domingo 20 de mayo de 2018 | 09:04
Columnas

El rincón del chamán. Ríos Piter topa con muro de vanidades

@Chucho_Sanchez vie 19 ene 2018 07:18
 Los creativos del Peje se sacaron de la manga una contraofensiva respaldada en medicinas milagro.
Los creativos del Peje se sacaron de la manga una contraofensiva respaldada en medicinas milagro.
Foto propiedad de: Internet

 

1.- Aunque lleva ventaja sobre Jaime Rodríguez -el ex Bronco- y Margarita Zavala en el número de estados necesarios para alcanzar la candidatura presidencial, Armando Ríos Piter cree que registrar un solo candidato independiente en la boleta electoral le daría más fuerza a esta figura y evitaría que se diluya el entusiasmo no partidista.

Pero parece que eso nunca ocurrirá porque se lo impide un muro de vanidades. El ex Bronco, por ejemplo, tiene claro que si no prende, pues se regresa a la gubernatura de Nuevo León para seguir operando otros cuatro años desde la comodidad de su caballo equipado con Ipad y bocinas.

 

Por lo que toca a Margarita Zavala, tampoco tiene la intención de declinar a favor de nadie y como diría don Teofilito, ni lo hará. Ni siquiera por José Antonio Meade como augura el Peje. Y MariChuy va muy rezagada. Nadie está dispuesto a sacrificar vanidad por un proyecto común, salvo Ríos Piter.

Si los aspirantes pasan la investigación del INE que anda tras la pista del mercado negro de las firmas de apoyo y la libran el ex Bronco y Margarita, en la boleta electoral aparecerán al menos seis fórmulas; tres de partido y tres independientes (aunque sea de nombre).

2.- El nivel de las campañas disfrazadas de precampañas cada vez es más de pleito callejero.

En un video grabado en Veracruz y difundido en sus redes sociales el precandidato único presidencial de Morena se presentó como AndrésManuelovich, sí leyó bien, en respuesta a las acusaciones de Javier Lozano de que el tabasqueño recibe el apoyo financiero y político de los rusos. El Peje respondió a los chistoretes de sus detractores con otro chistorete.

Pero eso no para ahí. Los creativos del Peje se sacaron de la manga una contraofensiva respaldada en medicinas milagro.

También en un video mensaje difundido en redes, AMLO pidió “con todo respeto” a @EPN que dijo le ha dado por las indirectas, serenarse, “que no se caliente” y para evitar la presión alta tomarse una cápsula de Amlodipino. Ah qué buena medicina, dijo convencido AMLO. Ya no aclaró si el Amlodipino viene en presentación intramuscular.

Los chistoretes le bajan mucho nivel a la competencia. A todos. ¿Qué no?

3.- Que no hubo piquete de ojos.

Y tampoco un ataque biológico ni químico lo que provocó la conjuntivitis del presidente Enrique Peña y otras 28 personas, entre ellas el mismísimo secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos.

El secretario de Salud, José Narro, quien resultó inmune aunque estaba en el mismo presidium del evento en Querétaro, dio a conocer las conclusiones del CSI azteca y dijo que fue la luz ultravioleta de las lámparas led usadas para iluminar la reunión.

Aunque a otros sí les fue de feria, entre ellos al góber Pancho Domínguez quien perdió la visión por más de 7 horas y a Rafael Pacchiano quien estuvo hospitalizado hasta el lunes.

Si los ven llegar a otra reunión con lentes oscuros, no pregunten.

4.- Priista que se duerme…

Dicen que las protestas armadas contra Meade por quienes se ostentaron como priistas de Aguascalientes fue un fallo del priismo estatal, pero los reclamos se los hicieron a Otto Granados Roldán, recién nombrado secretario de Educación Pública.

5.- ¿Comió Payaso?

En un blog del Partido Republicano dieron a conocer los nombres que según Donald Trump fueron los ganadores de sus premios a las noticias falsas (Fake News). Aunque esto nada tiene de gracioso, los periodistas y medios marcados por el gobierno de Trump, a los que no soporta, son Paul Truckman de The New York Times, el ABC News, CNN, Times y The Washington Post. A los medios a modo no los tocó ni con el pétalo de un tuit.

6.- Dante y la vuelta al oscurantismo de los boletines de prensa.

A Ricardo Anaya no se le hizo lucir el chaleco Naranja (como lo hicieron los perredistas) ni tararear la tonada pegajosa de la la la la la.

 

Pero Anaya sí conoció el lado oscuro de Dante Delgado cuando éste anunció a los reporteros que a partir de ahora tendrán que dimensionar lo que significa los comunicados (boletines) políticos y no las entrevista banqueteras.

Ante la cara sorprendida de los reporteros Dante insistió en que no van a hablar de otros candidatos ni a descalificar a nadie, “no habrá más ocurrencias de quien responde ni ocurrencias de quienes preguntan.”

Ricardo Anaya guardó silencio. Así es que… la la la la la puro boletín.