viernes 20 de julio de 2018 | 05:38
Columnas

Crónica política. El lío de las candidaturas en la coalición “Por México al Frente”; caso Oaxaca

@rosyramales mié 03 ene 2018 10:55
Francisco Martínez Neri
Francisco Martínez Neri
Foto propiedad de: Internet

 

Parece que las dirigencias nacionales del PRD, del PAN y de MC, ignoraron a las dirigencias locales al momento de hacer el reparto de las candidaturas a las diputaciones federales y senadurías en el convenio de la coalición “Por México al Frente” para las elecciones del 2018.

Evidentemente, dicha distribución es competencia de los órganos nacionales de los partidos aliados. Sin embargo, de haber considerado la opinión de las dirigencias locales no habría complicaciones en la construcción de la coalición local en algunas de las entidades donde este año habrá elecciones concurrentes. Por ejemplo, en Oaxaca.

Hasta donde se sabe, el panismo local considera que al PAN corresponde el derecho de postular candidaturas en la primera fórmula al Senado de la República y para la diputación federal por el Distrito Electoral 08, con cabecera en la capital oaxaqueña. Pero en el convenio de coalición, el PRD se quedó con ambas.

Esa es la litis, de cuya solución depende la construcción de la coalición local “Por México al Frente” para las elecciones de diputados al Congreso del Estado y de concejales a los ayuntamientos en los 153 municipios de régimen de partidos políticos (los 417 restantes del total de 570, se rigen por Sistemas Normativos Indígenas).

O sea que si al panismo oaxaqueño no le dan la primera fórmula al Senado y el Distrito Electoral Federal 08, ¿no hay coalición local? Así parece, salvo que se trate de una estrategia para obtener cantidad y calidad en el reparto de las candidaturas para las elecciones locales: Por lo menos postulación equitativa entre el PAN y el PRD en los 25 distritos electorales, y equilibrada en los 153 municipios. ¿Y el MC? Pues hacerle algún espacio.

Naturalmente, tanto para efectos de las elecciones federales como para las locales el PRD argumenta tener el derecho de postular más candidatos y en las mejores demarcaciones electorales basado en la fuerza electoral que le arrojan las estadísticas de comicios en Oaxaca. Pero el panismo considera que el Sol Azteca ya no es ni la sobra de lo que fue.

Y en parte tiene razón. Porque cuadros perredistas con cierto liderazgo han emigrado al PT y sobre todo a Morena. Aunque al irse francamente le han hecho un favor al PRD, pues con sus honrosas excepciones se trata de cuadros desprestigiados, que han amasado fortunas lucrando con la lucha social y la pobreza de la gente, y como ya no le ven futuro al Sol Azteca se han ido con el mejor postor.

Viceversa, el panismo oaxaqueño estima tener mejor derecho.

Lo cierto es que ambos partidos políticos se han caído en la preferencia electoral en el estado de Oaxaca. En la última elección local, el PRD se fue al tercer sitio y el PAN al cuarto, cuando eran segunda y tercera fuerza electoral; incluso, juntos ganaron las elecciones de gobernador del 2010, y como resultado de estos comicios actuaron como coalición legislativa en el Congreso Local.

Pero el ejercicio de gobierno los desgastó al grado de perder la gubernatura en 2016 a pesar de haber ido en coalición; derrota multifactorial, por supuesto, en la cual contribuyó la división de la izquierda y la pulverización del voto, factores donde Andrés Manuel López Obrador y Morena pusieron su granito de arena. Al PRD le afectó la fuerte presencia de AMLO en Oaxaca.

Retomando el tema de las candidaturas federales, si el PRD, el PAN y MC se distribuyen los distritos electorales en función de aquellos donde tiene diputados cada uno, entonces al Sol Azteca le correspondería postular en el Distrito Electoral Federal 08, con cabecera en la capital oaxaqueña, porque hace tres años ahí ganó Francisco Martínez Neri, actual coordinador del grupo parlamentario perredista en la Cámara Baja del Congreso de la Unión.

En fin, dicho Distrito ya está asignado al PRD en el convenio de coalición “Por México al Frente” para las elecciones federales, lo mismo que la primera fórmula al Senado. Sin embargo, hasta donde se sabe el panismo local sigue en su lucha para quedarse con ambos espacios, lo cual sería posible si las cúpulas nacionales modifican el convenio, pero ello implicaría mover candidaturas en otras entidades, a menos que el Sol Azteca las ceda a los panistas sin pedir otras a cambio.

Y si el panismo oaxaqueño se sale con la suya y al final se queda con la primera fórmula al Senado, ¿a quiénes postularía? Carece de cuadros competitivos. Bueno, sí tiene un cuadro y es mujer: Eufrosina Cruz Mendoza. Sin embargo, difícilmente la postularían porque ella es afín a Margarita Zavala. Lástima por el PAN. Aunque si juegan con inteligencia, bien podrían postularla, porque Eufrosina es ícono nacional en la lucha de los derechos de las mujeres indígenas.

Pero…como siempre hay un “pero”…. para las elecciones federales hay un acuerdo entre las cúpulas nacionales del PRD y del PAN para que en Oaxaca la primera fórmula al Senado sea de mujeres y la segunda de hombres. Entonces, si se aplica lo establecido en el convenio de coalición, al Sol Azteca le tocaría postular la primera fórmula, y a Acción Nacional en la segunda, lo cual significa que la primera sería de candidatas perredistas, y la segunda, de candidatos panistas.

Mmm…¿plan con maña para sacar a Eufrosina de la jugada?

EL LÍO DE GÉNERO…QUIEREN CAMBIARLO

PAN y PRD andan enredados en el género de las candidaturas de la primera y de la segunda fórmula al Senado por Oaxaca.

Veamos, en términos del convenio de la coalición “Por México al Frente”, la distribución es la siguiente: Primera fórmula, postula PRD; segunda fórmula, postula PAN. Y en base a un acuerdo interno, el género sería: Primera fórmula, de mujeres; segunda fórmula, de hombres.

Ups por los perredistas. Internamente en el PRD solicitaron registro para candidatura al Senado: Eva Diego Cruz, Juanita Cruz, Rogelia González, Horacio Antonio Mendoza, Carol Antonio Altamirano, José Antonio Estefan Garfias, Tomás Basaldú, Sergio López y Francisco Martínez Neri.

Pero si definieron que la primera fórmula, que hasta el momento la tiene el PRD, sea de mujeres, la candidatura quedaría entre Eva Diego y Juanita Cruz; una de ellas encabezándola. ¿Y ellos? Pues tendrían que esperar seis años más la siguiente renovación del Senado o buscar la postulación a diputado local o presidente municipal, según sea el caso. Rogelia quedaría descartada porque ocupa cargo en el Comité Ejecutivo Nacional del PRD; es la Secretaria de Igualdad de Géneros.

Nada es oficial hasta este momento. Por lo tanto aún cabe la posibilidad de que el género de la primera fórmula sea de hombres. Y según perredistas, son panistas quienes andan buscando el cambio del género para que la primera fórmula sea integrada precisamente por hombres, y la segunda por mujeres. ¿Será?

En fin, a ver qué pasa. Lo cierto es la existencia de tremendo revoltijo en los partidos políticos, y líos internos y entre partidos, por el reparto de posiciones y por la aplicación de los criterios de género. Claro, el lío deriva de intereses tribales, grupales y personales.

Perredistas acusan al líder estatal, Raymundo Carmona, de estar enredando la distribución de candidaturas; éste, lo niega.

EL PAN QUIERE LA CAPITAL OAXAQUEÑA

Hay otro espacio-litis en la construcción de la coalición local “Por México al Frente” para las elecciones concurrentes oaxaqueñas: La capital del estado. El PAN pretende quedarse con el derecho de postular la candidatura a la presidencia municipal; caso contrario, no habrá coalición para los comicios de diputados al Congreso del Estado y de concejales a los ayuntamientos.

Pero los perredistas consideran que el PAN carece de cuadros competitivos. Y de cierto modo tienen razón. Los cuadros panistas andan muy desdibujados. Sin embargo, bajo el criterio de cuando han ido en coalición, Acción Nacional ha tenido el derecho de la postulación en la capital oaxaqueña. Y si fuera mujer, quizá en Leslie Jiménez Valencia o Alejandra García Morlan encontrarían al cuadro competitivo.

El PRD en cambio tiene un cuadro natural: Francisco Martínez Neri, ex rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, a quien la ciudadanía aun ve con cierto perfil ciudadano. Pero si el Sol Azteca quisiera asirse de este cuadro, a ambos les convendría más la postulación a la diputación local plurinominal para perfilarlo como líder de la fracción parlamentaria perredista y aprovechar su experiencia nacional. La capital oaxaqueña implica riesgo; AMLO y Morena vienen muy posicionados.

Además aún falta saber, conforme a los criterios de género, en qué municipios los partidos deben postular hombres, y en cuáles mujeres, lo cual determinan los mismos partidos en base a las tablas de competitividad confeccionadas por el OPLE.

En fin, a ver qué pasa. Lo que sí debe preocupar a los aliados en el ámbito nacional, es que la obtención de triunfos electorales o de por lo menos altos porcentajes de votación, no dependen solamente del empuje de la candidatura presidencial, sino de los perfiles a postular en las diputaciones federales y senadurías, así como en los cargos locales en las 30 entidades donde habrá elecciones concurrentes.

***

Correo: [email protected]