domingo 17 de diciembre de 2017 | 07:25
Columnas

La indefinición del presidente por la supuesta superstición del número 27, causa ya problemas

@ginesacapulco jue 23 nov 2017 20:14
Peña y su afición por el número 27
Peña y su afición por el número 27
Foto propiedad de: Internet

 

 

   El auténtico poema adulatorio de Luis Videgaray a José Antonio Meade ayer en una reunión con el cuerpo diplomático acreditado en México, para muchos fue un ´destape´ del primero al segundo como virtual candidato del PRI a la presidencia en 2018, pero a otros tantos nos sonó más bien a un "para mí eras el mejor, amigo mío, lo merecías, pero ni modo, no se pudo". Causó tal revuelo la letanía de elogios del Secretario de Relaciones Exteriores al de Hacienda, que el presidente tuvo que salir al paso a declarar que "en el PRI no se gana a base de aplausos y elogios", en un claro regaño del presidente al Canciller, por tomarse atribuciones políticas que no le corresponden, simplemente porque Videgaray no es el presidente, y la leyenda negra de que es el poder detrás del trono es una vil mentira, tan es así, que éste tuvo que aclarar el punto hoy, vía su cuenta de Twitter; no se trató pues, ni de lejos, del tan festinado destape.

Ha trascendido desde hace tiempo, la superstición que tiene el presidente por el numero "27", que es un tipo de amuleto de la suerte que él tiene, y sencillamente por eso, gusta de tomar o dar a conocer sus decisiones importantes en días que caigan en ese número, pero en este caso, innecesariamente dicha superstición empieza ya a causar estragos, la indefinición de un candidato por parte del tricolor le da ventaja a los otros dos más visibles, que son Ricardo Anaya (por el PAN o el ´frente´) y López Obrador por MORENA.

El atrasar el anuncio de la decisión está exhibiendo al PRI de forma un tanto absurda, dando incluso la imagen de una falta de disciplina hacia dentro del gabinete presidencial, de titubeos en el presidente en cuanto al tema en cuestión, y/o de conflictos entre los cinco aspirantes, cosa que no sucede, conociendo las tradiciones y métodos del tricolor en ese sentido.

Si bien el famoso día 27 es ya el próximo lunes, el no definir ya al nombre del candidato ha comenzado a enrarecer el ambiente político, y a desgastar inútilmente a los virtuales precandidatos. Después de los incidentes de ayer y hoy al respecto, todo pareciera apuntar a que José Antonio Meade sería el sucesor de Agustín Carstens en el Banco de México, y que toman fuerza importante otras figuras: la del Dr. Narro, Nuño, y la de Enrique de la Madrid.