sábado 16 de diciembre de 2017 | 03:08
Columnas

Parálisis políitica. El chamaqueo a Ricardo Anaya

@ismjcpa mié 06 dic 2017 11:16
Ricardo Anaya llega todo ingenuo a la fiesta en donde será coronado como candidato a presidente a la república por el frente .
Ricardo Anaya llega todo ingenuo a la fiesta en donde será coronado como candidato a presidente a la república por el frente .
Foto propiedad de: Internet

Los años dan la experiencia no la ambición, el riesgo de ser chamaco ambicioso  es terminar “chamaqueado”. El fuerte de Ricardo Anaya es que está muy bien preparado, su nivel de manejo de economía y finanzas es demasiado elevado a pesar de no ser especialista, su especialidad es en leyes, pero tiene el verbo y el verbo mata carita pero no da experiencia.

Muchos hemos visto las intervenciones de Ricardo Anaya cuando toma el micrófono desde siendo muy joven, desde hace 10 años, se ha destacado por su facilidad de palabra y la secuencia de ideas concretas, es lo contrario de López Obrador, para escuchar a López Obrador hay que tener paciencia, es como el Dr. Chapatín, al que no le tienen paciencia,  Ricardo  es muy fluido y cuando se trata de vapulear a alguien lo hace, como lo hizo con Beltrones, a mi juicio, se excedió, el señor acababa de perder 7 gubernaturas, ya estaba más que vapuleado, Ricardo a pesar de eso fue con todo, no le perdonó nada.

Pero el discurso mata carita cuando se trata de conquistar a una dama, por ejemplo a Alejandra Barrales, pero nunca queda a un lado la experiencia política y Alejandra Barrales la tiene y mucha, cuando Ricardo andaba en pañales bueno estaba bailando su vals, bueno es lo mismo,  Barrales ya era parte de la organización sindical de aeromozas y no es lo mismo comenzar como secretario particular de un gobernador que comenzar en los liderazgos de un sindicato tan importante como ASSA Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación.

El asunto está en que Ricardo Anaya llega todo ingenuo a la fiesta en donde será coronado como candidato a presidente a la república por el frente y fue el primero en llegar a la fiesta, con todo y cucurucho  en la cabeza que se sujeta con una liga en la papada, claro con su espanta suegras en la mano,  pero a la fiesta acaba de llegar un amigo, que es más amigo de Alejandra Barrales que de Ricardo, aquel que también es amigo de Margarita Zavala, aunque Ricardo haya pagado toda la fiesta, Miguel Ángel Mancera llegó y es el que empezó a poner el ambiente en la fiesta, mientras que Ricardo decidió no invitar a más de la mitad de sus “amigos” que decidieron irse a la otra fiesta de otra amiga de Ricardo, Margarita Zavala.

Bueno pues resulta que según las encuestas Miguel Mancera mantiene una sólida ventaja en la intención del voto sobre Ricardo Anaya lo que le da el derecho de ser el candidato del frente “ciudadano”. Ricardo Anaya no previó esta situación, pensando en crear una organización paralela al Partido Acción Nacional que fuera más “fuerte” que Acción Nacional, con ambiciones sin límites a los alcances que podría lograr esta organización, lo que nunca aclaró es que, él solo y siempre y cuando, sea él, el candidato de esta nueva organización. Él pensó que las cosas se darían por añadidura o por lógicas supuestas.

Ricardo Anaya nunca aclaró que el candidato del frente sería el que decidiera Acción Nacional por ser el partido que más aportaba al frente, claro no lo aclaró para evitar la frontera de una interna en la que estaba seguro de perder, ya sea con Margarita o con Hicks o Moreno Valle y decidió confiar en sus amigos Alejandra y Dante, solo que Dante pues prácticamente no representa más que un 1% y Alejandra Barrales representa su experiencia y la de miles de perredistas.

Ahora ¿cómo podrá lograr Anaya ser el precandidato el día 14  cuando Alejandra Barrales tiene que dejar el cargo el día 9, además de prácticamente estarle levantando la mano a Miguel Ángel Mancera? Y es que el riesgo de ir en alianza también tiene que ver con el financiamiento, ya que los votos caerían en el frente o en el logo de cada partido y solo los que caigan en el frente se dividirían entre los tres partidos. Barrales está segura que lograría obtener más votos con Mancera en el PRD que con Anaya en el frente. No solo se gana ganando la elección, antes hay que cuidar la papa, si Mancera te va a garantizar 15% de los 7%  u 8% que vas a mantener con el frente, las prerrogativas suben, aunque no ganes la elección.

A  esto se llama “chamaquear” al chamaco, durante la creación del frente se incrementaron las expectativas subió el rating de los suspirantes, subió el rating de Miguel Mancera, ok, es hora de chao. Ojalá me equivoque y todo se mantenga en los altos ideales del discurso elevado que promueve Ricardo Anaya y si pueda prender las velas de su coronación.

 

Don Julio, hablemos de política