jueves 19 de abril de 2018 | 02:36
Columnas

Valor Agregado. 2018: El año de la prudencia

@oscar_ahp mar 02 ene 2018 22:14
El dólar, otra vez en $20 pesos
El dólar, otra vez en $20 pesos
Foto propiedad de: Internet

Estamos empezando el año y no podemos dejar de lado que nos dirigimos hacia un 2018 de grandes decisiones y fuertes convulsiones para el futuro de nuestro país, para el desarrollo que podremos o no alcanzar en la próxima década, básicamente. 

El desarrollo del año será multifactorial, desde luego con enfoque en la campaña presidencial, pero aderezado con varios temas que para nada son menores, y que seguramente incidirán con fuerza en los debates de quienes suspiran por la rifa del tigre.

La probable terminación del TLCAN

El escenario mediático cada día luce más cercano a que Estados Unidos dejará el acuerdo trilateral. Su tamaño e importancia les permite marcar la agenda periodística, pues son la cabeza de la negociación.

En corto, las opiniones de los especialistas son variadas, desde quienes opinan que hay futuro aún sin el tratado; que el gobierno se ha venido preparando y, que los efectos no serían inmediatos, sino progresivos con el paso de los meses y años, lo que permitiría irlos paliando; hasta quienes argumentan que el daño sería mayúsculo, sobre todo en la incertidumbre de los primeros meses.

Esto último no es menor, pues la falta de certeza paraliza las inversiones, sobre todo las grandes.

Quedémonos también con el pronóstico de la CEPAL, quien refiere que el colapso para México, sería de 1.1 % del PIB; en un país como el nuestro, que según el FMI crecerá en 2.1 % en 2018, el dato de la CEPAL es una barbaridad.  

La reforma fiscal estadounidense

Es otro tópico que genera fuerte inestabilidad, pues en apariencia deja muy mal parado a México, ya que perdería gran competitividad por la reducción de tasas en USA.

Empero, los especialistas coinciden en que aún es pronto para evaluar los impactos, pues la reforma también minimizó las deducciones, además de que deberá complementarse con los impuestos de los estados de la unión americana, lo que llevaría a que no todo es miel sobre hojuelas para las empresas que tributan allá.

Pronto conoceremos los detalles, pero sin duda algo tendremos que ajustar. Mientras tanto, el ambiente se pone nervioso, pues en temas de finanzas y economía, las expectativas son esenciales, y hoy no reflejan perspectivas favorables.

El bajo costo de nuestra mano de obra seguirá siendo un factor importantísimo para quienes consideran invertir en México, lo que nos seguirá ayudando en la atracción y retención de proyectos. Desde luego, tampoco es algo de lo que debamos enorgullecernos, pues ese mismo factor, incide para que el 65 % de la población tenga muy bajo poder adquisitivo y escasa calidad de vida, lo que es un gran problema estructural de nuestro país.

La inflación casi llegó al 7.0 %

Durante 2017 tuvimos la inflación más alta desde 2001, de 6.69 % con datos al 15 de diciembre. Es un problema que se originó por el llamado “gasolinazo” de inicios de año. Con la llamada liberalización de los precios, el gobierno generó un disparo en el costo de los energéticos, y con ello en los costos de prácticamente todos los bienes y servicios.

La lógica electoral nos dice que el gobierno volverá a implementar subsidios para que la inflación no siga subiendo, lo que se será favorable para la población, pero no para las finanzas públicas. Vaya, será una aspirina electoral, pero en 2019 se volverá a imponer la realidad, y sin preguntarnos.

Lo reiterado en este espacio desde 2014, el gobierno del presidente Peña entregará finanzas públicas mucho peores de las que recibió, sobre todo en cuestión de deuda pública.

 

El dólar, otra vez en $20 pesos

No cerramos en el peor nivel del año, pero tampoco en el mejor. Los economistas más o menos coinciden en que el “precio justo” sería de $18 pesos por dólar, y que a partir de ahí, se mueve en función de los riesgos, de la incertidumbre que se vaya observando en el ambiente geopolítico. Por eso le escribía lo importante que son las expectativas, y también que actualmente no son color de rosa.

Habrá que ir viendo cómo rueda el balón en todos estos temas, para poder aventurar la ruta del tipo de cambio.

En síntesis

El 2018 será un año de mucha incertidumbre y de grandes decisiones. En opinión de su escribidor, la mejor estrategia a seguir, es ser prudentes y conservadores, analíticos y cuidadosos en todas nuestras decisiones financieras.

En lo electoral, considero que es el momento de dejar de quejarnos por la mediocridad de nuestros políticos, pues finalmente son un reflejo de lo que nosotros hemos permitido. Es ocioso preguntarnos si las y los candidatos están a la altura de las necesidades del país. La pregunta importante, es si como sociedad tenemos la estatura necesaria para los retos que enfrentamos; porque los problemas son muchos y muy complejos, imposibles de resolver por una sola persona.

 

Amable lector, recuerde que aquí le proporcionamos una alternativa de análisis, pero extraer el valor agregado, le corresponde a usted. 

 

Con gusto recibo sus comentarios en Facebook: @OHvaloragregado