domingo 21 de octubre de 2018 | 02:07
Columnas

La liga femenil de fútbol y sus salarios

@rickypedraza jue 11 ene 2018 13:13
Alicia solo pedía que le aumentaran el sueldo porque los mil 500 pesos que le daban como salario no le alcanzaba ni para el transporte.
Alicia solo pedía que le aumentaran el sueldo porque los mil 500 pesos que le daban como salario no le alcanzaba ni para el transporte.
Foto propiedad de: Internet

Recuerdo cuando era pequeño,  como muchos, tenía la ilusión de ser futbolista profesional. Con muchos menos recursos que los que hay ahora para investigar cuánto gana un futbolista profesional, por nuestros medios y contactos juveniles, averiguamos el sueldo de un futbolista de esa época.

José Juan Hernández

José Juan Hernández, un lateral/central que jugaba en los Rayados del Monterrey. No era del once inicial en aquellos tiempos, pero era una persona que regularmente jugaba como relevo. Preguntando e investigando logramos averiguar que por allá en los principios de los noventas, J.J. Hernández, ganaba alrededor de 50 mil pesos mensuales por estar en la banca de los Rayados. Ahora y en esos años, 50 mil pesos eran y son una buena cantidad de dinero. Imagine la ilusión en un niño/adolescente cuando se entera que eso es lo que gana un suplente. Claro que se nos antoja ser futbolistas profesionales. Ganar dinero jugando con una pelota, qué maravilla.

La época profesional

Pasan los años y nos dimos cuenta que no era sencillo estudiar y ser futbolista. Sobre todo cuando nuestros padres no lo aprueban y no tenemos los genes de Messi, CR7, Dybala o cualquiera que sea su futbolista favorito.

En mi paso laboral por una fábrica me invitaron a jugar fútbol. Veo el equipo con todos los “ingenieros” de la planta y varios de los muchachos que trabajaban en la planta en labores de manufactura. Estos chavos tenían una habilidad innata para jugar (jugaban mejor que nosotros) además los fines de semana jugaban en varias ligas locales donde cobraban por hacerlo. Imagine a un muchacho que gana alrededor de 500 pesos por partido jugado. Si el fin de semana jugaba 3 partidos, se llevaba a su casa 1,500 pesos libres por jugar futbol en ligas amateurs donde los que lo “contrataban” buscaban tener un jugador que les ayudara a ganar.

La liga femenil

El 28 de agosto del 2017 fue la primera vez que se jugó un partido profesional  de futbol femenil en México. Con un formato similar al que tiene la Liga MX, la liga se formó con 16 equipos que son los representantes femeniles de 16 equipos de la primera división mexicana.

Con asistencias mayores que algunos equipos de primera división, la liga femenil buscó llamar la atención del público futbolero. Para ser un primer intento, les fue bastante bien. Como cualquier proyecto, los primeros años son más pérdidas que ganancias, pero si se establecen buenos indicadores, la liga femenil puede ser un buen negocio y un escaparate para las mujeres que les gusta el futbol y tienen la habilidad de jugarlo de manera profesional.

Sueldos de la Liga Femenil

Alicia Cervantes, jugadora del Atlas de Guadalajara, fue la goleadora del equipo en la primer temporada de la Liga Femenil. Esta temporada tuvo que parar de jugar porque no quisieron aumentarle el sueldo. Y no es como los casos de los futbolistas profesionales que piden grandes cantidades de dinero. Alicia solo pedía que le aumentaran el sueldo porque los mil 500 pesos que le daban como salario no le alcanzaba ni para el transporte.

A muchas de las jugadoras que están en la liga les dan apoyo para estudios, un lugar para vivir en la casa club entre otros beneficios. Alicia no necesitaba ni pidió nada de eso.

El contrato de Alicia fue publicado por la página de mediotiempo.com y establece que no es una jugadora profesional, sino semi profesional. No le da pie a buscar patrocinadores por fuera de los que maneja el club y pide total disposición de la jugadora para los horarios de juego y entrenamiento. Un contrato hecho para un profesional con un sueldo menor a lo que gana Neto, el de mantenimiento de la planta, en un fin de semana jugando futbol.

Los sueldos del equipo campeón, las Chivas Femenil, están entre 3 mil 500 y 6 mil pesos y no son muy diferentes en los demás clubes. Sigue ganando mas Neto, el de mantenimiento de la planta.

Entiendo que la Liga Femenil es una liga en formación, pero los sueldos no están acorde con las exigencias del contrato. Las jóvenes que forman parte de este proyecto aceptan formar parte de este buscando una posterior gloria deportiva. Pero  buscar que un jugador profesional de cualquier deporte pueda competir , alimentarse y tener una vida sana con un salario de mil 500 pesos al mes , parece un poco ridículo.

 

Hace cerca de 30 años, J.J. Hernández ganaba 50 mil pesos al mes (súmele la inflación). Neto, el de mantenimiento, se puede llevar más de 6 mil pesos al mes jugando en ligas amateurs. Y el Atlas Femenil no le paga más de 1,500 pesos a la goleadora del equipo, hay algo que está mal calculado.

Y este tipo de desigualdades de género se dan en todos los ámbitos y rubros laborales. La determinación de los sueldos debería de ser con base en la capacidad y las actividades que se llevarán a cabo y no en el género. Esperemos que esto se pueda regularizar en el futuro cercano, sino es que en el mismo presente.