martes 23 de enero de 2018 | 09:59
Columnas

Código Alfa. Del capitalismo, neoliberalismo al neo-feudalismo

@edwardsol mié 03 ene 2018 19:00
Carlos Marx
Carlos Marx
Foto propiedad de: Internet

Antes de que los analistas de los medios mexicanos especializados en “negocios o finanzas”, hablen del siguiente tema que será tocado poco a poco en México y en el mundo por investigadores en materia político-económica, les dejo un pequeño análisis del rumbo que muy probablemente tomará el planeta con respecto al “nuevo orden” que según los amantes de las teorías de conspiración, podría suceder en un futuro no muy lejano.

Del capitalismo al neoliberalismo

El capitalismo como doctrina político económica es una de las más antiguas de la humanidad y podríamos decir que fue una mutación del trueque pasando por los antiguos comerciantes, surgió como una salida del feudalismo proponiendo trabajo a cambio de sueldos, en lugar de servidumbre o esclavitud.

Su práctica en el mundo ha hecho encabronar a más de uno y no sólo a Carlos Marx y durante siglos se han vuelto millonarios muchos comerciantes o empresarios que por tener la iniciativa, la inventiva o simplemente la concesión para explotar algún recurso han acumulado riqueza que les dio el poder de influir en la vida pública y política compitiendo con los gobernantes, líderes militares y eclesiásticos o monarcas que vieron acechado su poder incluyendo a naciones enteras, y su principal o más grande expresión se dio al caer el muro de Berlín con la desaparición del comunismo.

Para contrarrestar el “poder” capitalista que otorgaba la riqueza a muchos empresarios, los estados principalmente de occidente implementaron el neoliberalismo donde el estado controla a las voraces corporaciones para que no “existan monopolios” que sobrepasen el poder del gobierno o las naciones. Por esa razón en nuestro país hemos vivido desde hace más de 30 años bajo las “reglas” neoliberales de las que hoy muchos se quejan.

El siguiente paso

Regresar al capitalismo voraz no es la opción ya que las reglas impuestas mundialmente no lo permitirían y la lógica llevaría a tener una estructura mucho peor en materia de poder económico para muchas empresas pero hay algo que entre los que gustan sobre las teorías de conspiración, que podría detonar un cambio a nivel global en el sistema económico y político que podría llevarnos a una estructura sutil que podría cambiar el orden mundial.

Neo feudalismo

El feudalismo fue un proceso de descomposición del poder de la monarquía principalmente en la edad media, en donde las atribuciones políticas y jurídicas fueron fragmentadas y repartidas por los propios monarcas, entre los nobles más ricos y fuertes, todo ello enmarcado en el contexto de “inseguridad y miedo”, y para aquellos que no recuerdan sus clases de primaria o secundaria, el México de alrededor de 200 años, los señores feudales eran quienes decidían la vida de las comunidades en un sistema económico de “pequeñas ciudades” donde el patrón era la máxima figura a la que habría que rendirle pleitesía por ser el “dueño” de esas tierras y lo que producen en ellas reduciendo la condición de sus habitantes a simples “siervos”. Claro había tierras mucho más ricas y productivas que otras y su familia vivía totalmente apartada del resto de los pobladores en un sistema social donde no se mezclaban entre sí, porque se tenía la idea de que había seres humanos mejores que otros por su simple casta.

Acumulación de riqueza

Si usted revisa entre el listado de los hombres más ricos del planeta, uno de los principales factores que tiene en común es la acumulación de riqueza y el agigantamiento de sus redes de negocios donde el grande compra al pequeño o emergente exitoso para volverlo parte de su propiedad, en el mundo financiero al menos del lado occidental se están formando corporaciones gigantescas como Apple que tiene un valor de alrededor de los  686 mil millones de euros y que sus clientes están prácticamente en todos los rincones del planeta.

Esta acumulación de riqueza le otorga poder político a estas corporaciones y los políticos, gobernantes y monarcas del mundo saben que no pueden detener el consumo, pero según las teorías de conspiración que podrían cambiar el orden mundial, las alianzas no tardarán en darse convirtiendo a los estados y a las empresas en feudos donde los vasallos serán todos los empleados y los políticos junto a los directores de corporaciones ocuparían la nueva clase feudal del planeta, donde cualquier emprendedor siempre estará bajo la lupa de agentes que no permitirán el surgimiento de nuevos emporios y donde un servicio o producto ascendente será devorado por los gigantes internacionales.

¿Cómo funciona la condición de siervo en nuestra época?

Los gobiernos aumentan los impuestos teniendo que pagar cada vez más de nuestro dinero  que produce nuestro trabajo.

Nos hacen pagar por cuantos servicios necesitemos utilizar, pagamos por la salud, la educación, pagamos por el agua, por el plan de jubilación, pagamos por la seguridad (cada vez más en manos de empresas).

Este sistema se impone a escala mundial y en todos los órdenes de la vida y al parecer, no hay modo de escapar de él y de esta manera cumplimos así todas las condiciones que se daban en los siervos de los feudos medievales.

Y entonces… ¿Es usted un siervo?