martes 14 de agosto de 2018 | 05:12
Columnas

Crónica política. AMLO, ¿riesgo de mordaza o derecho a disentir?

@rosyramales jue 08 feb 2018 10:04
Si Andrés Manuel López Obrador gana la elección presidencial, ¿cómo debe llamarse a quienes escriban a su favor y en contra de los opositores?
Si Andrés Manuel López Obrador gana la elección presidencial, ¿cómo debe llamarse a quienes escriban a su favor y en contra de los opositores?
Foto propiedad de: Internet

En reiteradas ocasiones Andrés Manuel López Obrador ha cuestionado la crítica de periodistas; incluso, en algunos casos se ha confrontado públicamente con ellos en redes sociales, vinculándolos con calificativos de todo tipo a “la mafia del poder”.

¿Se tratará de casos específicos y aislados? ¿O AMLO en verdad no tolera la crítica?

El precandidato de la coalición “Juntos Haremos Historia” (Morena, PT y PES) asegura: “Yo respeto el derecho a disentir, yo creo en la crítica, porque tiene que ver la crítica con la democracia, cuando no hay crítica hay autoritarismo, tiene que haber crítica, no puede haber pensamiento único”.

Pero, según el comunicado difundido en la página de Morena: “…la democracia significa comunicación y la comunicación implica mensajes de ida y vuelta, no es nada más de que: ‘yo te voy a estar criticando, y te quedas callado, porque si tú replicas te acuso de autoritario, de prepotente, de sectario, etcétera, etcétera” y sostuvo que se tiene que ir al debate’”.

¿Quiere decir que los periodistas deben criticar sí, pero también reconocer los aspectos positivos de él o del personaje de que se trate? En eso tendría toda la razón.

O eso de los “mensajes de ida y vuelta” ¿quiere decir que si lo critican, él responderá pues no tiene por qué quedarse callado? Algo así como ejercer un derecho de réplica en las redes sociales al estilo de dimes y diretes. Ups. Incluso, abundar en calificativos cuando le pregunten su opinión sobre los aspectos criticados de su vida.

¿No bastaría decir solamente: “Respeto el derecho a disentir”, “Es la opinión del periodista…” “Puedo demostrar de manera fehaciente que los señalamientos son infundados”, etc?

Incluso, ejercer su derecho de réplica en términos legales sin polemizar.

Pero eso darse agarrones en redes sociales con periodistas, escritores o politólogos, preocupa. Pero además da pie a más crítica.

Ciertamente, puede haber periodistas cuya crítica hacia Andrés Manuel López Obrador sea reiterada y sistemática. Sin embargo, tampoco significa vinculación con “la mafia del poder” en todos los casos. Hay quienes critican sin tener relaciones comerciales o vínculos de afecto con políticos o servidores públicos.

Por cierto, cabe preguntar: Y AMLO ¿no tiene periodistas consentidos? A la inversa, tampoco es válido ofender a quienes solamente escriben sobre los lados positivos del candidato presidencial de izquierda. Sus razones tendrán para poderar sus cualidades, mensajes, palabras, programas y proyectos.

Lo ideal sería respetar cada quien la forma de pensar de cada quien; y de opinar. Porque en nuestro país, los seres humanos gozamos del derecho fundamental de la libre expresión; claro con los límites que la misma Constitución Política impone como son, por ejemplo, no afectar los derechos de terceros o cometer algún delito.

Sin ánimo pernicioso, cabe preguntar: Si Andrés Manuel López Obrador gana la elección presidencial, ¿cómo debe llamarse a quienes escriban a su favor y en contra de los opositores?

En fin, lo verdaderamente preocupante es que AMLO represente un riesgo para las siguientes libertades: De expresión, de manifestación de ideas, y de prensa; Incluso, hasta en redes sociales.

AMLO debe de cambiar esa forma explosiva de reaccionar ante la crítica, porque desata suposiciones desfavorables para él. Por ejemplo, que cuando ya despache en Palacio Nacional,  pretenda amordazar a los periodistas, sacarlos de las conferencias de prensa cuando disientan de él, ordenar a los medios correr a los reporteros preguntones, etc.

¿Otro Trump? Claro, en relación a la postura bronca y hasta grosera con los periodistas y medios de comunicación.