sábado 16 de diciembre de 2017 | 03:07
Columnas

Primera llamada, primera

@rasocas mié 06 dic 2017 08:26
Repetir por las bases del partido lo que tiene que ver con la corrupción, la impunidad y el cinismo de la mafia del poder ya no tiene mayor significado.
Repetir por las bases del partido lo que tiene que ver con la corrupción, la impunidad y el cinismo de la mafia del poder ya no tiene mayor significado.
Foto propiedad de: Internet

Con un grupo de camaradas  y compañeros hemos estado discutiendo algunas particularidades sobre el proceso político- electoral del 18. La mayoría cree que nuestro trabajo consiste solo en llamar masivamente a votar por AMLO, cuidar las casillas, hablar con los vecinos para que voten por él y cuidarle las manos a los mapaches del Estado, que no sólo de su partido, para que no se roben el voto de los electores. José Agustín Ortiz Pinchetti, incluso, termina su artículo del domingo 3 de diciembre en La Jornada, llamando  a defender y promover el voto a favor de Andrés Manuel.  Esto, naturalmente, hay que hacerlo, aunque los que han sido comisionados y pagados para cubrir las sesenta y cinco mil casillas en todo el país, han dicho que ya tienen resuelto este problema. Pero en el supuesto de que los comisionados buenos para nada no hayan resuelto aún su tarea,  lo que parece urgente es trabajar por algo más importante, toda vez que “AMLO ya tiene construida la necesaria votación para ganar formalmente la elección del 2018”

Si esto es así y creo que lo es, entonces en este momento histórico lo que los revolucionarios y los cuadros políticos estamos obligados a entender y resolver es aquello que no tiene que ver sólo con el nivel de la “cantidad sino  con la calidad” de lo que nos proponemos. Repetir por las bases del partido lo que tiene que ver con la corrupción, la impunidad y el cinismo de la mafia del poder ya no tiene mayor significado. “Esto es lo que se ha asentado en la conciencia de los activos votantes  en  favor de AMLO. Volverlo a convertir en tema de nuestras discusiones y denuncias es quedarnos por debajo de nuestras obligaciones revolucionarias” (*)

A lo que sí estamos obligados todos los que no queremos el fraude electoral  que se está maquinando en las altas esferas de la oligarquía y de los partidos del sistema,  es evitar que la gran resistencia popular que se manifiesta al través de la lucha político- electoral pueda ser derrotada por la ausencia de una fuerza que, debidamente articulada, le proporcione a ésta el faltante que tiene que ver con la calidad de nuestro trabajo. Porque lo que se mira hasta hoy, es que AMLO va a ganar la elección, la tendencia así lo refleja. ¡Pero la “cantidad de votos no va a impedir el fraude! Por eso esta primera llamada es a construir lo que puede impedirlo. Una fuerza organizada, articulada, con un profundo espíritu de clase, desplegando una intensa campaña de agitación, de propaganda y de organización, especialmente en la base del partido. Esto será lo único que evitará que el triunfo de  Morena vuelva a ser nulificado como sucedió en el Estado de México, y está ocurriendo en la República de Honduras. Las oligarquías quieren seguir  gobernando aún en contra de lo que decide la gente. Por eso nosotros, ahora, tenemos que trabajar, también, por la construcción de la fuerza proletario-popular” la cual será la que dará nivel de calidad a lo que le hace falta al partido.

Quiero dejar claro que lo que ha hecho AMLO y la gente es una proeza. Puedo decir que a nivel nacional, el pueblo ya decidió no votar por la oligarquía y sus partidos paleros y SI votar por López Obrador. Para eso el pueblo ya no nos necesita. Nos necesita sí, para coadyuvar en la forja de esa fuerza organizada y de clase que le hace falta a Morena y al país, para construir las condiciones necesarias que contribuyan a que la resistencia político electoral, se convierta en una fuerza revolucionaria, capaz de que antes, durante y después del proceso electoral garantice que ganando o perdiendo la elección, esta fuerza sea capaz de darle continuidad a la lucha por un cambio de régimen político. Tácticamente esto es lo correcto y lo urgentemente necesario, según apuntan las cosas, las circunstancias y el momento que vivimos. Por estas razones lo tácticamente correcto es llamar a la articulación de inmediato a todas las fuerzas revolucionarias y democráticas que estén dispuestas a concentrar esfuerzos en favor de un cambio verdadero, no solo a denunciar la corrupción, la impunidad y el cinismo de la burguesía y sus aliados.

La aprobación de la Ley de Seguridad Nacional, la campaña mediática en contra del interesante planteamiento de AMLO sobre cómo lograr la paz en el país, el maniqueo y bajo nivel de propuestas del candidato de la burguesía, el evidente desmoronamiento del Frente Ciudadano por México, en contraposición con el creciente apoyo popular a la candidatura de López Obrador; son elementos que apuntan en la ruta inevitable de construir la fuerza proletario-popular que refuerce e impida  la embestida en contra de su triunfo el 1º de julio del 2018.  Subestimar  las campañas de prensa, radio y televisión y los movimientos de ajedrez que se están montando por el aparato del Estado con la intervención y complacencia de las fuerzas más reaccionarias del país, sólo conducen al impasse que vive el partido. Esta es la primera llamada, primera. La que sigue debe ser la construcción de la fuerza que a todos nos falta, lo único que puede impedir el fraude electoral

 (*) Las palabras en negritas y las frases entrecomilladas, son aportaciones del Dr. Armando Martínez Verdugo, recogidas en tres materiales de discusión interna entre los militantes de Rumbo Proletario

Nota: Deseo a todos mis lectores y amigos que la pasen bien. Nos vemos en la 2ª quincena de enero. Un abrazo a todos