacturera, alta tecnología y turismo, entre otros”.

(ii) “Como parte de los trabajos de dicho grupo, se realizaron diversas reuniones, incluida la referida sesión plenaria del 5 de agosto de 2014, en su momento ampliamente difundida, en la que se expuso a los representantes del gobierno chino las reformas estructurales realizadas, así como un portafolio de proyectos previsto en el Plan Nacional de Infraestructura (PNI), sin ningún tipo de direccionamiento ni guía a obra alguna. Los proyectos presentados eran de carácter público, incluido el tren México-Querétaro que, además de estar incluido en el mencionado PNI, fue anunciado por el propio Presidente de la República el 1 de diciembre de 2012”.

(iii) “En todo momento se precisó a la contraparte china que dichos proyectos serían realizados mediante licitaciones públicas. En el caso específico de la licitación para la construcción del tren México-Querétaro, fue facultad de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes el proceso de licitación pública internacional, sin que el Secretario Luis Videgaray, en su condición de Secretario de Hacienda y Crédito Público, haya tenido injerencia alguna para ‘dirigir’ el interés de inversionistas chinos hacia ese o algún otro proyecto en particular. Es facultad de cada dependencia y entidad pública del gobierno federal la promoción de sus proyectos entre los posibles participantes en las licitaciones”.

(iv) “Los trabajos del grupo de alto nivel entre ambos países se difundieron de manera abierta y transparente. Existen comunicados públicos y videos dados a conocer de forma oportuna que así lo demuestran. Por ejemplo, los comunicados 061-2014 y 062-2014, emitidos por la Secretaría de Hacienda el 4 y 5 de agosto de 2014, señalan que la primera Reunión del Grupo de Trabajo de Alto Nivel sobre Inversión entre México y China tuvo como objetivo revisar ‘el estado que guardan las acciones orientadas a fomentar la inversión en sectores prioritarios; promover asociaciones estratégicas entre empresas chinas y mexicanas; y crear instrumentos financieros innovadores para facilitar la inversión productiva en México’…”.

(v) “Es importante mencionar que derivado de los trabajos de este grupo, han surgido iniciativas que se han concretado en proyectos que han funcionado, tales como la creación de un Fondo de Inversión México-China y el inicio de operaciones de bancos chinos en México”.

En resumidas cuentas, Videgaray no tuvo ninguna participación en el proyecto del tren México/Querétaro. Lo que parecía una nota dura, resultó no serlo tanto. No hubo mala fe de los periodistas, simplemente no conocían todos los detalles.

Es un hecho que alguien, la persona que pasó los “documentos” a la empresa de Aristegui, tiene interés en involucrar a Videgaray en un escándalo. Pero otra vez, falló el tiro. Nunca fue responsabilidad de Videgaray decidir sobre temas de infraestructura, de los que siempre se ha ocupado la SCT.

Obviamente, insistirán en golpear a Videgaray. Mientras Meade siga en la pelea con posibilidades de llegar a la Presidencia, se buscará lastimar a su más importante aliado. Los ataques no vienen del cuartel de AMLO, que está más ocupado en defenderse él mismo que en diseñar estrategias ofensivas. Los misiles contra Meade y VIdegaray se activan en las trincheras de Anaya, al que apoyan Diego y Salinas. Les urge destruir a Meade rápidamente, por las buenas o por las malas. Ya se verá si tienen éxito o no.