sábado 26 de mayo de 2018 | 08:31
Columnas

José Antonio Meade... un hombre bueno

@panaclo jue 08 feb 2018 15:37
 Sin embargo, por ser mi amiga, le creí. Le creí cuando me dijo:
Sin embargo, por ser mi amiga, le creí. Le creí cuando me dijo: "El es un hombre bueno".
Foto propiedad de: Internet

No sé si, al que lee esto, le pueda parecer importante la opinión que tengo y me he formado acerca de José Antonio Meade. No soy una especialista en política, ni he incursionado en ella, pero tengo una especial pasión por todo lo que la rodea.

Soy psicóloga de profesión y como tal me gusta analizar y observar mucho más allá de lo aparente en las personas. Estoy segura que todos los personajes políticos que ahora están en escena y los que desde hace 6 años se subieron, son, antes que nada, personas con emociones, con pasiones, con tristezas, con desolaciones, con dudas, con miedos, con odios....

Traen un pasado que les ha hecho ser como son y muy seguramente tienen cosas buenas. 

Estoy algo cansada ( no sé ustedes) de leer y escuchar entre los candidatos una serie de confrontaciones, acusaciones y señalamientos, estoy verdaderamente cansada de oír eso. No me sirve, no me alienta a creer o a descreer en el otro. Me gustaría leer más de lo bueno, aunque la gente está tan enojada, que cuando escribes algo "bueno" de algún candidato, entonces un mundo de agresión cae sobre ti.... "vendida... lame huev.... quieres un hueso" y un largo y sin fin etcétera. Sin embargo y no por eso me detendré a escribir lo que la gente quisiera leer. Escribo con lo que soy y lo que siento y por sobre todo esto, me alegra siempre que alguien me lea, porque aún hay gente que quiere conocer qué piensa el otro.

Hoy escribiré de lo que percibo de Meade... o (MEADE.... así tal cual lo pronunciaba antes, lo he de reconocer y aceptar). Tengo a una amiga que tuvo la oportunidad de conocer a José Antonio Meade hace unos años, en aquel entonces, él no figuraba como candidato presidencial, es más su perfil era hasta cierto punto "bajo" por llamarlo de algún modo, al menos yo (escribo a título personal) no había leído u oído algo en contra de él. Mi amiga se tomó una foto con él y me dijo: "No sabes qué encanto de persona, es un hombre bueno"..... ¿BUENO? Pensé dudosa, porque para nosotros, los de a pie, los que vamos al super y manejamos, y vamos al banco y trabajamos o buscamos trabajo y no nos rodean lujos ni billetes, aquel personaje que esté y está en la política NO ES BUENO. Ese es el concepto que hoy tenemos. Sin embargo, por ser mi amiga, le creí. Le creí cuando me dijo: "El es un hombre bueno".

Después empecé a conocerlo más, una vez que se supo sería el candidato. Yo ya había oído hablar de aquel hombre. Me he de disculpar si alguien que aquí me lea, me pueda condenar y juzgar y tildar de ignorante  por no haber sabido con anterioridad exactamente quién era el. Pues no, perdón, exactamente no sabía quién era José Antonio Meade.

Empecé a seguirlo por twitter y a observar cada uno de sus pasos y discursos. Lo primero  que me sorprendió y que el mismo ya captó, es que dice que es del PRI, pero no es del PRI, pero pide ser del PRI, pero prefiere no mencionar al PRI.... ese discurso de confusión, como cuando no quieres aceptar que andas con la más fea de todas las mujeres, pero andas bien enamorado...

Después se volvió más visible Juana Cuevas y la verdad he leído y también sé de buena fuente que es una gran mujer, que es buena, inteligente, culta, sin hambre de poder ni de reflectores, eso me encantó de ella, pero muchos como yo ,al empezar a notarla, empezaron a menospreciar su visibilidad, diciendo que era un truco publicitario para Meade, que entonces quien iba a Gobernar, si ella o el... y un sin fin de cosas, ahí sí comparto la opinión de nuestro Presidente: "Ningún chile nos embona". Esa foto que le tomaron haciendo el super, y que solamente porque la subió Joaquín López Dóriga bastó para que una bastión de personas estuvieran convencidas de que era una treta, un truco publicitario, que a fuerza la querían imponer y ¡bueno! Yo sí agradezco la humildad en nuestros candidatos, de dejar de comportarse como Súper Stars y si alguien vio a Juana y le tomó foto, salió todo mal, porque otra vez todos acusando a Dóriga de "pagado" y a lo mejor, efectivamente, la señora felizmente estaba haciendo sus compras.

De instancia, me parece que José Antonio Meade es efectivamente, un hombre bueno, su imagen me lo dice, hay gente que no puede ocultar ni la maldad ni la bondad, o será que tengo ese don (siempre lo he tenido) de percibir la manera de ser de las personas, aunque muchas veces me he equivocado y otras miles de veces más me han desilusionado.

Lo que me preocupa es que no sé qué tanto ser bueno ayuda en la política. A veces ser bueno en la política es una debilidad, pero siento que si a él lo dejaran ser, probablemente tendríamos un muy honorable Presidente.

Pero Meade debe de romper como con esas amistades que te dañaron en el pasado, romper con vicios, con ese buen amigo al que querías, al que ayudaste y después te usó... y no sé muy bien si él esté dispuesto a eso.

El PRI como partido, es una empresa, no es un partido, en donde los de arriba muy arriba más arriba que ninguno mueven los hilos. Si aquel que mueva los hilos de Meade pudiera dejarlos de mover y dejarlo ser.... habría una esperanza. Pero la esperanza no radica en él, si no en cada uno de nosotros. No sé ustedes, pero me he topado a últimas fechas con gente que quiere "tranzarte", gente que te cobra de más algún servicio, gente que no te cumple. No sé, pareciera que lo que criticamos es lo que somos, y de seguir así, nadie vendrá a convertir a México en el país que soñamos.

Tomen lo mejor de esta nota y lo que no les guste, déjenlo atrás, insisto, soy una mexicana simple, de 44 años, que ha leído, que ama profundamente a México, que quiere lo mejor para él y que vierte su opinión personal en este espacio.

No, no me pagaron,

Gracias por leerme