jueves 19 de abril de 2018 | 02:35
Columnas

Los violentos impusieron su ley

@victortorres_mx lun 01 ene 2018 23:15
Hasta cuándo estaremos condenados a seguir soportando esta barbarie?
Hasta cuándo estaremos condenados a seguir soportando esta barbarie?
Foto propiedad de: Internet

Las balaceras no son nada nuevo en Culiacán, lo sabemos, pero esta vez, y en ello coinciden muchas personas, se escucharon más balazos, muchos más que en otros años, y así lo demuestran los videos que circulan en redes sociales.

Qué tristeza y qué vergüenza para Sinaloa. 

Cuando las familias se preparaban para recibir el año nuevo en la capital del estado, el pasado 31 de diciembre, brotó de nuevo el salvajismo, parando de golpe el brindis y las reflexiones de paz y amistad con las que la gente de bien festejaba esta fecha.

Pero, como cada año en estas fechas, los violentos no se aguantaron la tentación de usar sus poderosas armas. 

La presencia del Ejército en Culiacán no los amedrentó y esta vez salieron con más fuerza, haciendo gala de impunidad.

Hicieron valer su ley, la ley de las balas, y contra todo lo que puedan decir las autoridades, lo hicieron con un exceso que no se había visto en mucho tiempo.

Contra la voluntad de la mayoría de los sinaloenses que añora la paz, unos cuantos armados, decidieron regalar, en vez de abrazos y buenos deseos, una intensa, incesante y peligrosa lluvia de balas, sin que nadie hiciera el intento de evitarlo.

Hay quienes señalan que las autoridades son responsables de permitir que prevalezca este horrible espectáculo en Culiacán, porque ni con todo su poderío, el Ejército y la Marina sencillamente no actuaron para poner tras las rejas a quienes insisten en festejar lanzando de manera irresponsable disparos mortales. 

La gente está convencida de que las autoridades no hacen nada porque prefieren no meterse en problemas con los violentos armados.

Aunque tenemos que reconocer que no es fácil comprobar esta supuesta negligencia de las corporaciones policiales. 

Habría que ver también hasta dónde llega la negligencia de los vecinos que son testigos de las balaceras y tampoco las denuncian, por la misma razón… El miedo no anda en burro.

 

Lo cierto es que hasta donde se sabe, ni las policías locales, ni la policía federal han presentado a ningún detenido por hacerla de “pistola brava” en los festejos de fin de año.

La autoridad argumentará que es muy complicado llegar a todos los sitios donde ocurren balaceras y sorprender en flagrancia a los presuntos infractores o delincuentes, y no les faltará razón, la descarga de 30 balas de un fusil AK 47 dura tan sólo 8 segundos.

Aunque también hay que decir que esta vez algunos autores de los disparos ni siquiera ocultaron sus rostros, y ahí están en los videos que son públicos.

 GRAFITI

Después de la terrorífica noche del pasado 31 de diciembre en Culiacán, a las autoridades habría que decirles que ante los hechos salen sobrando las palabras.

Por favor, con todo respeto, en las conferencias de prensa de este lunes eviten las ya conocidas frases, tan prefabricadas como desgastadas, “Caerá todo el peso de la ley sobre los delincuentes”

“Aplicaremos mano dura contra la violencia”, “Nadie está por encima del Estado de Derecho” y otras tantas más. 

Ni hablar, es duro, es triste, pero es la realidad, el discurso oficial no convence a nadie, la gente exige resultados. 

Finalmente, sólo habría que preguntar: ¿Hasta cuándo estaremos condenados a seguir soportando esta barbarie?

Mientras tanto, hasta la noche de este lunes seguían imparables las balaceras en Culiacán.