martes 16 de octubre de 2018 | 04:52
Columnas

Disneylandia Reynosa Park

@dect1608 mar 02 ene 2018 09:42
Este negocio del proxenetismo es tan fuerte que incluso es heredado por generaciones en Reynosa.
Este negocio del proxenetismo es tan fuerte que incluso es heredado por generaciones en Reynosa.
Foto propiedad de: Internet

“Mi esposo no recibe dinero ni se dedica a la trata de personas, ni la prostitución de menores. ¡Es información falsa y mal intencionada!”, tuitazo contundente de Maki Ortiz, alcaldesa de Reynosa, Tamaulipas. México ocupa el segundo lugar en la trata de personas después de Tailandia.

El Gobierno Mexicano en el año 2003 durante el mandato del panista Vicente Fox firmó y ratificó el protocolo de las Naciones Unidas para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños.

 Dicho tratado obliga al gobierno generar políticas contra este delito que es el segundo más lucrativo después del tráfico de las drogas; igual los gobernantes mexicanos según el documento deben garantizar la protección de las víctimas y colaborar con otras naciones para erradicar la trata.

Cabe precisar que en la ciudad de Reynosa, frontera entre México y Estados Unidos la trata es un negocio con gran demanda a tal grado que se llevan pláticas de combate contra la explotación sexual de personas a las escuelas de este municipio precisamente para que las jóvenes no caigan en las garras de los proxenetas y estén prevenidos.

Insisto este negocio del proxenetismo es tan fuerte que incluso es heredado por generaciones en Reynosa, a tal grado que recientemente el enmarañado delito de la trata involucró a Carlos Ruíz Peña Garza, esposo de Maki Ortiz (la del tuitazo) a quien se le vinculó como copropietario de un predio  de una manzana en la zona de tolerancia junto a dos de sus hermanos.

 Un tema que había pasado desapercibido en estas festivas fechas hasta que Maki salió en defensa de su esposo en redes sociales y engrosó el debate con otro polémico tuit: “¿Será político? ¿Alguien que en vez de ganar el favor de la gente trabajando prefiere las verdades a medias y la calumnia? ¡ Dios nos bendiga parejo!”, escribió Ortiz en su tuiter a las 10:40 del primero de enero de 2018 como respuesta a las exigencias de quienes piden esclarezca los intereses de su amado Carlos Ruíz Peña Garza y abonando a las especulaciones de que todo puede ser solo una jugada política, ya que ni en el Gobierno de Tamaulipas, el Congreso local, ni los priistas la quieren.

La alcaldesa se espantó tanto de la información que circuló, que al muy estilo de los Calderón Zavala salió en defensa vía twitter aun cuando la Procuraduría General de Justicia del Estado de Tamaulipas (PGJE) fue políticamente “prudente” y solo se encargó de informar que fueron clausurados 4 establecimientos y 3 cuartos, usados para el servicio de sexoservidoras; esto luego de un operativo derivado de la carpeta de investigación iniciada de oficio relacionada con una denuncia del probable delito de trata de personas en la zona de tolerancia de la ciudad de Reynosa; negocios que según son relacionados al esposo y familia política de Maki Ortiz pues los predios donde se edificaron los supuestos establecimientos utilizados para la trata de personas le fueron heredados allá por 2010 al señor Carlos Ruiz Peña Garza de Ortiz.

La ciudad de Reynosa lleva un año entero en guerra de narcos y la trata de personas es otro conflicto de intereses entre los grupos de poder que ahora pudieran estar hundiendo con este penoso escándalo las aspiraciones de reelección que tiene Maki Ortiz, a quien por cierto no le ha ido nada bien.

Pero México no solo es un país considerado de origen para la trata de personas, también es foco rojo en el tránsito y destino de las víctimas que en su mayoría son mujeres y niños, personas indocumentados, indígenas y obreros que abandonan su ciudad de origen para acercarse a ciudades fronterizas como Reynosa en busca de mejores oportunidades.

Desafortunadamente la Reynosa de “Maki Ortiz” no es la única ciudad cuna de explotación sexual en México, ciudades como Tenancingo en el estado de Tlaxcala son sitios clave para el enganche de niñas y mujeres para la explotación sexual.

PD: Feliz 2018 y ojalá mañana inventen una aplicación que nos permita compartir los olores de las cenas navideñas y de Año Nuevo.