domingo 21 de octubre de 2018 | 02:09
Columnas

Para los jóvenes mexiquenses, el 2018 es radical

@carlos344mx vie 12 ene 2018 09:23
Hay nuevas alternativas políticas para los jóvenes mexiquenses
Hay nuevas alternativas políticas para los jóvenes mexiquenses
Foto propiedad de: Internet

 

México ha celebrado diferentes momentos que resaltan por su complejidad política y social a lo largo de su historia independiente y, sobre todo, tras la llegada de la democracia. Este año 2018 no será la excepción, siendo una fecha de gran importancia para la vida pública de nuestro país y en la cual, los jóvenes tendremos un papel que será trascendente para el futuro de la nación.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Población (CONAPO), en 2016 vivían en México 31,768,365, cifra que continuará creciendo hasta 2022, año en que el bono demográfico comenzará a decrecer. Pese a que los jóvenes representamos el 26% de la población mexicana, en los últimos años se ha advertido una creciente pasividad de las nuevas generaciones ante los cambios político-sociales. Particularmente preocupante es la participación en mi natal Estado de México, que en la pasada elección para gobernador participó apenas la mitad de los poco más de 3.3 millones de jóvenes que podían hacerlo. Las razones son variedades, tanto por desconocimiento o indiferencia y sobre todo por un desaire en las opciones políticas que los jóvenes tienen a su alcance. 

Pese a ello, nuevas opciones políticas han nacido en el Estado de México a nivel local con la aparición de nuevas fuerzas y plataformas que podrían representar una alternativa para aquellos jóvenes que no se ven ni se sienten representados o se quedan en la disyuntiva ante las candidaturas independientes. Para esta elección, el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) prevé la participación de diez fuerzas políticas, incluidos partidos locales que estrenarán sus plataformas en esta elección, uno de ellos el Partido Vía Radical, y algunos otros candidatos independientes que, a la fecha, buscan ganar su registro para la representación en el Poder Legislativo Federal y en las Alcaldías del Estado. En el mismo sentido, es necesario que los jóvenes cuenten con nuevas caras en la política, nuevos liderazgos y cuadros renovados que generen confianza y nuevas posibilidades de hacer política en el Estado. Particularmente llama la atención el caso del municipio de Tultitlán, región de la zona metropolitana del Valle de México y localidad aledaña a Tlalnepantla de Baz, municipio muy querido en lo personal pues en él viví gran parte de mi vida. Tultitlán en 2010 -últimos datos estadísticos disponibles- tenía porcentajes de pobreza en más del 30% de su población, es decir casi 200 mil de los habitantes del municipio. Si bien son datos que, por falta de voluntad de los propios gobernantes, no se han actualizado, la realidad es que a 2018 la situación no es muy diferente.

La falta de programas coherentes y a largo plazo en el municipio, la imperante corrupción de autoridades de todos los niveles de gobierno y de todas las fuerzas políticas, así como incluso la falta de preparación de los cuadros que forman parte de la élite gobernante en los municipios, ha generado un abandono de la ciudadanía que se demuestra en la indiferencia de los votantes y de la participación de los jóvenes en la política. En este caso, la llegada de nuevas opciones políticas independientes de los partidos tradicionales es una clara oportunidad para los jóvenes del Estado, y sobre todo en Tultitlán.

Los medios tradicionales se han enfocado en los últimos ejercicios electorales a resaltar el trabajo de las candidaturas independientes, sobre todo el caso del joven Pedro Kumamoto en Jalisco, sin embargo muchas veces se deja de lado la gran labor que otros candidatos jóvenes también están haciendo en sus localidades. Por eso quiero resaltar la labor que en el municipio de Tultitlán está realizando José Luis Barrera, joven natal de esa localidad y quien en redes sociales ha demostrado una cercanía con la ciudadanía con el fin de atender las necesidades prioritarias de la misma. José Luis, o como se hace llamar en medios “Napo”, así como otros candidatos independientes en todo el país, ha recorrido todo su municipio en la búsqueda del apoyo de la gente, destacando su accesibilidad, humor y austeridad con la que ha sabido adentrarse en la intención de voto de la ciudadanía, desafiando al status quo con tan solo con resaltar los problemas que su localidad enfrenta en materia de pobreza, cohesión social, seguridad, salud, educación y todos los graves desafíos que la mayoría de los municipios de nuestro país tienen. La oferta con la que cuenta, llamada Radical por el propio nombre de la institución política que le ha ofrecido el respaldo, es una propuesta cercana a la gente y comprometida con las causas progresistas de su municipio, ofreciendo resultados que podrían sentar las bases para aumentar de forma importante el desarrollo del municipio, dando continuidad a las cosas que sirven y cambiando lo que sea necesario. La propuesta de “Napo” ha sido bien recibida en las comunidades de Tultitlán, situación que ya ha generado molestia en los primeros círculos de la élite municipal, así como lo hacen en general los candidatos que forman parte del grupo de independientes y nuevas opciones.

Pese a esto, aun contra viento y marea, los candidatos que representan nuevas alternativas y cuadros preparados que pueden generar cambios reales en la política a nivel local y/o federal en nuestro país deben ser escuchados, se les deben abrir las puertas a los medios, a las redes sociales y a la voz ciudadana, pues representan la voluntad de cambio que los jóvenes estamos buscando ante una nueva forma de hacer política. Es por esta razón, que estas nuevas opciones, siempre serán bien recibidas por nosotros los jóvenes, quienes buscamos un relevo generación en la política, más participación y, sobre todo, cambios reales que promuevan el desarrollo de México.