domingo 17 de diciembre de 2017 | 07:20
Columnas

Videgaray: el Alfa del sexenio

@ruizjosejaime mié 22 nov 2017 10:55
Luis VIdegaray.... ausencias que triunfan
Luis VIdegaray.... ausencias que triunfan
Foto propiedad de: Internet

Lo escribió Joaquín López-Dóriga en su columna de Milenio: “El presidente Peña Nieto cenó el domingo en Los Pinos con José Antonio Meade, Miguel Osorio, Aurelio Nuño, José Narro y Eruviel Ávila. Salieron como llegaron, sin pistas…”.

Lo escribió Carlos Loret de Mola en su columna de El Universal: “El domingo comieron en Los Pinos los seis presidenciables del PRI. Fueron invitados por el presidente Enrique Peña Nieto desde varios días antes. José Antonio Meade, Aurelio Nuño, Miguel Osorio Chong, José Narro, Enrique de la Madrid y Eruviel Ávila”.

Las notas de los reporteros coinciden casi en todo: los hombres del poder alrededor del poder de Enrique Peña Nieto. Sólo faltó uno –hay ausencias que triunfan, dice la canción–, el secretario de Relaciones Exteriores Luis Videgaray. ¿Por qué? Su sombra, es muy probable, se cernió sobre los presentes.

Loret de Mola: “Y un elefante en la sala: la nota que circuló esa mañana que sugería corrupción de parte de Osorio Chong en el encumbramiento de empresarios de su estado, Hidalgo, que alcanzaron negocios nacionales y con los que tiene vínculos inmobiliarios”.

En su columna de hoy de El Universal, Salvador García Soto alude a ese “elefante en la sala”: “La pugna de origen en el gabinete de Enrique Peña Nieto, entre los dos hombres fuertes con los que el Presidente arrancó su gobierno, se vuelve a hacer presente en la definición del candidato del PRI a la Presidencia de la República. La sobrevivencia de Miguel Ángel Osorio Chong, como el priista mejor posicionado en las encuestas, es algo que no le perdonan al inquilino de Bucareli en el ala contraria del gabinete, que le disputa la candidatura; y su eterno rival, el secretario Luis Videgaray, encabeza una brutal ofensiva política y mediática para tratar de desacreditar y sacar de la jugada al titular de Gobernación, justo en la recta final de la definición que tomarán en Los Pinos”.

 

¿Videgaray filtró la información que golpea a Osorio Chong? No hay evidencia, pero en Gobernación así lo asumen.

En SDPnoticias José Luis Camacho toma apunte de una publicación de Reforma: “Ayer en su editorial, el diario Reforma se lanzó en contra del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y lo hizo de tal forma que parece una campaña sucia dedicada a desprestigiar al funcionario, pero la gran duda es: por encargo de…

“Lo que Reforma hizo fue escribir toda una serie de vituperios que no voy a reproducir, ya que eso sería caer en el juego. Sin embargo, es importante señalar lo que se lee entrelíneas, es decir que los cuestionamientos por encargo son con toda la intención de dañar la reputación de Osorio Chong”.

Hace unos días Raymundo Riva Palacio escribió en El Financiero: “Peña Nieto depende enormemente de Videgaray, su alter ego, que le dio densidad y destino a su presidencia, con la construcción del Pacto por México. En la Cancillería, el peso de Videgaray en la política palaciega le ha permitido modificar años de ostracismo en líneas diplomáticas y seguir operando temas de política interna tantas veces como Peña Nieto –que son más de las normales para quien ocupa la cartera de exteriores– lo necesite. Nadie como él, con la exposición en el mundo, con la experiencia en dos carteras fundamentales como Hacienda y Relaciones Exteriores, con dos campañas sobre su espalda y cargos de elección popular, tiene el palmarés idóneo para una candidatura presidencial.

“(…) Peña Nieto también dice que engañará con la verdad, que bien cabría en la figura de Videgaray. El único problema que se le ve, en este momento, es que ha dicho en público y en privado que no quiere la candidatura”.

Con la venia del presidente Enrique Peña Nieto, desde el principio del sexenio Luis Videgaray se apropió de la condición Alfa, sólo se la disputó en ese momento y hasta ahora el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Y, sin embargo, nada ha impedido a Luis ser el poder tras el poder de Peña Nieto. En la genealogía de los afectos, el candidato ideal a la Presidencia es Luis Videgaray y, en la prolongación de su legado, si no es Luis, ahí están José Antonio Meade, primero, y Aurelio Nuño después.

 

Luis Videgaray no estuvo en la dominical reunión del domingo, pero sigue siendo el Alfa del gabinete. Y, ya lo habíamos escrito, como parece mentira, la verdad nunca se sabe.